| Artículos | 01 SEP 2002

Interoute compra Ebone

A principios de julio, los empleados de KPNQwest, declarada en quiebra desde finales de mayo, “desenchufaban” la red paneuropea de fibra óptica Ebone, que operada desde Bruselas, se ha mantenido siempre independiente del resto de la infraestructura de la compañía. Desde entonces, la mayoría de los activos de Ebone han sido adquiridos por la operadora privada de origen británico Interoute Communications.
Interoute Communications ha pagado 15 millones de euros por las redes de área metropolitana (MAN) en las ocho principales ciudades europeas que fueron parte de Ebone; en concreto, por la infraestructura de alta velocidad de París, Francfort, Madrid, Zurich, Londres, Viena, Milán y Amsterdam. El operador también se ha hecho con diversos enlaces de troncal que unen Alemania (Munich) con Austria (Viena), diversas ciudades de Italia entre sí, y Alemania (Frankfort) con Francia (Estrasburgo).
Fundada en 1995, Interoute refuerza así de manera significativa su infraestructura metropolitana en diversas ciudades de Europa. Actualmente está presente en nueve países del continente (Austria, Bélgica, Francia, Alemania, Italia, Países Bajos, España, Suiza y Reino Unido), donde ofrece servicios tanto a otros proveedores de telecomunicaciones como a clientes empresariales. KPNQwest compró Ebone en 2001 junto con GTS Central Europe a Global TeleSystems (GTS) en una operación valorada en 645 millones de euros.
Desde su declaración de quiebra, diversas partes de la red de KPNQwest se han ido vendiendo por separado. KPN ha realizado ofertas por parte de su infraestructura que atraviesa el noroeste de Europa, y ya se ha hecho también con algunos de sus segmentos más atractivos.

Venta por piezas. A finales de julio, KPN compró la parte holandesa de la red de KPNQwest, y reconocía que su interés se extendía también a las de Alemania, Bélgica y Reino Unido. Finalmente, la parte alemana –que, con sus 3.500 kilómetros de fibra, resulta especialmente atractiva para el antiguo monopolio holandés, dado que en ella se apoya su filial E-Plus Mobilfunk– era adquirida el pasado 22 de agosto.
KPN es uno de los cofundadores de KPNQwest –junto con la operadora norteamericana Qwest Communications- y uno de sus mayores clientes antes de que se declarara en bancarrota. La red de KPNQwest fue en su momento la mayor de Europa, con más de 25.000 kilómetros de cable de fibra óptica en 18 países diferentes de nuestro continente. Cuando la operadora se declaró en situación de quiebra, dio a los clientes unas seis semanas de plazo para encontrar un proveedor de servicio alternativo. Entre los compradores de segmentos de la infraestructura de la operadora figura, además de KPN e Interoute, también la sueca Telia International, que ha adquirido capacidad tanto en Alemania como en Italia.


Crecen las pérdidas de KPN
---------------------------------------
El gigante holandés de telecomunicaciones KPN ha registrado pérdidas netas considerables durante su segundo trimestre fiscal; unas pérdidas motivadas, según sus portavoces, en parte, por los altos costes asociados a la amortización de las licencias de telefonía móvil de tercera generación en Alemania y Bélgica. La cifra negativa se situó en 9.300 millones de euros, una cantidad muy superior a los 499 millones registrados durante el mismo período del año anterior.
KPN está analizando en estos momentos la situación de su unidad belga y la conveniencia de proceder a su reorganización. La operadora se ha visto obligada durante el pasado trimestre a cargar nada menos que 9.000 millones de euros en sus resultados para asumir la pérdida de valor de sus activos de telefonía móvil. Además, en el trimestre han sido imputadas pérdidas extraordinarias asociadas al proceso de salida del negocio de Hutchinson 3G en Reino Unido.
KPN continuará con el proceso emprendido para la reorganización y venta de algunos de sus activos, un plan cuyo principal objetivo es reducir la abultada deuda de la operadora, que a finales de junio se elevaba ya a 15.000 millones de euros. Cuando finalice el año en curso, la compañía espera haber logrado reducir esta cantidad a 13.900 millones de euros y su beneficio operativo, 1.100 millones de euros en el trimestre ahora cerrado (un 18% más que en el mismo período del ejercicio anterior), habrá de mejorar al menos un 14%.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información