| Artículos | 01 ENE 2004

Internet: ajustando expectativas

Ha hecho falta una hecatombe financiera y laboral para que todos nos demos cuenta de las verdaderas dimensiones de Internet, pero, al final, puede realmente haber merecido la pena. Por fin, y poco a poco, se va comprendiendo la lógica interna del proceso de auge y caída que sufrió toda la cadena económica asociada a Internet, que, por otra parte, tampoco ha sido muy distinta en lo fundamental –a excepción de las cifras manejadas y el eco mediático- del que ya vivieron, y seguramente vivirán, otras tecnologías y mercados. Lo interesante es que podríamos estar ya retomando la línea ascendente, una vez ajustados los objetivos y las expectativas a la verdadera contribución de la Red a los negocios.
Hay algunas evidencias de este renacimiento desde la sensatez, como los resultados de la encuesta Perspectiva del negocio electrónico en España III que IBM Business Consulting Services ha efectuado por tercer año consecutivo. La principal diferencia entre la presente edición, realizada entre más de un centenar de empresas españolas, y las dos anteriores radica en que hasta el momento las empresas encuestadas consideraban Internet como una fuente de nuevos ingresos, mientras que ahora el 51,6% de ellas lo ven fundamentalmente como un medio para conseguir la optimización, mejora y transformación de sus procesos. Es decir, para la mayor parte de las empresas españolas Internet se ha convertido en una potente herramienta de transformación, mejora y optimización de los procesos internos. El autoservicio para los clientes y el intercambio de información con proveedores son otros de los objetivos perseguidos.
A partir de estas conclusiones, IBM barre para casa, y con cierta lógica. La compañía manifiesta haber una clara relación entre los objetivos marcados por las empresas con la implantación de Internet y el modelo bajo demanda (“ond demand”) que propone el fabricante y sobre el que gira casi todo su marketing. Así, afirma IBM, en una empresa bajo demanda los procesos están totalmente integrados para responder rápidamente y con flexibilidad para reaccionar ante cualquier cambio y, además, con una estructura de costes variable. Y todo ello con la capacidad de “concentrar sus recursos en sus áreas clave, externalizando las que no lo son”.
Para dotarse de estas características, las empresas deben realizar un proceso de transformación y mejora interna que, en la gran mayoría, incluirá el desarrollo de proyectos de B2B (Business to Business) y BTO (Business Transformation Outsourcing). En este sentido, las empresas han comprendido que la Red es una potente herramienta para conseguir su objetivo, lo que se refleja en que el 64% de los encuestados destine sus inversiones en Internet a mejorar la eficacia de sus procesos y de su organización.
Otras conclusiones de la encuesta: Por primera vez, el 100% de las empresas encuestadas cuenta con correo electrónico y el 95% con una Web de empresa. Asimismo, el 95% de las compañías consultadas afirma que tiene o tendrá en un año una intranet activa. Sin embargo, persiste la cuestión que se ha convertido en la “madre del cordero”: la delicada situación económica sigue traduciéndose en una reducción de los presupuestos para inversiones en la Red. Es decir, los objetivos van estando claros; la disponibilidad de dinero para alcanzarlos no tanto.
Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios