| Artículos | 01 ENE 2004

La eliminación de la "brecha digital" tendrá que esperar

Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información
Buenas han sido las intenciones, pero pocos los logros de la Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información, convocada por la UIT con el patrocinio de la ONU como una oportunidad para alcanzar compromisos que permitan reducir la “brecha digital”.

La Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información, organizada por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) bajo el patrocinio del secretario general de las Naciones Unidas, Kofi Annan, reunió en Ginebra (Suiza) el pasado diciembre a líderes políticos y científicos, así como a representantes de distintos segmentos de la Sociedad de la Información (SI), industria, y medios de comunicación. El objetivo era trabajar para asentar compromisos globales sobre “las formas de estructurar las poderosas herramientas de la información y las comunicaciones en beneficio de las necesidades mundiales”, contribuyendo a paliar lacras como el analfabetismo y la pobreza.
Yoshio Utsumi, secretario general de la UIT, inauguró la cumbre haciendo un llamamiento a los representantes de los gobiernos presentes en Ginebra para combatir la denominada “brecha digital”, fomentando iniciativas que permitan llevar los beneficios de las TIC e Internet a las economías menos favorecidas. Este era el tema central con el que se convocó la cumbre, pero, en ella, se han tratado también cuestiones menos filantrópicas, como la regularización de su control sobre la base de un consenso mundial, la regulación de los derechos de propiedad intelectual en el mundo virtual y posibles iniciativas conjuntas para combatir el spam.

Fuente de desarrollo
Utsumi subrayó el poder de la información y su valor como fuente de desarrollo de riqueza y aseguró que “actualmente, el poder de la tecnología está desplazando los límites del tiempo y del espacio que durante mucho tiempo nos han separado. Pero muchos no disponen de acceso a la información ni de las herramientas para utilizarla”. Por su parte, el secretario general de la ONU, Kofi Annan, reivindicó la obligación moral de utilizar el potencial de la tecnología como herramienta para el fomento de la igualdad y la democracia.
Según Annan la “brecha” son en realidad varias brechas. Existe una desigualdad tecnológica relacionada con la carencia de infraestructuras, pero también enormes diferencias en la presencia cultural en los contenidos de la Red (la mayoría en idioma inglés). Asimismo subrayó el peligro que para un mundo más igualitario puede suponer el desarrollo de una economía basada en el comercio electrónico, si éste se mantiene sólo al alcance de algunos.
Aunque los representantes de los gobiernos de unos 200 países participantes en la cumbre fallaron en su intento de alcanzar un acuerdo sobre cómo asentar las bases de la expansión de Internet en los países en vías de desarrollo, sí se logró el consenso sobre dos textos básicos de trabajo que recogen, respectivamente, una declaración de principios y un plan de acción.

¿Quién controlará la Red?
También se intentó limar diferencias sobre la forma más adecuada de gestionar Internet y proteger la libertad de expresión en el mundo online. Los negociadores acordaron solicitar a las Naciones Unidas la creación de un comité con la misión de investigar la gestión de Internet hasta 2005, momento en que tendrá lugar la segunda Cumbre en Túnez. Algunos gobiernos se quejaron de lo que consideran excesivos controles sobre Internet por parte de determinadas naciones, y demandan que una agencia internacional, como la UIT, sea la encargada de su gestión.
Sin embargo, los países industrializados, liderados por Estados Unidos, se oponen a esta idea. Prefieren que la organización ICANN (International Corporation for Assigned Names and Numbers) conserve su papel como responsable del control de muchos de los sistemas del núcleo de la Red.


La brecha digital
-----------------------
El asunto clave de la cumbre, inicialmente organizada con el propósito de coordinar esfuerzos para eliminar la denominada “brecha digital”, no ha sido el punto de mayor éxito. La cuestión principal de debate es si las naciones más ricas deberían subvencionar de alguna manera la expansión de Internet en zonas menos favorecidas, y, en caso, afirmativo, en qué medida.
En particular, los países del continente africano piden la creación de un “fondo de solidaridad digital” con el que sufragar el coste de llevar Internet a las zonas más remotas, pero la mayoría de los países europeos, Japón y Estados Unidos prefiere utilizar los recursos de ayuda internacional ya establecidos, rechazando la idea de crear un fondo específico. Este asunto tampoco ha quedado resuelto en la Cumbre, pero se ha fijado el año 2015 como fecha límite para alcanzar determinados objetivos de índole social, como que la mitad de la población mundial disponga de acceso a la tecnología de la información. La declaración también hace un llamamiento a los gobiernos para que colaboren más estrechamente en aquellas áreas que puedan suponer una mejora de la seguridad en Internet, así como en la lucha contra el spam y el correo electrónico basura.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información