| Artículos | 01 JUL 2003

HP refuerza el concepto de "inteligencia en los extremos"

Fernando Ujaldón.
Siguiendo su estrategia EDGE, HP ProCurve propiciará este año una serie de lanzamientos, a efectos de profundizar la visión de extremos inteligentes en las redes. Seguridad, priorización de tráficos y acceso personalizado a las infraestructuras corporativas serán las directrices de la compañía en sus próximos desarrollos.

(Roseville, California). El futuro de las redes LAN, desde la perspectiva de Hewlett-Packard (HP), se encuentra lejos del núcleo. Bajo la estrategia de la compañía los sistemas de networking están en condiciones de ser ambientes altamente seguros y el acceso por parte de los usuarios a los recursos puede ser personalizado desde cualquier tipo de dispositivos. Como resultado de los avances en materia de comunicación, "las redes empresariales deben responder de manera más eficaz a los continuos cambios y procesos de negocio, por lo que necesitan ampliar sus recursos constantemente", señala Brice Clark, director de la estrategia mundial de ProCurve, la división de networking de HP. Las redes experimentan la necesidad de adaptarse más fácilmente a las nuevas formas de comunicación y el objetivo que subyace en la arquitectura Adaptive EDGE es "posibilitar que las empresas dirijan la evolución de sus sistemas de networking de manera sencilla, gradual y efectiva, adaptando sus recursos a través del control de los extremos y la dirección desde el núcleo de la red".

Prioridad al tráfico. Mediante la arquitectura EDGE, las empresas están en condiciones de, por ejemplo, "dar prioridad al tráfico de voz o permitir la transmisión de vídeo por la red", ya que los conmutadores de HP "reconocen el tipo de tráfico y el tratamiento especial que esta clase de datos necesitan".
Este tipo de capacidades ha estado asociado tradicionalmente a dispositivos de alto coste, ubicados en el centro de las redes LAN. El punto de vista de HP es posibilitar que las empresas definan las reglas o políticas de sus redes, reforzándolas con hardware adecuado y acorde a sus planes de inversión", reconoce Brice Clark. De alguna forma, puntualiza, "se trata de una visión completamente contrapuesta a la manera en que se han pensado las redes". En esta estrategia existen dos piezas claves; en concreto, la tecnología RADIUS (Remote Authentication Dial –In User Service) para la autenticación de usuarios y el estándar IEEE802.1x para el control de acceso por puertos.
Una base de datos central funciona como el cerebro de la arquitectura, determinando qué grupos de usuarios tienen acceso a determinados recursos. Cuando un usuario se conecta a la red, el conmutador obtiene la información de la base de datos central, trasladándola a los comandos específicos de la red, o reasignándolos. El sistema puede ser implementado en diferentes clases de bases de datos, soportando RADIUS y 802.1x.
A partir de la asignación de privilegios en cada puerto, los usuarios no autorizados son expulsados apenas se ubican en los extremos de la red. Por otra parte, los administradores están en condiciones de fijar perfiles específicos para visitantes o clientes autorizados momentáneamente. La idea que subyace en la visión de HP, cuenta Clark, es "tener la posibilidad de cambiar los derechos o configuraciones asignados a cada usuario, de acuerdo a donde se encuentren, aún si lo hace desde una localización remota".

Infraestructuras más eficientes. Desde la perspectiva de HP, la seguridad se incorpora al diseño de la arquitectura misma, teniendo además mayor flexibilidad para permitir capacidades de movilidad en el mismo extremo de la red. En esta lógica, el control de acceso basado en puertos contribuye a prevenir los ataques e intrusiones, denegando cualquier tipo de tráfico no autorizado de paquetes que pueda obstruir el trayecto comprendido entre los puertos y el cortafuegos.
El plan de HP para la priorización del tráfico tiene también la intención de contribuir a que las compañías puedan redimensionar las infraestructuras, en base a sus prioridades, incorporando asimismo la capacidad de integración de servicios de voz. Como parte de esta iniciativa el fabricante ha lanzado recientemente los conmutadores ProCurve 2650, 2626 y 5300xl, que pueden utilizarse en una gama de múltiples aplicaciones, como telefonía IP, puntos de acceso para redes inalámbricas, o vídeo cámaras IP, a través de cableado de Categoría 5e ó 6. Estos conmutadores están basados en el estándar 802.3af PoE (power over Ethernet). La intención de HP es completar, a lo largo de los próximos meses, toda su oferta de productos, bajo el concepto EDGE.


La imparable evolución de Ethernet
-------------------------------------------------
En el contexto actual, HP considera que están presentes tres motores esenciales que impulsan la transformación del panorama del networking: Internet, las comunicaciones y el incipiente crecimiento de las fuerzas de trabajo móviles. Sin embargo, en materia de tecnología, el camino emprendido por las redes Ethernet tiene hoy una relevancia indudable, fundamentalmente porque significa la evolución de una tecnología conocida desde hace tiempo, motivo por el que la elección de HP en este sentido es muy clara. Desde su nacimiento, Ethernet ha tenido su razón de ser en el transporte de un solo tipo de tráfico: los archivos. Pero recientemente su desarrollo ha sido determinado por la necesidad de contar con mayores velocidades de transmisión y sin interferencias, un avance significativo que, en el caso de la arquitectura EDGE, se ha intentado reforzar preservando los principios de seguridad, convergencia y respuesta a las necesidades de movilidad.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información