| Artículos | 01 FEB 2002

Herramientas de diseño de redes

Nuevos productos, más prestaciones
Dondequiera que las nuevas tecnologías y protocolos de red vayan, las herramientas de diseño de redes irán tras ellos. De otro modo, no podrían cumplir su función de modelar, simular y documentar la construcción o modificación de infraestructuras. Menos obvio es cómo los fabricantes se están posicionando en este cambiante mercado. Para conocer las principales tendencias de estas soluciones damos, primero, respuesta a dos cuestiones clave y, después, una visión global de las prestaciones de las herramientas de diseño de redes a partir de la comparativa realizada el pasado diciembre por la Network World Global Test Alliance de IDG Communications.

¿De dónde venimos?
El principal cambio sucedido en el mercado de herramientas de diseño y planificación de redes es el tremendo crecimiento experimentado durante los últimos años. A medida que las corporaciones, los operadores y los proveedores de servicios aumentan las dimensiones de sus infraestructuras, se incrementa la necesidad de disponer de potentes herramientas que ayuden a monitorizar y hacer el seguimiento, con total confianza, de la topología, configuración y atributos físicos de las redes complejas de modo que sea posible planificar su crecimiento y gestionarlas en tiempo real. La creación y despliegue de nuevos servicios ha de basarse en sistemas de inventariado de red cuanto más fiables mejor
La mejora más importante que se ha producido en las herramientas de planificación y diseño de redes es la adición de funciones de autodescubrimiento en profundidad, que permiten a los planificadores diseñar cambios en una red ya existente. También han aparecido durante los pasados cuatro años soluciones que intentan ofrecer ciertos niveles de diseño automatizado y de verificación de diseño, pero, como el hardware evoluciona más rápido que ellas, tienden a ser incompletas.

¿Adónde vamos?
La gestión de los PDA y los dispositivos inalámbricos están emergiendo como una nueva frontera, así como la necesidad de prever con mayor seguridad el comportamiento de las aplicaciones en las redes. Y todo ello eliminando la tarea de introducir los datos necesarios para mantener enormes modelos de planificación de capacidad, y pudiendo disfrutar de informes de métricas de planificación de capacidad generados de forma automatizada. Así, los responsables de redes querrán comprobar con total rapidez no sólo el rendimiento y los cuellos de botella día a día, semana a semana o mes a mes, sino también saber dónde surgirán con más probabilidad los problemas relacionados con las aplicaciones. Además, como el componente más volátil del rendimiento, sienten la necesidad de controlar los costes de la WAN, provisionando adecuadamente en cada momento su capacidad.
La tendencia hacia la consolidación del mercado de gestión y del de diseño de red continuará. En el segmento de los proveedores de servicios, la gestión de inventarios será cada vez más general a la hora de crear y provisionar las ofertas, y su ejemplo será seguido también por las empresas a fin de optimizar sus redes privadas y planificar su crecimiento.
También veremos un mayor número de herramientas pensadas para configurar redes con un propósito específico. Por ejemplo, una organización TI que esté planificando un despliegue de Active Directory podrá utilizar herramientas que sugerirán una topología determinada y poblarán el directorio. Asimismo, cuando se esté planificando o gestionando un entorno Exchange, identificarán los grupos de routers y propondrán modificaciones. Otro gran cambio que se producirá será la llegada de prestaciones de análisis automatizado de capacidad “real versus planificada”. Así, un responsable de redes podría monitorizar cuándo un entorno operativo de aplicación varía respecto del entorno planificado. La herramienta podría incluso sugerir maneras de ajustar el entorno operativo para que la aplicación vuelva a cumplir los objetivos previstos.
Las métricas de planificación de redes todavía se centran más en las infraestructuras que en las aplicaciones. Pero, a medida que las empresas empiecen a considerar las aplicaciones como activos generadores de ingresos, crecerá la necesidad de disponer de herramientas que gestionen, monitoricen y prevean el comportamiento de tales aplicaciones con mayores niveles de precisión.
Asimismo, cada vez será más preciso integrar gestores de eventos y alarmas, productos de localización de problemas, interfaces EAI (Enterprise Application Integration), aplicaciones de gestión de activos y herramientas de gestión del rendimiento. Amplias bibliotecas de dispositivos, fácil personalización, funciones sofisticadas de descubrimiento e importación de datos de múltiples fuentes serán características comunes, así como arquitecturas en varias capas para asegurar la escalabilidad y API abiertas para facilitar la integración en otras herramientas ya presentes en las corporaciones. Además, es de esperar que las herramientas de diseño sean más sencillas de utilizar, con interfaces de usuario intuitivas que hagan un uso creativo de los navegadores Web.
Otro frente que habrán de abordar las firmas de diseño y planificación es la mejora del soporte de tecnologías como voz sobre IP, streaming media y VPN, así como la integración de sus productos con software de terceros que cubra funciones específicas.


En busca de la combinación perfecta
---------------------------------------------------
Ninguna de las herramientas de diseño y planificación probadas proporcionan todas las prestaciones deseables, pero Predictor, de Compuware, destaca del resto gracias a la intuitiva interfaz que utiliza para desvelar cómo trabajará la red diseñada.

Ni Boeing hubiera podido crear su 777, ni Intel su chip Pentium sin utilizar software de diseño. Lo mismo ocurre cuando se trata de construir o modificar redes de dimensiones considerables, ya sean de operadores y proveedores de servicios como corporativas.
Para averiguar cuál es la mejor herramienta de planificación y diseño de redes, la Network World Global Test Alliance de IDG Communications invitó a los fabricantes a enviar sus productos para someterlos a un detallado análisis. Visionael participó con Visionael 6.4, Compuware con Predictor 3.2 (antes EcoPredictor) y Microsoft con Visio Professional 2002 junto con la opción Enterprise Network Tools. Además, se descargó NetRule 4.0 del sitio Web de Analytical Engines, y se obtuvo una copia del shareware Didyma 1.72 del sitio Web de Bert Houtriet.
A pesar de su incapacidad de descubrir una red ya existente y su bajo rendimiento cuando se recalcula el efecto de los cambios propuestos en la red, Predictor se reveló la mejor herramienta de diseño de las probadas. El entorno de diseño visual es intuitivo, y el conjunto de herramientas de dibujo y de componentes de red soportados permite expresar claramente los cambios deseados, si bien no de un modo tan preciso como Visio Professional 2002 con la opción Enterprise Network Tools. Los cálculos de Predictor avanzaron con precisión cómo los cambios propuestos –cuya naturaleza fue muy bien descrita por los informes- podrían afectar a la red.

Predictor
Una herramienta de diseño de redes “perfecta” debería se

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información