| Artículos | 01 JUL 2001

¿Ha llegado la hora de la fibra óptica?

Cableado estructurado
Enrique Frutos.
Las ventajas técnicas de las instalaciones de fibra hasta el usuario con respecto a las de cobre son muy numerosas, pero su elevado coste ha frenado su desarrollo en las LAN. Existen hoy, sin embargo, soluciones de fibra mucho más económicas que las convencionales.

Aunque, en líneas generales, la fibra óptica supera al cobre en todos los aspectos, han sido los cableados de cobre los más utilizados. ¿A qué se debe esto? Sencillamente a que la fibra también superaba al cobre en costes, tanto en mano de obra como en componentes. Si la fibra óptica costara aproximadamente lo mismo que los cableados convencionales, este artículo no tendría sentido.
Ha sido en los últimos años cuando se ha producido una revolución en el mundo de los cableados que ha abierto las puertas del mundo LAN a la fibra, del mismo modo que hace varias décadas franqueó el umbral de las redes de los operadores. Hay dos razones que explican esta revolución. En primer lugar la cada vez mayor demanda de ancho de banda, debido a que el enorme crecimiento de las redes ha dejado obsoleta la tecnología existente de cables de par trenzado (Cat. 3, Cat 4, Cat 5). Los nuevos desarrollos de cables de cobre suponen un incremento en costes que ya no justifican con tanta claridad el tendido de este tipo de cableados frente a las soluciones de fibra óptica. Por otra parte, la enorme disminución de costes que se ha producido con el lanzamiento de nuevos diseños y sistemas de fibra óptica ha roto con la tradicional imagen de alto precio de la fibra.
Sencillamente, era imprescindible que se cruzase la línea de precios entre fibra y cobre, que no existiera un sobrecoste para la fibra óptica que no justificara sus prestaciones. Los cables y componentes de cobre cada vez son más complejos a fin de alcanzar las prestaciones mínimas que garanticen el funcionamiento de las exigentes redes de hoy en día, lo cual supone un aumento de sus precios.

NUEVOS DESARROLLOS
El que la fibra fuera más barata era tan sólo un aspecto de desarrollo. Hasta muy recientemente ningún fabricante había trabajado en el diseño de componentes de fibra óptica para redes LAN. Todos los desarrollos del mercado habían sido pensados para el entorno de redes de operador, el gran mercado tradicional de la fibra óptica. Es el caso de los conectores, diseñados monomodo, monofibra y de gran tamaño, y posteriormente introducidos en el mercado LAN, que exige otro modelo de conexión. ¿Qué decir de los ST, diseñados por AT&T para su red en la tarjeta de un PC? ¿Y de los dos SC implementados por NTT en la roseta de usuario? ¿Qué sentido tiene que una línea bifibra acabe en conectores monofibra? ¿Acaso acabamos los 8 hilos UTP en 8 conectores de cobre?). En el momento en que el diseño de los componentes de fibra se empezó a concebir para entornos de usuario, comenzaron a aparecer modelos absolutamente diferentes a los convencionales que han cambiado para siempre la imagen de la fibra en las redes de área local.
Así, existen hoy conectores de fibra que, con un coste inferior y un tamaño equivalente a un RJ-45, y un tiempo de montaje por debajo de los dos minutos, es capaz de albergar dos fibras ópticas con una prestaciones idóneas para entornos de usuario (robustez, resistencia a la corrosión). De hecho, hay ya en el mercado soluciones de cableado de fibra de usuario a un coste inferior en un 50% que las propuestas tradicionales, al mismo tiempo que mantienen todas las ventajas inherentes a la fibra óptica. Además, ya no hay razón para pensar que los cordones de fibra en manos de usuarios no técnicos y en entornos agresivos se romperán frecuentemente: sólo hacía falta desarrollar una fibra óptica resistente a la par que flexible.
Nos queda la electrónica. El gran volumen de fabricación de dispositivos y equipos para redes de cobre ha llevado a este mercado a una productividad elevadísima, lo que permite unos costes en electrónica mucho más competitivos que los correspondientes al poco desarrollado mercado de la fibra óptica. Bien, esa barrera también se ha roto. El diseño de transceptores de pequeño tamaño, alta densidad y bajo coste (por debajo de las 2.000 pesetas) permite implementar equipos de fibra perfectamente competitivos con los de cobre. Así, la aparición de nuevos dispositivos optoelectrónicos como los VCSEL (Vertical Cavity Surface Emiting Laser) abre un nuevo mundo de posibilidades al equipamiento óptico. Según el mercado crece, los precios de la electrónica óptica caen sin parar: ya se encuentran tarjetas de red de fibra por debajo de las 20.000 pesetas.

SOLUCIONES COMPETITIVAS
Todo esto, unido a los demás párametros económicos que conforman una red, nos lleva a que las soluciones de cableado en fibra óptica son perfectamente competitivas con las de cobre. De hecho, el coste de propiedad de una infraestructura de cableado estructurado comprende mucho más que el propio cable, que no supone más del 5% del total. Sin embargo, esta pequeña parte determina de forma directa como se gasta el otro 95%.
En el coste total de propiedad de un sistema de cableado se incluyen:

- Cables
- Rosetas, paneles, cordones y conectores
- Costes de mano de obra de instalación y certificación
- Electrónica, como conmutadores y tarjetas de red
- Costes de las caídas de red provocadas por problemas de la infraestructura de cableado
- Costes de mantenimiento y gestión, que incluyen mejoras, movimientos y cambios
- Diseño, instalación, accesorios y mantenimiento de los armarios de cableado
- Recableados y costes de retirada de cables antiguos

Muchos de estos conceptos juegan hoy a favor de una instalación de fibra óptica. De hecho, por ejemplo, la fibra supone ahorros en infraestructuras de conducción de cable, canaletas y bandejas, debido a su mucho menor tamaño y peso. ¿Y si sencillamente usáramos indistintamente una única infraestructura para los cables de alimentación y los de comunicaciones?
La metodología de diseño de redes de fibra óptica es mucho más amplia y rica, y permitirá inducir grandes ahorros en el coste total de las instalaciones si sacamos partido a la eliminación de las limitaciones que impone el cobre (distancias, ruidos, curvaturas, ancho de banda). Así, existe la posibilidad de implementar cableados centralizados, con el consiguiente ahorro en equipos activos (¿se ha planteado alguna vez la cantidad de puertos activos sin utilizar que se desperdician en una red distribuida?), eliminando armarios y equipo accesorio en cada distribuidor secundario, tal y como describe ampliamente el estudio realizado por The Tolly Group (“Migrating to Fiber: The case for Centralized LAN Cabling”).
En definitiva, hacía falta una tecnología madura de fibra óptica, concebida para usuario, que superase los obstáculos que tradicionalmente impedían el acceso al mundo de ventajas de la fibra prometido desde hace décadas. Esa tecnología está ya disponible y, tal y como RJ-45 y el cable UTP sustituyeron a los antiguos cableados coaxiales, no pasarán muchos años antes de que la fibra óptica y los nuevos conectores sucedan al reinado del par trenzado.


Fibra vs. cobre
Ventaja Comentarios
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Ancho de banda La calidad de la transmisión sobr

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información