| Artículos | 01 MAY 2001

Irlanda mantiene su firme apuesta por las tecnológicas

El país afronta la desaceleración con optimismo
José Lebeña.
Dublín-. Con 3,6 millones de habitantes, de los que una tercera parte se concentra en Dublín, Irlanda afronta el nuevo siglo con optimismo a pesar del frenazo de las economías internacionales. La economía gaélica en tan sólo cinco años (1995-2000) ha crecido por encima del 9%, el doble que la media de la Unión Europea.
Desde que comenzaron a llegar las primeras corporaciones tecnológicas procedentes de Estados Unidos en las décadas de los 70 y 80, se ha potenciado una reconversión en la economía del país. El sector servicios y el industrial, especialmente el centrado en la informática y las comunicaciones, ha transformado el modelo agrícola en el que se apoyaba la región. La entrada en la CEE (Comunidad Económica Europea) en 1973, la integración de la libra irlandesa en la UEM (Unión Económica y Monetaria) y los estrechos lazos que unen al país con el continente americano han hecho de Irlanda un punto de concentración de empresas e inversiones.
La transformación de la economía irlandesa se asentó sobre dos pilares, la inversión extranjera en nuevas tecnologías y la promoción de la industria por parte del Gobierno de la isla a través de la agencia de desarrollo estatal, Enterprise Ireland, que puede tomar una participación de hasta el 15% en las empresas. A pesar de ser una sociedad sin ánimo de lucro, en el momento de abandonar las participaciones que tiene en las empresas, esta agencia obtiene ciertos beneficios, como ha ocurrido en el caso de Iona, con cuya venta ingresó 80 millones de euros frente a una inversión inicial de 25 millones. “El amparo de la UE a Irlanda ha sido fundamental para sostener estas ayudas. En el lustro que comprende desde 1994 a 1999, Enterprise Ireland utilizó 45 millones de euros provenientes de fondos europeos, cifra que espera aumentar a 25 millones de euros por año hasta el año 2007”, explica Gerry Moloney, directivo de Enterprise Ireland.
Por otro lado con la finalización del proyecto de cable de fibra óptica para la conexión global transatlántica y la entrada en funcionamiento el pasado mes de abril de la red de la canadiense 360networks con conexión en Dublín, Irlanda se ha convertido en uno de los ejes de negocios electrónicos más importantes de Europa en las comunicaciones con Estados Unidos.

Seguridad y comercio electrónico. Iona y Baltimore son dos de las empresas que se han subido al tren de las oportunidades que ofrece la agencia de desarrollo industrial. Baltimore suministra soluciones PKI (Public Key Infrastructure) para la seguridad en la red, con distintos certificados para cada tipo de dispositivo, y continúa siendo el buque insignia de los programas informáticos irlandeses, pese a que su valor ha descendido un 10% en el pasado año. La firma, participada en casi un 40% por capital americano, está presente en 52 países, entre los que se encuentra España, con clientes como ABN-Amro Bank, BSCH, Martercard, Citibank y diversos gobiernos de todo el mundo.
Iona, proveedora de infraestructura de programación informática para portales, fundada en 1991 en el Trinity College de Dublín, tiene como objetivo ofrecer una plataforma única dirigida a toda la gama de necesidades de integración. Su herramienta Iona Suite, especialmente diseñada para completar las necesidades del Total Business Integration, permite integrar aplicaciones y sistemas comerciales dentro de las empresas con aplicaciones y procesos comerciales externos a la empresa. El valor de las acciones de Iona en el mercado se ha recortado un 50%, dato significativo teniendo en cuenta que la mayoría de las corporaciones han sufrido una devaluación del 90%. Ambas compañías apostaron por a expansión hacia Estados Unidos antes afrontar el reto europeo.
El comercio electrónico así como las comunicaciones a través de los dispositivos móviles cuenta con la financiación de Enterprise Ireland en empresas como Macalla Software, proveedor de plataformas para comercio electrónico especialmente dedicado al desarrollo de software para dispositivos móviles; Orbiscom, centrada en el diseño de soluciones de pagos y seguridad online; y Conduit, desarrollador de servicios de valor añadido para operadores móviles y proveedores de servicios de información.


Apoyo gubernamental
-------------------------------
El fomento desde el Gobierno del sector industrial en Irlanda depende de Enterprise Ireland, agencia de desarrollo estatal, que destina cerca de 25 millones de euros anuales a la financiación de startups y de empresas que afronten una etapa de expansión internacional. La inversión en estas sociedades se realiza bien a través de la compra de parte del accionariado de las corporaciones, bien mediante subvenciones. La participación Enterprise Ireland no suele superar el 15%, mientras que la inversión directa se limita al desembolso de 300 a 400.000 euros por cada millón requerido por la empresa de acuerdo con su plan de negocio.
Según Gerry Moloney, directivo de Enterprise Ireland, “nuestra labor consiste en fomentar la creación de compañías con un criterio de capital riesgo, invirtiendo en el capital inicial”.

www.enterprise-ireland.com

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información