| Artículos | 01 SEP 2006

John Roese, nuevo CTO de Nortel Networks

"Somos el único candidato con posibilidades de competir con Cisco en todos los frentes"
El pasado mes de junio, John Roese era nombrado CTO de Nortel Networks, más de un año después de que Gary Kunis dejara el mismo cargo. Su cometido fundamental consiste en integrar y dar coherencia a las distintas líneas de desarrollo de la compañía para potenciar su presencia en el mercado, especialmente en el segmento corporativo, donde el objetivo es convertirse en la verdadera alternativa a Cisco.

Jhon Roese accede al cargo de CTO (Chief Technology Officer) de Nortel con la preocupación que supone supervisar la labor de más de 12.000 ingenieros ocupados en áreas de producto tan diversas como Ethernet, infraestructura celular y diversas combinaciones de tecnologías ópticas e inalámbricas. Además, deberá perfilar las estrategias de tecnología e I+D para cada uno de los mercados donde la compañía pretende potenciar su presencia. Todo ello mientras Nortel se esfuerza por recuperar la marcha y reducir sus gastos en 1.500 millones de dólares durante los próximos dos años, entre otras medidas con el recorte de alrededor de 1.900 empleos a lo largo de 2007.

Integración de la oferta
En consonancia con los nuevos planes del fabricante, uno de los objetivos de Roese es convertir a Nortel en una alternativa a la altura de Cisco en el segmento empresarial. Y para ello, ha de devolver a la compañía una dirección clara e integrada de todas sus líneas de desarrollo, dispersas durante el tiempo en que el puesto de CTO ha estado sin cubrirse. “Una de las misiones que el CEO de Nortel, Mike Zafirovski, me ha confiado es avanzar hacia la unificación de la línea de producto y la estrategia de comunicación. Si se piensa en Nortel, es una de las pocas compañías que está presente en todos los espacios relevantes de las tecnologías de próxima generación, tanto en el segmento de operadores como de empresas. Trabajamos en tecnologías inalámbricas y fijas para ambos segmentos, y también en aplicaciones unificadas, ya se trate de comunicaciones de voz o en tiempo real para entornos corporativos, o de IP Multimedia Subsystem orientadas a las infraestructuras de operadores. Esta diversidad nos aporta un enorme valor, pero sólo si somos capaces de aprovecharlo”.
El nombramiento de Roese como CTO va en esa dirección, ya que permitirá centralizar la visión y la estrategia de la compañía dotándola de una mayor coherencia. “Si los negocios están fragmentados y no interactúan con el resto se corre el riesgo de que no sean consistentes con la estrategia corporativa global, orientada a sacar el máximo provecho de las sinergias dentro de esta gran organización. De cualquier modo, lo más positivo es que todo el mundo comprende esta necesidad y se muestra dispuesto a luchar por ello; simplemente, hasta ahora nadie se había encargado de llevar adelante esta tarea de unificación”.

Tecnologías clave
En general, son cinco las tecnologías clave en las que Nortel pretende reforzar su posición durante los próximos cinco años y en las que, de hecho, ya está presente de alguna manera. Tanto para el segmento corporativo como para el de operadores, la compañía dispone de una buena oferta para infraestructuras cableadas e inalámbricas, si bien, según Roese, han de seguir innovando. “La quinta pieza entre nuestras prioridades estratégicas es la infraestructura de aplicaciones unificadas. Comienza con el middleware, que es un componente no muy atractivo, pero esencial; cosas como IMS son ejemplos de este tipo de propuestas. También sería un ejemplo la arquitectura de gestión de red coherente e integrada, o la señalización y procesamiento de llamadas. Una de las cosas más interesantes que he encontrado en Nortel es su tremenda inversión, herencia y experiencia en SIP (Session Initiation Protocol), que no sólo constituye la base para IMS, sino también un consistente mecanismo de señalización a través de la arquitectura empresarial de comunicación en tiempo real”.
De estas áreas tecnológicas clave para la compañía, Roese promete dedicar una gran parte de su tiempo a conseguir un papel destacado en el negocio de infraestructura corporativa, donde ve oportunidades para plantar cara a Cisco Systems. “El mercado empresarial está buscando desesperadamente una alternativa a Cisco y cuando miro alrededor veo que sólo existe un candidato: Nortel. Puede que sólo consigamos de este segmento la mitad de los 12.000 millones de dólares que factura Cisco, pero, repito, el mercado desea una alternativa y, si conseguimos comunicar bien nuestra posición, lograremos mejorarla”.

Oportunidades de crecimiento
Los deseos de Roese coinciden con los de buena parte de la industria, que busca desesperadamente conformar una posición de dominio frente al resto de competidores siguiendo los pasos de Cisco. Pero en esta carrera, algunos analistas consideran que Nortel ya perdió su oportunidad de llegar a ser una alternativa de extremo a extremo al gigante de las redes de empresa. Sin embargo, Roese es optimista y ve claras oportunidades para recuperar posiciones. “Creo que lo conseguiremos porque el mercado lo necesita, somos los únicos que podemos hacerlo y reclamamos ese derecho. Somos los mejor posicionados para competir con Cisco en el mercado corporativo por escala, amplitud, base de clientes, marca y tecnología. Con Cabletron y Enterasys, yo competí contra Cisco como una empresa menor. Hicimos un buen trabajo arañando cuota en nuestro nicho; sin embargo, sin la escala, la marca y el alcance suficiente resulta difícil dar el siguiente paso para convertirse en una gran alternativa”.
Para Roese, conseguir esa meta exige que la compañía se mueva en dos frentes. Por un lado, quiere asegurarse de que los usuarios conozcan la magnitud de la compañía. ”¿Cómo hacer que las empresas entiendan que Nortel es una empresa de 10.000 millones de dólares, con 12.000 ingenieros y cien años de historia? Sencillamente, contándoselo”.

Capacidad y conocimiento
El segundo paso es vencer a Cisco en tecnología. “Aunque construyen tecnología aceptable, sus productos no son necesariamente perfectos”, asegura Roese, para quien la ventaja de Nortel en este campo se encuentra en su capacidad y conocimiento para construir sistemas escalables para operadores y empresas que extienden las funciones de transporte hasta las mismas aplicaciones. “Cisco pretende conseguirlo, pero en áreas como wireless e infraestructura de aplicación para operadores son nuevos. Todavía están intentando resolverlo. Nosotros tenemos mayor experiencia y conocimiento del middleware de alto nivel para aplicaciones unificadas y de las tecnologías de señalización que son necesarias. Ese concepto carrier-scale lo aplicamos a las empresas a la hora de construir conmutadores y routers, y en nuestro modelo de seguridad. Y esa escalabilidad nos da una ventaja crítica, dado que, aun en el caso de que no aumente el número de usuarios de la mayoría de las redes, será inevitable que, en los próximos de cinco a diez años, el número de nodos conectados se duplique o triplique, porque todo se está convirtiendo en “conectable a IP”. Además, los usuarios ya están utilizando múltiples métodos y dispositivos para comunicarse. Es un problema más complejo que simplemente transportar bits, hasta ahora el foco principal de Cisco”.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información