| Artículos | 01 JUL 2002

Habemus UMTS

En la pista de despegue
Eva Martín y Juan F. Marcelo.
Tras cumplirse la prórroga de un año concedida por el Gobierno sobre el plazo original del concurso, el pasado uno de junio Telefónica Móviles, Vodafone, Amena y Xfera han presentado el despliegue inicial de sus redes UMTS. La Administración española se ha salido con la suya, y España es el primer país en disponer de redes UMTS.

La pregunta que flota en el ambiente, es ¿de qué sirve ser los primeros en una tecnología, sea la que sea, si no hay terminales disponibles para usarla? Y mucho peor, no se entiende el interés por ser los primeros en la telefonía UMTS cuando en los estudios internacionales España siempre ocupa el furgón de cola en todo lo demás. En cualquier caso, las operadoras cumplen los compromisos con la Administración que fijó el primero de junio como fecha máxima para el lanzamiento de este sistema 3G de telefonía móvil.
Curiosamente, el propio Ministerio de Ciencia y Tecnología reconoció en una resolución de abril que no habría terminales disponibles hasta finales del presente año o comienzos del que viene. Lo cierto es que las operadoras finalmente han cumplido con su parte del trato y han realizado un despliegue de redes en todas las ciudades españolas con más de 250.000 habitantes. Los objetivos fijados en el concurso de UMTS para el despliegue inicial no se puede decir que sean muy exigentes: basta con una presencia meramente testimonial en dichas ciudades. No se especifica un porcentaje mínimo de cobertura, tal y como era habitual en las condiciones para las otras licencias de GSM 900 y DCS 1800.
Ante la falta de terminales comerciales, las operadoras se limitarán de momento a realizar diversas pruebas de red y comprobar la interoperatividad de los equipos de distintos fabricantes. Después vendrán las pruebas de carga en situación real. Todo ello como paso previo a la elaboración de las diferentes ofertas comerciales, que serán lanzadas “próximamente”.

Telefónica Móviles
Telefónica Móviles ha completado el despliegue de su reciente tercera generación en 21 ciudades españolas. Esto es algo más del compromiso adquirido con la Administración, que en principio era la cobertura de las 16 ciudades de más de 250.000 habitantes. En estos momentos esta compañía tiene infraestructura en Alicante, Barcelona, Bilbao, Córdoba, Gijón, Hospitalet de Llobregat, Madrid, Málaga, Murcia, Palma de Mallorca, Las Palmas de Gran Canaria, Sevilla, Valencia, Valladolid, Vigo, Zaragoza, Santa Cruz de Tenerife, La Coruña, Santiago de Compostela, Oviedo y San Sebastián.
Lo proveedores de equipos de la filial de Telefónica para UMTS son Ericsson para la primera fase y Ericsson y Nortel para la segunda. La red de la compañía se compone en este momento de 755 estaciones base o nodos B, que incorporan prestaciones de voz, de datos en modo de circuito y de datos en modo de paquete. Los datos trabajan a 64 Kbps, que es aproximadamente el doble de lo que permite en la actualidad GPRS. De momento han logrado una gran estabilidad de red que se refleja en una continuidad del servicio al pasar el usuario de una celda UMTS a otra del mismo tipo.
Telefónica Móviles está entre las operadoras que menos problemas está encontrando, ya que está utilizando emplazamientos preexistentes. Pero, en el futuro va a necesitar instalar más emplazamientos, en una proporción tres veces superior a la de los existentes en la actualidad. Fuentes autorizadas de la compañía confirman que no saben cuándo alcanzarán los famosos 2 Mbps prometidos de ancho de banda, y que tampoco están seguros de cuándo se van a comercializar los servicios ni a qué precios.

Amena
Amena, por su parte, también ofrece cobertura UMTS en las 16 ciudades de más de 250.000 habitantes. Para ello ha instalado 90 estaciones base, además de estar aprovechando la infraestructura previa. Sus proveedores de red son Siemens en una mitad del país y Ericsson en la otra mitad. Con ambos firmó el año pasado la compañía dos contratos de suministro para el despliegue de la red por un valor conjunto de 900 millones de euros.
Esta operadora promete hasta vídeo de alta calidad a través de su red, aunque probablemente inicien operaciones con un servicio de datos que no supere los 64 Kbps. Pero la comercialización masiva no se producirá hasta el primer trimestre del año 2003. Amena tiene previsto facturar en UMTS por volumen de información transmitida como ocurre con el GPRS, y no por tiempo; los servicios de voz, que se seguirá ofreciendo a través de redes GSM, se van a seguir facturando por minutos.
Tanto en Telefónica Móviles como Amena reina una extrema cautela a la hora de tratar el asunto. No se trata tanto del lógico secreto comercial como de una cierta desorientación sobre el futuro de la tecnología. En ambos casos fuentes autorizadas se quejan de la falta de terminales, lo que hasta hace poco ha impedido la realización de pruebas extensivas.

Vodafone
Vodafone junto con Telefónica Móviles son las operadoras móviles UMTS con mayor implantación en nuestro país. No en vano Vodafone tiene cobertura en 23 ciudades, con un total de 600 estaciones base desplegadas. La cobertura en realidad es sólo a nivel de señal, porque todavía es preciso instalar muchas más estaciones UMTS para hablar de una cobertura efectiva. El proveedor elegido por la compañía es Nortel Networks, que ha sido seleccionado por su experiencia en las redes de tipo CDMA norteamericanas.
El plan de la compañía pasa por la instalación de más estaciones, ya que en estos momentos se trata no tanto de expandir la cobertura como de proporcionar mejor servicio en aquellos sitios donde se tenga presencia. Pese a todo, se van a seguir montando estaciones en los principales núcleos urbanos. Según Cristina Álvarez, Directora de planificación y nuevas tecnologías de Vodafone, “queremos dar más velocidad que la que tiene GPRS. También estamos esperando a los primeros terminales para equiparar la capacidad de la red a las prestaciones de estas unidades. Queremos estar en las principales ciudades, carreteras y aeropuertos”.
Las pruebas realizadas les han permitido llegar hasta los 384 Kbps, aunque son pruebas realizadas con prototipos, con terminales form factor. En principio han dimensionado una red para tráfico de voz y de datos, e intentan garantizar una velocidad sostenida para los usuarios de datos de aproximadamente 64 Kbps.
Vodafone tiene comprometida una inversión de más de 1.800 millones de euros en cinco años. Su despliegue está siendo rápido porque están aprovechando gran parte de las infraestructuras previas. “Muchos equipos son reutilizables. Las baterías, la torre, la caseta, o la energía de la infraestructura del emplazamiento. Por razones de eficiencia operativa, para evitar el pánico social y para reducir el impacto ambiental, se pueden y se deben reutilizar muchas infraestructuras y emplazamientos”, afirma Cristina Álvarez. No todo es aprovechable. La red de acceso es distinta porque todavía no hay estaciones base mixtas.
En cualquier caso, la postura de Vodafone está encaminada más a la venta de servicios que a la de tecnología: “En los temas de aplicaciones y servicio hay una clara sinergia entre ambos sistemas. Hay que dejar de hablar al usuario de tecnologías para hablarle de aplicaciones y servicios, cualqui

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información