| Artículos | 01 FEB 2003

"La gama alta tiende a ganar peso en nuestro negocio"

Manuel Dios Guillán, director de Marketing de Acens
Marta Cabanillas.
Gestada al calor de la era puntocom, acens es hoy una empresa robusta, con dos centros de co-location en España y soluciones para todos los segmentos del mercado. Escalabilidad, calidad y neutralidad respecto de los operadores de telecomunicaciones son, según su director de Marketing, tres valores que, unidos, la distinguen de cualquier otro proveedor de alojamiento.

Acens ha evolucionado desde un modelo de alojamiento de Web compartido, asociado a las empresas puntocom y al “boom” de Internet, hasta ofrecer además alojamiento dedicado y housing, con dos centros de co-location capaces de competir con los de los grandes operadores. ¿Cómo se han ido produciendo estos cambios en su modelo de negocio?
- La empresa nace en 1997 como RapidSite, mayoritariamente participada por una multinacional americana del mismo nombre. Comenzó vendiendo alojamiento Web y dominios, siempre albergando en la infraestructura de Estados Unidos. Se trataba de una labor básicamente comercial. En 1999 se produce el gran boom por la generalización de Internet, y en el año 2000 logramos entrar en números negros.
Se planteó entonces la opción de dar un giro bastante radical basado en el despliegue de infraestructura propia en España. Pero para llevar a cabo la inversión de nueve millones de euros que ha supuesto la puesta en funcionamiento de nuestro centro de datos Internet en Madrid, necesitábamos una inyección de capital adicional, que se concretó en septiembre de 2000 con la entrada de JP Morgan, Société Générale, Omega Capital, Aleph Capital y Kiwi II. A mediados del año 2001 el edificio estaba completamente preparado y unos meses antes decidimos cambiar de nombre para reflejar la modificación sustancial de la empresa.
Otro hito histórico en la evolución de Acens fue la compra, en el verano de 2002, de AGM Global Company, negocio de hosting y housing de Aguas de Barcelona, y, con ella, de nuestro centro en Barcelona, interconectado con el de Madrid a través de diversos enlaces para garantizar la redundancia. De la mano de AGM llegaron a nosotros clientes como Adeslas, La Caixa, Freixenet, Planeta, y otros grupos industriales catalanes de mucho peso.

¿Qué importancia tienen en los actuales ingresos de acens cada una de estas líneas?
- Según las cifras de 2002, aproximadamente un 75% correspondería a la gama baja (compartido) y un 25% a la gama más alta de nuestra oferta (dedicado y co-location), pero la tendencia es a que ésta última vaya ganando cada vez más peso. No en número de clientes, porque en el mercado existen muchos más proyectos de pequeño y mediano tamaño. De los en torno a 14.000 proyectos que actualmente tenemos, la inmensa mayoría están en soluciones de alojamiento compartido. Pero la contribución en ingresos por cliente en alojamiento dedicado o co-location es mucho mayor. Estamos hablando de clientes que pagan 30, 50 o 75 euros al mes frente a proyectos de entre 800 y 10.000 euros mensuales.
Entre las empresas que tienen alojada alguna solución en Acens se incluyen nombres como Heineken, @DLI, Mahou, PwC, Telepizza, el Consejo Superior de Cámaras de Comercio, L´ORÉAL o Burguer King. @DLI, por ejemplo ha externalizado todo su marketplace, del que dependen las relaciones con sus clientes, dejándolo en nuestras manos. Es lo que se conoce como “administración delegada”. No sólo tienen sus máquinas en nuestras instalaciones, sino que se lo administramos absolutamente todo.

Aunque se trate de proyectos de globales, ¿lo que se aloja está siempre relacionado con la presencia en Internet del cliente?
- Estamos intentando diversificar, aunque queremos seguir en Internet, tanto en gama baja como en gama alta. La ampliación de nuestra oferta está asociada a servicios de plan de contingencia ante desastres, backup remoto, streaming, sobre todo aplicado a e-learning, e incluso alojamiento de back-office, sea redundante o no. Y ya contamos con alguna referencia en este ámbito. Por ejemplo, albergamos el back-office de Sun Planet, que comercializa gafas a través de una red de tiendas repartidas por toda España. Para Sun Planet llevamos el alojamiento y la gestión de todo su back-office al 100%, con información crítica de negocio, como es la facturación y la gestión de stocks. Cada venta, cada acción, es volcada en tiempo real, y todas las noches se lleva a cabo el backup de la información. La solución se apoya en un housing de cuatro máquinas en dos clusters.
Esto, evidentemente no tiene nada que ver con presencia en Internet, y es más interesante desde el punto de vista de negocio, porque probablemente su Web podría caber en un Plan Premier de 30 euros mensuales. Recientemente hemos ampliado nuestro catálogo con una oferta de redes privadas virtuales que permite la conexión remota de los clientes para la actualización del back-office.

El creciente interés de los grandes operadores e incluso proveedores tecnológicos por ofrecer servicios de housing parece indicar una oportunidad de negocio generada por la madurez de la demanda ¿Asocia este fenómeno más al avance de la tecnología o a un cambio de la actitud de las empresas?
- Creo que está más relacionado con lo segundo. La tecnología estaba preparada desde hace tiempo. A diferencia de muchos de sus competidores, acens ha ido creciendo de abajo hacia arriba. Entramos en el mercado de la pyme y residencial con alojamiento compartido, y a medida que subes, te das cuenta que la gran empresa, que se puede permitir tener una especie de minidatacenter, no termina muchas veces de comprender la lógica de externalizar. Quizá el plan de contingencias, concebido como un backup de la parte más crítica de los sistemas de información que tienen alojados en sus propias instalaciones, sea el primer paso.
En ocasiones las reticencias tienen su origen en la falta de conocimiento, pero basta que visiten nuestro centro para que comprendan lo económica que resulta una infraestructura que para ellos sería de otra forma inalcanzable, con servicio 24x7, conectividad mediante enlaces de ocho operadores –Colt-Jazztel, Teleglobe, Broadnet, BT ignite, Retevisión, Madritel y Uni2-, dos de ellos vía radio, diversos niveles de redundancia en alimentación eléctrica, refrigeración, protección y seguridad, tanto física como lógica, y personal técnico altamente cualificado.

¿Qué ventajas aporta el recurrir una externalización utilizando servicios de alojamiento? Y, en concreto, ¿qué ahorros de costes pueden alcanzarse?
- Existen muchos estudios que cifran los ahorros en torno al 40%. Depende de los casos, pero yo diría que pueden llegar a ser bastante superiores. Una empresa de mediano o gran tamaño tiene dos opciones: externalizar sus máquinas y ponerlas en housing en nuestro centro o dejarlas en sus oficinas. Si quiere exactamente la misma calidad de servicio se trata de un proyecto inabordable en solitario. Ahora, si relajamos un poco las exigencias fijando la disponibilidad no en un 99,999%, como la que se consigue con acens, sino en un 99%, sería cuando podríamos comenzar a hablar de esos ahorros de alrededor de un 50%. En cualquier caso se requiere una importante inversión inicial en una infraestructura que no es necesaria si se externaliza.
Más allá del coste, se obtienen ventajas importantes, como disponer de personal especializado las 24 horas del día, evitar la necesidad de inversión en formación y la

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información