| Artículos | 01 JUL 2001

La caída de las puntocom centra el discurso del II Encuentro España-Suecia

Con la mirada puesta en las posibilidades que aporta el intercambio de experiencias de negocios en la economía real gracias a las nuevas tecnologías de la información (NTI), Barcelona acogió el 13 de junio el II Encuentro España-Suecia en el Palacio de Congresos de Catalunya; un encuentro en el que se dieron cita más de medio millar de representantes de empresas suecas y españolas.
Si bien la pasada edición, celebrada en Madrid, estuvo dedicada muy especialmente a las empresas españolas que desarrollan sus negocios en Internet, en esta ocasión las dudas que se ciernen sobre la llamada Nueva Economía tras la crisis vivida por las empresas puntocom, ha sido el tema más tratado a lo largo de la jornada. El certamen fue inaugurado por la princesa Victoria de Suecia, la infanta Cristina de Borbón, el alcalde de Barcelona, Joan Clos, el consejero de Medio Ambiente de la Generalitat de Catalunya, Felip Puig y la Ministra de Ciencia y Tecnología, Anna Birulés.
La mayoría de los ponentes se mostraron unánimes al argumentar que la razón de la caída de las puntocom se ha debido, en gran medida, al hecho de haber sobredimensionado la importancia de la inversión realizada en nuevas tecnologías en detrimento del valor concedido al negocio por sí mismo. Joan Tugores, catedrático de economía de la Universidad de Barcelona, fue bien explícito al indicar que “no nos hemos de dejar engañar pensando que la Nueva Economía va mal por las informaciones que se desprenden de los resultados en Bolsa de los valores tecnológicos o por los despidos masivos que están haciendo las empresas”.

Internet no es garantía de éxito. En opinión de Tugores, el problema que han vivido estas empresas se debe más a las falsas expectativas creadas sobre unos negocios que, entre otras cosas, prestaban más atención a los beneficios económicos que éstos podían reportar que a los propios negocios y el desarrollo de los mismos.
Esta opinión fue compartida por un “visionario” economista sueco, Kjell Nordström, profesor de la Escuela de Economía de Estocolmo y co-autor del best-seller “Funky Business”. Para Nordström, las empresas no han sabido ver que el sólo hecho de incorporar nuevas tecnologías no es garantía de éxito. En este sentido destacaba la importancia de tener presente que “Internet por sí mismo nunca proporcionará ningún tipo de ventaja competitiva ya que simplemente es un medio, una herramienta que, junto a otros factores, llevará a que nuestro negocio prospere pero nunca aportará beneficios por sí mismo”.
Que Internet no es el objetivo, sino el medio, es una idea que se quiso dejar bien clara a los allí presentes aunque sin olvidar que “para sobrevivir en la Nueva Economía es necesario que las empresas se incorporen a las NTI”, señalaba Pedro Nueno, profesor de IESE; es decir, sería condición necesaria para el éxito, pero no suficiente. El economista elogió el esfuerzo realizado en Suecia para incorporar estas nuevas tecnologías, ya que, según argumentó, se trata de un país caracterizado por la existencia de empresas tradicionales que han logrado sobrevivir gracias a la adopción de las NTI por lo que “cualquier producto de las compañías tradicionales suecas ha incorporado nueva tecnología lo que, añadido al hecho de haber sabido entender el mercado y escuchar a sus clientes, ha constituido un factor importante para su éxito, algo a tener en cuenta por las empresas españolas”.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información