| Artículos | 01 MAY 2003

IP VPN: un mercado en auge

Antón Tato.
Las redes privadas virtuales basadas en IP (IP VPN) se están convirtiendo en una sólida alternativa como medio para soportar la interconexión de múltiples sedes corporativas, el teletrabajo y los accesos remotos. Tanto los fabricantes de hardware y software como los operadores y proveedores de servicios se han lanzado a ofrecer este tipo de soluciones, animando uno de los segmentos del mercado de mayores crecimientos.

El año 2001 fue el gran momento de las redes privadas virtuales basadas en IP (IP VPN). Desde entonces, han ido ganando cada vez mayor protagonismo en todo el mundo, a pesar de las dificultades económicas que han coincidido con su conversión en una alternativa real para empresas y usuarios. De hecho, este segmento se mantiene como una de las pocas áreas de negocio dentro de las telecomunicaciones que están sabiendo capear la mala situación económica general y, en concreto, la crisis de los mercados tecnológicos. En Europa esta positiva evolución es incluso más optimista, ya que se espera que hasta 2006 el mercado continental de IP VPN crezca a mayores ritmos que el americano, a medida que aumente su conocimiento y utilización.
El auge que están cobrando las aplicaciones y servicios IP en general dentro de nuestro continente jugará a favor de estas propuestas, tirando a su vez al alza la venta de equipamiento a ellas asociado. En concreto, el previsible aumento en el uso de servicios IP de valor añadido, como Web Hosting, CDN (Content Delivery Networks) y Streaming Media, contribuirá de manera muy especial al auge de las IP VPN, dado que representan, junto con las soluciones SSL (Secure Sockets Layer) y los cortafuegos, una de las tecnologías de seguridad imprescindibles para este tipo de despliegues.

Un mismo lenguaje LAN y WAN
A ello se sumará el cada vez mayor despliegue de aplicaciones IP corporativas sobre intranets y extranets –como CRM, ERP, bases de datos de ventas, etc.– que está siendo ya otro de los elementos impulsores de las IP VPN, dado que al funcionar en IP en las infraestructuras empresariales, si se transportan sobre este tipo de redes privadas virtuales, no necesitan ser convertidas a otros protocolos cuando pasan por la WAN. Es cierto que la conversión de protocolos no implica ninguna dificultad, pero también lo es que añade complejidad y errores potenciales que provocan reintentos de envío y, en consecuencia, retardos. En el mundo IP, una VPN basada en este protocolo resulta un método de transporte más eficiente.
También jugará a favor del crecimiento del mercado la paulatina implantación de aplicaciones de acceso remoto, como las utilizadas por los teletrabajadores y los usuarios del segmento SoHo, que impulsarán la necesidad de alta velocidad y conexiones seguras en el perímetro de red.
El acceso remoto es muy probablemente el primer campo de aplicación de las redes privadas virtuales IP en la actualidad ante la falta de mejoras alternativas. Frente a la ausencia de portabilidad de las conexiones Frame Relay, este tipo de acceso permite a teletrabajadores, empleados móviles en continuo desplazamiento y empleados en general acceder a cualquier hora, día y lugar a la LAN corporativa a través de Internet y otras redes IP, ya sea sin ningún tipo de seguridad adicional o con la protección añadida que proporciona, por ejemplo, la encriptación IPSec. Internet es ubicuo y las IP VPN ponen esa ubicuidad al servicio de las necesidades de acceso remoto de las empresas y trabajadores.

Seguridad y ahorro
Muchas son las razones por las que las empresas se están decantando por las IP VPN, pese a su relativamente nueva y compleja tecnología, frente a las múltiples opciones WAN maduras y estables que ya se encuentran disponibles en el mercado. A la cabeza de esas razones se encuentra la búsqueda de mayores niveles de seguridad, especialmente cuando se trata de acceso remoto. Y es lógico teniendo en cuenta que, prácticamente, la única alternativa en esta área son los accesos por Internet mediante simple marcación.
El componente de seguridad que los usuarios asocian hoy a las redes privadas virtuales IP contrasta enormemente con el estado de opinión general típico de hace sólo un par de años, cuando erróneamente tendían a vincularse, por una extensión de las ideas asociadas a la Red pública, con los hackers y las nuevas vulnerabilidades potenciales. Parece, pues, que por fin se abre paso la visión de estas tecnologías como un método para garantizar precisamente la seguridad de transporte por Internet.
Otra importante razón por las que las empresas están adoptando IP VPN son los potenciales ahorros de costes que con ellas se pueden conseguir. Pero, en la concepción de los usuarios sobre estas tecnologías, los costes juegan un papel ambiguo, pues también son muchas las empresas que las consideran una alternativa más cara. De hecho, no siempre son más baratas que las conexiones basadas en Frame Relay o en otras tecnologías de datos; y ello, por distintos motivos.
Las redes privadas virtuales pueden aportar significativos ahorros de costes a algunas empresas, al eliminar las conexiones de datos redundantes, por ejemplo, pero no a otras cuyas conexiones Frame Relay no son demasiado complejas; máxime si logran contratar el servicio a bajos precios.

Larga coexistencia
El nivel de ahorros potenciales dependerá enormemente de la red y las necesidades del cliente. Muy probablemente, las IP VPN reducirán el coste total de una solución WAN, pero son múltiples los factores que entran en juego y que deben ser analizados antes de decidirse.
Además del coste de las conexiones, hay que tener en cuenta también el que supone la transición a la nueva tecnología y el tiempo y formación del personal TI. Como también, en este caso en el lado positivo de la balanza, que estas redes permiten realizar de un modo más sencillo los cambios de configuración de las WAN. Como consejo general ante la inminencia de decidir sobre su implementación, cabría decir que las IP VPN cobran siempre un mayor sentido si la empresa está planificando el despliegue de aplicaciones basadas en IP. En cualquier caso, la decisión de instalar una red privada virtual IP debe ser meditada. Es preciso llevar a cabo un análisis razonable y empírico de las necesidades WAN de la organización y de las de sus usuarios remotos.
Toda esta combinación de factores hace prever que, pese a su auge creciente, las VPN IP no acabarán desplazando totalmente al resto de tecnologías WAN. Por lo general, muy pocas propuestas de conectividad empresarial de área amplia mueren del todo alguna vez. Frame Relay y otras alternativas WAN tienen todavía muchos años por delante, pues conforman hoy ofertas consolidadas en las que tanto usuarios como operadores han desarrollado ya una gran y útil experiencia. Pero lo cierto es que sí se detecta una constante aunque lenta migración hacia IP VPN. De hecho, un creciente número de empresas las utilizan incluso como su principal estrategia WAN.
Con todo, en muchas ocasiones la coexistencia estará asegurada, por cuanto algunas empresas (especialmente las grandes) se decantarán por el uso de diferentes tecnologías en sus WAN: las IP VPN pueden ser utilizadas para conectar una serie de localizaciones, dejando las conexiones con el resto a otras tecnologías WAN.

Servicios gestionados
La disponibilidad hoy de un mayor número de servicios IP VPN gestionados de calidad es otro

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información