| Artículos | 01 ENE 2007

Jordi Baeta Galcerán, director de la división de Identificación Automática de Paxar Ibérica: "El coste de RFID debe analizarse en términos de inversión frente a beneficios"

Marta Cabanillas.
Hasta hace poco, el alto coste y la escasa interoperatividad multimarca han constituido potentes inhibidores para la extensión de las tecnologías RFID. Sin embargo, en opinión de Jordi Baeta Galcerán, director de la división RFID e Identificación Automática de Paxar Ibérica, no sólo se están produciendo avances significativos en la estandarización de estas tecnologías, sino que además sus precios han bajado ya más de un 60%”.

Qué avances introducen las tecnologías RFID (Radio Frecuency Identification) respecto de las soluciones tradicionales de códigos de barras?
- RFID, como evolución natural del código de barras, es una tecnología absolutamente revolucionaria por los beneficios que aporta a las diferentes actores de la cadena de suministro. Puede transformar radicalmente el modo en que esta cadena se gestiona proporcionando información sobre si los productos correctos están en el lugar correcto, en el momento indicado, sin retrasos ni pérdida de oportunidades de venta. Crea claramente nuevas oportunidades para fabricantes, proveedores y detallistas, y permite proporcionar un mejor cliente al consumidor.
De sus innumerables ventajas, yo destacaría tres. En primer lugar, la posibilidad de realizar la lectura sin necesidad de que el escáner y la etiqueta identificativa (tag) se encuentren en línea visual. La etiqueta es “interrogada” vía radio y el circuito integrado que lleva incorporado contesta no sólo informando sobre el tipo de producto al que corresponde, sino identificando ese producto a nivel individual y su serialización.
La segunda gran ventaja es el soporte de lecturas grupales, que permite sondear todos los elementos en un plazo extraordinariamente corto, identificándolos a nivel unitario. En tercer lugar, con RFID es posible conseguir un control exhaustivo y sin precedentes del producto a lo largo de toda la cadena de suministro. Esto aporta un incalculable valor en sectores que, como el farmacéutico, se encuentran altamente regulados debido a la peculiar naturaleza de los bienen que comercializan.

Cómo se traducen estos avances en ventajas para el negocio de las compañías que despliegan RFID?
- Por ejemplo, en el sector textil ofrecen la posibilidad de llevar a cabo recuentos en tiendas con mayor frecuencia, por ejemplo, semanales, en lugar de por temporada o anuales, como suele hacerse habitualmente. También permiten conocer la ubicación exacta de cada prenda y garantizar que el producto esté disponible siempre y en lugar adecuado, reducir el número de pérdidas desconocidas, etc. La experiencia con nuestros clientes nos demuestra que es posible la lectura de hasta 4.500 piezas de ropa en tres cuartos de hora, o, en el picking, el recuento de productos sin la necesidad de verificarlos uno a uno.
Al mismo tiempo, RFID tiene mucho que aportar en áreas como la protección de marca, al permitir conocer la trayectoria de cada producto, controlar sus canales de distribución y autenticidad, etc. Asimismo, puede aplicarse como factor disuasorio para el robo de bienes. En cualquier caso, el principal beneficio se encuentra al final de la cadena de suministro, donde se obtiene un elevado retorno sobre inversión (ROI). Además de en el sector textil, RFID resulta de especial utilidad en sectores como el farmacéutico o el logístico, entre otros, donde llegará sin duda a revolucionar los procesos tal y como los conocemos en la actualidad. En el sector farmacéutico, las posibilidades de control automatizado del producto desde su fabricación hasta su venta puede garantizar, por ejemplo, su estado o su autenticidad.

En Estados Unidos, la FDA (Food and Drug Administration) ha exigido la introducción de RFID en el sector farmacéutico para aumentar el control sobre productos. ¿Cuál es la situación de la legislación española en estos momentos?
- En general, la implantación de la tecnología RFID en España se está produciendo a un ritmo más lento que en otros países, aunque recientemente están empezando a superarse algunos de los tradicionales frenos que han existido a nivel nacional para su implementación. Un ejemplo ha sido la liberalización hace poco de las frecuencias UHF para usos RFID.
También contribuirán a favorecer la expansión de esta tecnología, en este caso a nivel global, las mejoras en su estandarización y el descenso del precio de las etiquetas RFID. De cualquier modo, aunque el mercado nacional está empezando a crecer, como ocurre en otros países, es previsible que el impulso definitivo venga de la mano del mandato de algún agente que incentive su implementación en España, al igual que ha ocurrido ya, efectivamente, no sólo en Estados Unidos sino también en Reino Unido o Alemania.

El coste de las etiquetas y la interoperatividad han actuado hasta ahora como potentes inhibidores para un más amplio despliegue de proyectos RFID. ¿En qué situación nos encontramos en estos momentos?
- Es cierto que muchas empresas se resisten a abandonar las soluciones tradicionales de lectura de códigos de barras porque resultan más económicas que las etiquetas RFID, pero creo que el coste de ésta tecnología debería analizarse atendiendo a la relación entre inversión y beneficios, y no sólo al gasto en adquisición y despliegue. Si realmente se analizan los beneficios que pueden obtenerse, a menudo la inversión estará más que justificada. Por otra parte, como ya he comentado, se está produciendo un importante abaratamiento del precio de las etiquetas. En el primer semestre de 2006 el coste ha disminuido hasta un 60% respecto del mismo período de 2005.
En cuanto a la interoperatividad entre diversos fabricantes, quedará favorecida por el nuevo estándar abierto UHF Gen2, por el que Paxar ha apostado desde un principio. Creará un marco de referencia para que los distintos clientes y proveedores de tecnología puedan intercambiar información RFID independientemente de las impresoras o lectores que se utilicen y del fabricante que los suministre. De esta manera, aumentará la oferta, lo que contribuirá a reducir aún más los precios. La bajada del coste siempre resulta positiva para la generalización de cualquier tecnología, por lo que es previsible que la penetración de RFID empiece a aumentar.
Por otra parte, el desarrollo del mercado se verá sin duda estimulado, como he dicho anteriormente, por la liberalización de las frecuencias que entrará en vigor en enero de 2007, cuando se apruebe el uso del espectro UHF para usos RFID en el ámbito nacional.

¿Cuáles son las referencias más significativas entre los clientes actuales de la tecnología de identificación por radiofrecuencia de Paxar?
- Las organizaciones más emblemáticas que ya están utilizando la tecnología RFID de Paxar incluyen empresas farmacéuticas y de otros sectores, como Marks & Spencer, Del monte Foods, Pfizer, Sony o VF Corporation. Uno de los proyectos más conocidos de implementación RFID es el de Marks & Spencer. En 2003, esta cadena decidió introducir la identificación por radiofrecuencia a través de etiquetas inteligentes, tanto en tienda como en almacén a través de un proyecto piloto. Necesitaba una aplicación que soportara la lectura a distancias de un metro tanto de productos empaquetados como ya colocados en los estantes. Gracias a RFID consiguió incrementar la dis

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información