| Artículos | 01 MAR 2007

"Esperamos alcanzar una cuota del 10% en un periodo de tres a cinco años"

John McHugh, vicepresidente y director general de HP ProCurve Networking
Arancha Asenjo.
ProCurve quiere adelantar posiciones en el mercado de conmutación LAN y aproximarse a Cisco, su principal competidor. Para ello, seguirá añadiendo valor a su propuesta de infraestructuras abiertas y adaptables. Según John McHugh, vicepresidente y director general de ProCurve, el nuevo paradigma Adaptive Networks está “más orientado hacia el negocio y a la creación de valor en el usuario que hacia la tecnología”.

En 2003, ProCurve anunció Adaptive EDGE, con el objetivo de llevar la inteligencia del núcleo de la red hasta el extremo. ¿Dónde encaja la propuesta Adaptive Networks que están lanzando ahora? ¿Qué ha propiciado su concepción?
Si bien nace bajo el paraguas de la arquitectura Adaptive EDGE, Adaptive Networks está más orientado al negocio. La propuesta de redes adaptables explica cómo ProCurve va a suministrar valor al cliente, no sólo desde el punto de vista tecnológico, sino también mediante soluciones y nuevas capacidades. Su formulación responde al cambio al que se enfrentan los clientes, que les exige saber cómo tienen que reaccionar en el día a día ante la transformación de sus retos empresariales y sus cuestiones de negocio, y si su infraestructura de red será realmente adaptable. En este punto es donde la arquitectura Adaptive Networks aporta su valor fundamental.

¿Cuáles son los pilares de esta nueva estrategia de redes?
- Uno de los elementos claves de este planteamiento es la reducción de la complejidad, lo que significa estar basados en estándares de la industria, ser interoperables y diseñar orientándonos a la facilidad de uso.
Otra pieza es la seguridad, inherente a los cambios en los actuales dispositivos de infraestructura de red. Las redes existentes están securizadas normalmente mediante appliances o algún tipo de componente extra añadido a la red. Lo que ProCurve emprendió con su arquitectura Adaptive EDGE, y lo que pretendemos hacer con Adaptive Networks, es aportar funcionalidades de inteligencia en el extremo que permitan tener seguridad sin necesidad de appliances ni dispositivos independientes, sino mediante la combinación de gestión inteligente y de estos dispositivos de red inteligentes distribuidos. Este año realizaremos numerosas introducciones pero la estrategia se ejecutará a lo largo de los próximos cinco años.
El tercer pilar es el incremento de la productividad, y esto se consigue dando al cliente garantía de por vida en los equipos y licencias de software también de por vida, así como reduciendo la complejidad del staff requerido para soportar la red ProCurve. La combinación de todos estos elementos crea un modelo mucho más rentable.

En definitiva, ¿qué significa que una red sea adaptable y qué capacidades aportará?
- Consideramos que, para aportar el valor que el cliente necesita, la infraestructura de red tiene que ser adaptable en tres niveles: Esto es: adaptarse a las necesidades de los usuarios, de las aplicaciones y de la organización. Ser adaptable a los usuarios implica la personalización, que cuando entras en la red un gestor de políticas te identifique y proporcione una experiencia de usuario específica y única, de acuerdo con las reglas empresariales.
En cuanto a las aplicaciones, pensemos en una PDA con voz. Esta PDA puede estar haciendo sincronización de datos y recibir una llamada, para lo que estás conectado a un punto de acceso. El punto de acceso y la red tienen que ser lo suficientemente inteligentes como para entender que hay un flujo de datos y otro de voz paralelos en el mismo dispositivo. Si el punto de acceso carece de inteligencia, no verá esa diferencia. La red adaptable entiende qué tipo de aplicación está corriendo bajo cada dispositivo y puede decidir sobre el tratamiento que le debe dar. Puede tomar la voz y ponerla en una frecuencia independiente para que no exista conflicto.
Finalmente, debe ser adaptable a las necesidades de las organizaciones. Lo que mejor caracteriza esta máxima es la capacidad de gestión. Hace dos años dimos un gran paso con Identity Driven Manager, que gestiona automáticamente el acceso inteligente a la red. El valor del concepto que soporta IDM es que los clientes no gestionan dispositivos sino fuerzas de trabajo y recursos de red claves. Con IDM pueden identificar sus recursos, poner a los clientes en categorías según políticas y asociar grupos de usuarios con los recursos de la red a los que pueden acceder y cuándo, y determinar qué tipo de regulación deben validar. Con IDM se cambió el perfil de gestión y pasó de estar orientado al negocio en vez de a la tecnología.

¿Qué productos van a sustentar esa visión?
- En realidad, todas nuestras familias de productos y soluciones de gestión existentes están implicadas en las Adaptive Networks, especialmente las lanzadas desde hace un par de años. Lo único es que ahora hemos formulado esta visión. También están aquí incluidos los productos de otros fabricantes; haremos lo mejor para migrar los equipos existentes de nuestros clientes y acomodarlos a esta visión. Puede que no sea tan robusta y que no le proporcione la flexibilidad de una solución totalmente ProCurve pero seremos capaces de gestionarlo con IDM. Esta solución utiliza protocolos estándares de la industria que hemos impulsado para que otros fabricantes puedan trabajar con nuestra arquitectura. El objetivo es ser líder en esta área pero no necesariamente mediante la creación de infraestructuras propietarias que fuercen a los clientes a realizar una elección exclusiva.

¿Esta es vuestra baza para acercaros a Cisco en el mercado?
- Con esta visión de arquitectura adaptable, ProCurve está específicamente tratando de ofrecer más por menos, y creemos que vamos a tener éxito en el mercado con esta vía, tal y como hemos hecho en los últimos años. Ahora podemos ir directamente a un cliente de Cisco y proporcionarle, de una forma más rentable, ventajas que ellos no pueden darle. Y esta es una razón muy convincente para cambiar de proveedor.

¿Cómo valora la trayectoria que ha tenido ProCurve en los últimos años y qué perspectivas tienen?
- Actualmente somos el segundo en el mercado mundial, tras superar a compañías como Nortel. Nuestro modelo ha sido crecer el doble que el mercado, que, de cara al futuro, tendrá una evolución muy plana. Una buena estimación sería que creciera un 8% anual, lo que situaría a ProCurve en un 20% interanual. Con estas cifras, nuestra cuota de mercado podría ser de hasta un 10% a nivel mundial en los próximos tres a cinco años. Nadie puede crecer del modo en el que nosotros lo hemos hecho, y desde luego, continuaremos quitando cuota a Cisco.

HP está reestructurando algunas de sus unidades de negocio. ¿Podría haber cambios estructurales en ProCurve?
- No lo creo. ProCurve tiene unas necesidades únicas por el modo en que se aproxima al mercado respecto a otros segmentos en los que también está HP. Mark Hurd, nuestro CEO, mira con mucho cuidado las áreas en las que se estaba invirtiendo y en cuales no, y por eso se están realizando algunos cambios en las divisiones. Pero para ProCurve, su mensaje es básicamente que el modelo sea una compañía de networking independiente capaz de competir en el mercado. Obviamente hay muchas sinergias con HP, por ejemplo, el software alojado en l

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información