| Artículos | 01 JUN 2002

"Estamos acercándonos al punto de rentabilidad"

Antonio Alemán, vicepresidente del consejo de administración de Lucent Technologies
Marta Cabanillas.
Durante el segundo trimestre de 2002, Lucent Technologies ha conseguido reducir a la mitad su pérdida neta, pese a una disminución del 40% en los ingresos. El vicepresidente del consejo de administración en España, Antonio Alemán, considera que la situación de la compañía mejora de manera consistente: “Aunque todavía no hemos alcanzado el punto de rentabilidad, vamos acercándonos”.

En el segundo trimestre de 2002, la pérdida neta pro forma de Lucent se redujo a la mitad respecto del mismo período de 2001, pero los ingresos cayeron un 40%, y la compañía, que esperaba volver a obtener beneficios este mismo año, ha retrasado el momento a 2003. ¿Cuál es su análisis de la situación?
- Yo creo que el resultado de Lucent es positivo en todos los sentidos; en ninguno de los parámetros hay nada negativo. La caída del 40% en facturación con relación al trimestre del año pasado no es relevante, porque la remodelación de la compañía desde el punto de vista del negocio y el mercado hace que se esté hablando de dos empresas absolutamente diferentes, como se ve si se compara su catálogo actual con el de entonces. Antes, la corporación estaba dimensionada en cuanto a estructura organizativa y catálogo de productos por encima de los 30.000 millones de dólares; ahora esa cifra podría estar en alrededor de 16.000 millones.
Por eso es mucho más importante contemplar lo que es la evolución trimestre a trimestre. En este sentido, sí es significativo que hayan crecido los ingresos del primer al segundo trimestre. El crecimiento ha sido muy pequeño, inferior a un 1%, pero es importante porque ninguno de nuestros competidores ha sido capaz de lograrlo. También es de destacar que el EBITDA haya sido positivo. Aunque, efectivamente, todavía no hemos alcanzado el punto de rentabilidad, vamos acercándonos.

¿Qué razones han forzado a Lucent a retrasar la fecha prevista para la vuelta a los beneficios?
- Porque las expectativas de ingresos eran mejores. Cuando a principios de año dimos a conocer nuestras previsiones, adoptamos una perspectiva que el tiempo ha demostrado que era demasiado optimista. El mercado se sigue comportando francamente mal: se han reducido muy significativamente las inversiones de todos los operadores, tanto en nuestro país como en todo el mundo. Por ello, no queremos volver a caer en el error de hacer previsiones sobre la evolución en los siguientes trimestres.
Pero yo creo que es muy importante analizar la evolución de los resultados. Y esta evolución es consistentemente positiva. Se está haciendo lo que se tiene que hacer y estamos creando una plataforma preparada para el momento en que el mercado se recupere; entonces seremos capaces de crecer significativamente porque seguimos manteniendo el mismo know-how, la misma capacidad de investigación y desarrollo en los laboratorios Bell. Simplemente estamos creando una organización mucho más eficaz, adoptando un planteamiento de mercado muy enfocado en determinados segmentos. Todos los ingredientes están sobre la mesa y lo único que se requiere es que los operadores vuelvan a invertir.

¿Cuándo cree que comenzará a recuperarse la demanda?
- Es muy difícil de determinar, porque, de hecho, los que se dedican a esto se han equivocado ya en diferentes ocasiones. Estamos sufriendo todavía las consecuencias del pincihazo de la “burbuja” generada alrededor de Internet, que ha hecho que el capital y las entidades de financiación hayan perdido la confianza en este mercado. Pero existe un dato muy importante, que es que el tráfico y el gasto que cada uno de los europeos hacemos en servicios de telecomunicación progresa adecuadamente; es decir, cada vez existe más tráfico y los ingresos relacionados con ese tráfico están aumentando. Y ese es el catalizador para que los operadores vuelvan a invertir y, en consecuencia, se recupere también el negocio de los fabricantes. El gasto está subiendo; en España actualmente el gasto per cápita se sitúa en torno a los 705 euros, y crece alrededor de un 10 o un 15%, un porcentaje ligeramente superior al de la media europea.
De cualquier modo, hay otro dato fundamental: aunque el tráfico ha estado creciendo durante estos últimos años, los ingresos no han estado aumentando al mismo nivel. Mucho del nuevo tráfico generado ha sido de datos, en gran parte debido a Internet, y el paradigma de la Red es su naturaleza gratuita. Esto ha complicado la situación de los operadores, porque se han visto obligados a hacer frente a estos incrementos de carga sobre sus redes sin que se produjese un incremento de los ingresos. Ahora, con las tarifas planas, con ADSL, y con todo este tipo de propuestas nos estamos acercando ya, por lo menos, a que la relación entre el incremento del tráfico y el incremento de los ingresos sea más o menos equilibrada.
Para salir de la crisis se requiere que los ingresos de los operadores aumenten, pero esto sólo sucederá si los usuarios pagamos por los servicios de telecomunicaciones más de lo que estamos pagando ahora. Y para que esto ocurra es necesario que los servicios de banda ancha empiecen a comercializarse. Entonces nos empezaremos a olvidar de las tarifas planas y comenzaremos a pagar por servicios de vídeo bajo demanda, de videoconferencia, etc.
El cambio ya ha empezado a producirse. Por ejemplo, ADSL puede considerarse como uno de los motores y catalizadores de este cambio de modelo de servicios gratuitos a servicios de pago. Es decir, se ha tendido muchísima fibra y se han instalado muchísimos elementos nuevos de red; la capacidad en las redes ha aumentado de manera muy significativa. Sin embargo, existe todavía un cuello de botella entre el ancho de banda y la capacidad en la red, y el ancho de banda y la capacidad en el acceso.

Pero en los servicios ADSL se aplica una tarifa plana que sigue el modelo de la Internet tradicional.
- Sí, es una tarifa plana pero sólo en cuanto al acceso. Es decir, el ADSL que se está comercializando ahora, básicamente, se vende por tres razones: porque ofrece una Internet más rápida, porque el cliente tiene la línea de teléfono disponible a la vez que está haciendo uso de la Red, y porque le permite estar siempre conectado. Todo esto es cierto, pero es una visión muy parcial de ADSL centrada sólo en el acceso de banda ancha. Lo importante es que en el momento en que el usuario dispone de ese acceso de alta velocidad tiene la posibilidad de utilizar todos los servicios de banda ancha; y éstos ya sí se cobrarían. Una cosa son los 37 euros de acceso y de conexión ADSL, que es muy asimilable, efectivamente, y otra que, a partir de ahí, comienza toda una estrategia comercial con ofertas como la descarga de música o películas, videoconferencia, etc; es decir, entramos en el mundo de nuevos servicios que el acceso de banda ancha hace posible. La idea es clara y fundamental: una actitud optimista ante el mercado. Sabemos por donde irá su recuperación, lo que no se puede fijar es la fecha en que comenzará.

De lo que comenta se infiere que las inversiones a corto y medio plazo se producirán sobre todo en las redes de acceso, y eso, supongo, tendrá alguna implicación en la estrategia de Lucent.
- Efectivamente, ahí es donde se producirán las mayores inversiones, porque es donde hoy se encuentra el cuello de botella. No obstante, cuando la capacidad de acceso se vaya compensando con la capacidad de trans

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información