| Artículos | 01 JUN 2003

i-mode llega a España

Ramón J. Millán.
La más exitosa modalidad de acceso a Internet desde el móvil, la plataforma propietaria i-mode de NTT DoCoMo, llega este mes de junio a España de la mano de Telefónica Móviles. Donde WAP ha fallado, i-mode ofrece, como principales avales, cuatro años de experiencia, más de 38 millones de usuarios y más de 300 empresas suministradoras de contenidos en todo el mundo.

La explotación del negocio de los datos se ha convertido en el principal objetivo de las operadoras de telefonía móvil GSM europeas. Es lógico teniendo en cuenta que los ingresos por tráfico de voz están llegando a su techo debido a la alta tasa de penetración y a la reducción de precios. Además, las licencias de UMTS les han supuesto una inversión superior a los 120.000 millones de euros, y requerirán aún 140.000 millones más en nueva infraestructura. Se impone, pues, encontrar nuevas fuentes de ingresos. Si, según datos de Durlacher Research, los ingresos por servicios móviles en Europa pasarán de los 95.800 millones de euros correspondientes al año 2000 a los 176.400 millones en 2005, el porcentaje de los servicios de datos sobre el total crecerá del 6,8% al 44,7%, respectivamente.
Este panorama ha propiciado un cambio en el modelo de negocio de las operadoras, ahora centrado en el desarrollo y comercialización de nuevas aplicaciones y servicios orientados a la transmisión de datos, como, por ejemplo, el envío de mensajes cortos SMS (Short Message Service) o mensajes multimedia MMS (Multimedia Messaging System); la descarga de fondos de pantalla, tonos de llamada y juegos para el móvil; la localización de otros usuarios móviles; el acceso a servicios de información y noticias de Internet; o el correo electrónico y el chat mediante el terminal móvil, entre otras muchas posibilidades. La proliferación de tecnologías como GPRS (General Packet Radio Services), y dentro de muy poco UMTS (Univeral Mobile Telecommunication System), acelerará todavía más el negocio de los datos, permitiendo el despegue de nuevos servicios con mayores requerimientos de ancho de banda.

WAP: primer intento
Uno de los servicios que en principio auguraba un éxito comercial enorme era el acceso a Internet a través de la tecnología estándar WAP (Wireless Application Protocol). El protocolo WAP empezó a operar en 1999 sobre las redes GSM implantadas, es decir, sobre redes de conmutación de circuitos. Esto supuso que la facturación por el acceso a los servicios de información y al correo electrónico se realizase por tiempo de conexión, lo que no convenció a los abonados.
Mientras, la operadora NTT DoCoMo en Japón, para el mismo fin que WAP, utilizaba una plataforma propietaria denominada i-mode, que tenía como principal ventaja que el pago de los servicios se realizaba por volumen de información transmitida, además de un acceso más atractivo a las páginas de Internet y junior facilidad de uso. Esto atrajo a un gran número de abonados y propició el desarrollo de un mayor número de contenidos y la reducción de las tarifas de los existentes, lo que evidentemente posibilitó la entrada de nuevos abonados.
Dado el éxito de su modelo, i-mode empezó a ser introducido poco a poco en Europa durante 2002, llegando ahora también a España de la mano de Telefónica Móviles. En nuestro continente, la esperanza de los operadores es que el nuevo servicio potencie el desarrollo de aplicaciones por parte de los proveedores de servicios y contenidos, rompiendo el círculo vicioso en el que entró el sector de la telefonía móvil europea: en estos momentos, no existen muchas aplicaciones móviles debido al retraso de la tercera generación (3G), lo que, a su vez, desanima a los operadores a la hora de invertir en las infraestructuras necesarias para soportarla.

Plataforma y terminales
i-mode es una plataforma propietaria de NTT DoCoMo que permite a los usuarios de terminales móviles acceder a Internet de una forma rápida y sencilla. Pero, más que como una simple plataforma de acceso a Internet, hay que ver a i-mode como toda una cadena de valor, que incluye desde la tecnología al modelo de negocio y el marketing del servicio. De hecho, NTT DoCoMo, gracias a su posición dominante en la telefonía móvil japonesa, estableció las especificaciones técnicas que los fabricantes de teléfonos móviles y agendas digitales personales debían cumplir, y las guías que los proveedores de contenidos debían seguir en cuanto al tipo de contenidos que podían producir y cómo debían hacerlo.
Evidentemente, para permitir el acceso a Internet son necesarios ciertos cambios en el terminal móvil, cuyo coste fue sufragado por los fabricantes con importantes ayudas de NTT DoCoMo. En primer lugar, el terminal incluye en su software un micro navegador específico, Compact NetFront, de características similares al Netscape Navigator o Internet Explorer, encargado de la comunicación con el servidor i-mode, al que realiza peticiones utilizando el protocolo estándar HTTP (Hypertext Transfer Protocol) 1.1; peticiones que pueden ser tratadas localmente o encaminadas a un servidor Web tradicional.
Otras características distintivas afectan al tamaño de las pantallas, superior al de los terminales convencionales del momento y además a color, y a los teclados, como la adición de un botón tipo joystick que permite posicionar el puntero en la pantalla y seleccionar así el icono apropiado. También llevan un botón específico que lanza el menú de i-mode, estableciendo automáticamente la comunicación con el servidor. En este menú, el usuario puede seleccionar entre varias opciones: mirar a su página “mi menú” privada, donde se listan los portales a los que se está suscrito; acceder a un listado de los portales de proveedores de contenidos oficiales de i-mode; escribir directamente la URL para acceder a cualquier portal de Internet; hacer un bookmark de un portal Web; enviar un e-mail; cambiar la configuración y preferencias; etc. Los terminales siempre priman la comunicación por voz frente a la navegación.
Los servidores i-mode dividen la información en bases de datos adaptadas al perfil del usuario, lo que permite que éste disponga de un acceso más fácil. También se encargan de la facturación por volumen de información enviada y recibida. Igualmente, como pueden impulsar el envío de información a los usuarios, comprueban que ésta se ajuste al tipo de contenidos al que está suscrito el usuario, evitando el envío de datos desechables.

Servicios y aplicaciones
El alta en el servicio i-mode de navegación supone automáticamente el alta en el servicio i-mail de correo electrónico. Con i-mail se pueden enviar mensajes a cualquier dispositivo que tenga una dirección de e-mail de Internet. La dirección de e-mail es, simplemente, el número de teléfono celular seguido de @docomo. ne.jp. Cuando se envían e-mails se pueden adjuntar ficheros de música MIDI, imágenes o fondos de pantalla estáticos o dinámicos GIF, o tonos de llamada polifónicos SMF. Los correos se muestran automáticamente cuando llegan al terminal, ya que el servicio i-mode está siempre activo. Los correos enviados pueden ser de hasta 500 caracteres y los recibidos de hasta 4.000.
Mediante el servicio i-appli es posible descargar aplicaciones y contenidos basados en una ver

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información