| Artículos | 01 ABR 2002

La batalla por la 3G aún no ha comenzado

3GSM World Congress de Cannes
Fernando Ujaldón.
El desarrollo del pasado 3GSM World Congress, que se celebró en febrero en Cannes, puso de manifiesto que el negocio de la telefonía móvil de tercera generación supone una futura oportunidad con jugosos beneficios, pero donde aún no queda claro quién estará en condiciones de hacerse con ellos.

La industria de las telecomunicaciones en pleno –operadoras, fabricantes y proveedores de servicios– se reunió para entrecruzar estrategias, asociaciones, acuerdos y propuestas en el foro 3GSM World Congress, intentando vislumbrar un horizonte todavía abundante en incertidumbres.
Las nuevas ofertas de software de servicios de sincronización y mensajería para dispositivos móviles inundaron la edición, desviando la atención de los nuevos terminales de tercera generación, que la acapararon en ediciones pasadas. Otro protagonista indiscutible del evento fueron las diferentes demostraciones de UMTS, como muestra de reafirmación de que la 3G europea es una realidad cada vez más cercana.
Pero, sin lugar a dudas, uno de los interrogantes que quita el sueño a algunos en el sector de la movilidad es saber cómo será la respuesta de los usuarios a los servicios de tercera generación. La consultora PA Consulting Group cree que, a pesar de un cierto escepticismo general, la aceptación masiva de los servicios 3G está próxima. Desde la visión de los analistas, la clave para el éxito de la tercera generación pasará por las acciones que implementen operadores y fabricantes, fundamentalmente en lo que respecta a la definición de las ofertas y los precios de mercado que se establezcan.

Buscando bases para el escaparate de servicios
De acuerdo con la tónica general, Sun, IBM, Motorola y Nokia presentaron sus respectivos paquetes para la creación de servicios móviles de 2, 2,5 y 3G, en los que se integran el software y las aplicaciones con middleware, arquitectura y contenidos de otros fabricantes.
Los nuevos servicios desarrollados por estas compañías, según comunicaron fuentes de las tres multinacionales por separado, buscan ofrecer una alternativa basada en estándares que permita a los operadores reducir el coste de sus propias ofertas de servicios móviles. Así, tanto en Sun como en IBM subrayan que, “los servicios móviles deben ofrecer una experiencia consistente para los distintos tipos de dispositivos que existen, y que estén basados en estándares abiertos es una de las claves que garantizará esta consistencia”.
Mientras IBM basó su oferta en el suministro de servicios de facturación, CRM (gestión de relaciones con el cliente), aprovisionamiento y gestión de recursos a través del móvil, Sun mostró sus novedades en cuanto a infraestructuras de entrega de servicios de extremo a extremo sobre Java, y en particular se centró en su estrategia de pago seguro para transacciones comerciales a través de telefonía celular.
Motorola hizo hincapié en la mensajería, información-entretenimiento, productividad corporativa y comercio electrónico móvil, dentro del cual presentó el denominado Mobile Services Café, un punto de encuentro para operadoras y empresas donde se ofrecen distintos servicios móviles e incluso su alojamiento.

Arquitectura OMA
En lo que respecta a Nokia, el fabricante quiso dejar clara su apuesta por los estándares abiertos como OMA (Open Mobile Architecture), un arquitectura móvil apoyada en la actualidad por más de 30 empresas, entre las que se encuentran compañías como AT&T Wireless, Singular Wireless, MM02, NTT DoCoMo, Telefónica Móviles, Vodafone, Fujitsu, Matsushita, Mitsubishi Electric, Motorola, NEC, Samsung, Sharp, Siemens, Sony Ericsson, Toshiba o Symbian.
Desde esta postura, también Nokia enfatizó la gran ventaja que aportan los estándares e interfaces abiertos, no propietarios, fácilmente accesibles a toda la industria. El objetivo de tales estándares es hacer posible, en un futuro, el funcionamiento de los servicios móviles en cualquier terminal, de la misma forma en que ahora se realiza una llamada telefónica. Entre las tecnologías que conforman la iniciativa OMA se encuentran la mensajería multimedia, Java y WAP/XHTML, y se contempla la posibilidad de integrar también DRM, autenticación y SyncML. Estas incorporaciones permitirían que un teléfono móvil se convierta en una plataforma accesible para acoger todo tipo de servicios móviles.

GPRS prepara el terreno
Las primeras iniciativas para crear servicios basados en Java sobre la red GPRS de Telefónica Móviles ya han visto la luz, fruto del acuerdo firmado el año pasado entre el operador y Sun Microsystems. Dentro del stand que Sun instaló en la feria los asistentes pudieron comprobar los primeros servicios, en formato “demo”, que la operadora próximamente pondrá a disposición de sus clientes. Entre ellos, cabe destacar organizadores personales, juegos y acceso a información meteorológica mediante navegación visual.
La colaboración entre Telefónica Móviles y Sun en lo que respecta al aprovisionamiento de servicios heterogéneos a través de teléfonos móviles tiene su núcleo en el modelo “vending machine” (“máquina vendedora”). Basado en servidores de aplicaciones Java 2Enterprise Edition, el sistema gestiona la provisión de servicios y aplicaciones Java en teléfonos móviles; gestiona también su descarga y facilita una total verificación de seguridad que avala la integridad de los datos, así como los procesos de tarificación y facturación por parte de los proveedores de servicios.
Dentro del citado acuerdo, Telefónica Móviles y Sun promueven y apoyan el desarrollo de soluciones Java orientadas al consumidor final, con la participación de más de treinta compañías de distintos sectores (financiero, eléctricas, transportes, etc.). El proyecto tiene como objetivo prioritario el desarrollo de aplicaciones inalámbricas basadas en Java (sistemas de reserva, localización, transacciones bancarias, juegos, etc.) que integren las soluciones de Telefónica Móviles y puedan estar disponibles para su lanzamiento comercial por parte de la operadora en un plazo cercano.

UMTS para todos los gustos
Sin lugar a dudas, la edición 2002 de 3GSM otorgó un importante protagonismo a UMTS, a través de diferentes demostraciones emplazadas en las instalaciones de la muestra, donde los fabricantes como Nortel, Lucent o Qualcomm quisieron dar testimonio de que la tecnología europea de tercera generación está a punto.
Nortel Networks trabaja desde hace un tiempo de manera conjunta con Samsung y PrairieComm en el proyecto 3GPP (Third Generation Partnership Project), que en Cannes demostró la posibilidad de realizar llamadas de voz sobre datos en una red UMTS. Según Alain Biston, director general de UMTS de Nortel, estos meses de trabajo han significado “un gran desafío, puesto que cada compañía debía concentrarse en sus propias habilidades de manera muy efectiva, pero al final se ha conseguido un hito importante en el desarrollo de la tecnología de tercera generación”. Durante el pasado año, las tres compañías tuvieron que mejorar determinados aspectos de la infraestructura para incrementar las velocidades de transmisión inalámbrica y ofrecer una completa disponibilidad de conexión.
El fabricante ameri

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información