| Artículos | 01 MAR 2002

Europa, la asignatura pendiente de Qualcomm

Fernando Ujaldón.
La fuerte presencia global de Qualcomm, como impulsor del estándar de telefonía móvil CDMA, y su interés en los servicios 3G sobrevuelan desde hace tiempo el Viejo Continente. Tras el reconocimiento de la derrota en Europa de su apuesta CDMA2000 por UMTS, ¿se aproxima el momento de una segunda oportunidad para el fabricante de telecomunicaciones?

(San Diego). El despegue de la telefonía móvil ha sido producto, entre otras cosas, de la búsqueda y consolidación de determinados estándares que permitieran construir las bases sobre las que desarrollar la tecnología inalámbrica. En ese camino, la globalización, los intereses estratégicos y la decisión de los Estados de regular o no en determinados campos han jugado un papel determinante en la configuración actual del mercado de telecomunicaciones. Qualcomm puede ser tomado como uno de los casos que ejemplifican este proceso, desde el momento en que la compañía californiana comenzó a proyectar su expansión global.
Como pionero en el desarrollo de CDMA y con el impulso de su floreciente negocio en Estados Unidos, en 1996 Qualcomm consiguió ganar la batalla para consolidar CDMA como el segundo estándar –tras TDMA- autorizado en la telefonía móvil 2G del mercado asiático. Sin embrago, la compañía no tuvo la misma suerte años más tarde en Europa, al fracasar en su intento por posicionar su estándar CDMA2000 para los servicios de tercera generación. La Unión Europea optó por UMTS (basado en W-CDMA) como única norma para la telefonía 3G, como una evolución natural del sistema GSM y pensando en resguardar la interoperatividad de los servicios.
Desde entonces, la relación con Europa ha sido una asignatura pendiente para el gigante inalámbrico, que ahora se considera provisto de munición gruesa para responder a las exigencias de nuestro mercado y desprenderse de una “infundada mala reputación” en el Viejo Continente.

CDMA2000 versus UMTS. Dicha exclusión del mercado europeo no ha impedido, sin embargo, que Qualcomm posicionara fuertemente sus operaciones globales con el estándar CDMA2000. En torno a ese negocio, la compañía pretende además afianzar a BREW, una plataforma de aplicaciones móviles en la que ya trabajan más de 50 desarrolladores y sobre la cual es posible construir los más diversos tipos de contenidos, bajo un modelo de beneficios en el que también participa Qualcomm.
Las redes de tercera generación basadas en CDMA2000 son hoy una realidad en Corea del Sur y San Francisco, donde es posible utilizar más de 40 modelos de terminales de fabricantes como Samsung, Kyocera, LG, Motorola, Hyundai y Ericsson. Durante este año los servicios estarán operativos en Tailandia, Australia y Nueva Zelanda, una lista a la que posteriormente se agregarán Malasia, Indonesia, Vietnam, Europa del Este y Latinoamérica.
Y, aunque Qualcomm ha cedido posiciones para poder introducirse en Europa, no termina de dar su brazo a torcer. Desde la sede central de San Diego se insiste en la superioridad tecnológica de CDMA2000 sobre UMTS. La Unión Europea “validó GSM y UMTS contra los estándares de Qualcomm, en lugar de permitir dos estándares diferentes que compitan en el mercado. Con esa actitud proteccionista se ha desestimado una propuesta tecnológica que hoy ya funciona exitosamente, a diferencia de los continuos traspiés y demoras que experimentan los servicios UMTS”, según expresa Jeff Jacobs, presidente de desarrollo global de Qualcomm.

Soluciones de “estilo europeo”. la adopción de UMTS en la UE, Qualcomm comenzó a trabajar en el desarrollo de soluciones que se adaptaran a la norma 3G elegida. La telefonía móvil en muestro continente “es un pastel demasiado apetitoso, que una compañía como Qualcomm no va a dejar escapar”, considera una reconocida analista del sector, que prefire permanecer en el anonimato.
Las soluciones inalámbricas para el mercado europeo de Qualcomm han sido dadas a conocer en el reciente congreso anual 3GSM, celebrado en Cannes. Anteriormente, en diciembre del pasado año, Vodafone España, junto a Nortel, realizó la primera llamada internacional UMTS con tecnología de Qualcomm.
Concretamente, la oferta del fabricante para el mercado 3G europeo incluye el terminal móvil MSM 5200 y los chips 6200, que soportan soportan el modo FDD (Frequency División Duplex) de UMTS, con velocidades de transmisión de hasta 384 Kbps y con la posibilidad de soportar tecnología GSM y GPRS. Además, asegura estár en condiciones de ejecutar soluciones basadas en Java J2 ME, a través de módem de estaciones móviles.
Aunque la compañía prefiere no revelar datos concretos, Qualcomm afirma estar trabajando mano a mano con fabricantes y operadores europeos para desarrollar y poner a puntos los dispositivos, las redes y las infraestructuras de UMTS, así como las aplicaciones y la segmentación que requieren los servicios 3G. En nuestro país, Qualcomm tiene una estrecha relación con Telefónica, producto del vínculo del operador con Latinoamérica, y a nivel panaeuropeo existe un importante acercamiento con Vodafone.
En términos de producción, el fabricante espera comenzar la fabricación de las soluciones para el tercer trimestre de este año, y completarlas a finales de 2002, cuando consiga concretar una serie de acuerdos comerciales con diferentes operadores móviles.


Qualcomm y el wireless valley
-------------------------------------------
Cuando en 1985, el actual CEO de Qualcomm, Irwin Jacobs, decidió fundar la compañía en San Diego, no faltó quien dijera que era imposible lograr una empresa exitosa en una ciudad que se enorgullece de tener las mejores playas de California. “Ningún trabajador conseguiría esforzarse lo suficiente para sacar a flote un negocio que aún no existe”, le advertían a Jacobs.
Hoy, en torno a Qualcomm se ha establecido una suerte de “wireless valley” de creación espontánea, donde compañías como Texas Instruments y operadores como Verizon o Cingular han sentado base para trabajar en el desarrollo del floreciente negocio inalámbrico.
En ese entorno, Qualcomm se ha convertido en el rey del desarrollo celular, siendo propietario de más de 600 patentes que le han permitido otorgar licencias de sus tecnologías a unos 100 fabricantes de equipos de telecomunicaciones y productos electrónicos de consumo. Además de su grupo CDMA, la compañía tiene una diversificada división de tecnología inalámbrica y servicio de Internet que ha desarrollado, entre otros, sistemas de cine digital, servicios de localización y aplicaciones como BREW o Eudora Mail.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información