| Artículos | 01 SEP 2006

España aprueba en telefonía móvil y suspende en banda ancha

Informe sectorial de la CMT
Juana Gandía.
En 2005, el crecimiento de las telecomunicaciones en España casi alcanzó el 10%. Por encima de otros factores, destacó el aumento de la inversión en un 19,9%, y el gran auge de la telefonía móvil, cuya actividad ha sido la que más ingresos ha generado, con una penetración del 94%.

La telefonía móvil sigue ganando cuotas de mercado e imponiéndose a las comunicaciones fijas tanto en contratación de líneas como en crecimiento de tráfico. Según el informe anual realizado por la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT), la facturación por la venta de servicios móviles ascendió en 2005 a 13.621 millones por servicios finales y 4.021 millones por servicios mayoristas, lo que supone un incremento del 14,9% y del 4%, respectivamente, frente al año anterior. En general, 2005 fue un año excelente para los operadores de telefonía móvil. Durante el año pasado y con respecto a 2004, el ebidta global aumentó un 7%, hasta alcanzar 7.338 millones de euros, y el free cash flow un 9%.
Los ingresos derivados exclusivamente de los servicios de voz crecieron el 16%, con un incremento del 10,5% del número de líneas finales, que alcanzaron los cuatro millones. El tráfico por redes móviles también aumento significativamente a lo largo del año pasado, en concreto el 28%. Todas las líneas de servicio incrementaron su demanda, en especial en el tráfico “on net” y en la modalidad de prepago.
Las estrategias de las tres empresas de telefonía móvil que operan en España se centraron en el mantenimiento y mejora de su base de clientes, luchando por captar la de sus competidores mediante precios atractivos, la subvención de terminales y otras medidas de marketing. También es de destacar la modalidad de contratación utilizada. Las líneas de contrato han superado a las de prepago. Mientras que las primeras (21,9 millones de números) han crecido un 18%, las segundas (20,7 millones) sólo lo han hecho en un 3,2%. Para el presidente de la CMT, Reinaldo Rodríguez, este fenómeno “es fruto de las políticas de fidelización puestas en marcha por las operadoras y por el incremento en la calidad de sus servicios”.
La portabilidad sigue siendo una de las prácticas más utilizadas en España, con lo que se convierte en uno de los países más activos en cuanto a movimiento de clientes entre los distintos operadores. Durante el pasado año, 3,3 millones de clientes cambiaron de operador móvil.

Retroceso del mercado fijo
En lo que respecta a las compañías, Telefónica es la que cuenta con una mayor cuota de mercado, con más de de la mitad del tráfico y del número total de clientes, y el 47% de los ingresos. Sin embargo, según el informe de la CMT, su peso en el mercado descendió en favor, principalmente, de Vodafone. Amena mantuvo su posición con respecto a años precedentes, con bajas cuotas de mercado en ingresos y tráfico y algo más elevadas en clientes.
Frente a esta muy buena evolución de la telefonía móvil aparece el mercado asociado a la voz fija, que está sufriendo un significativo retroceso. Los ingresos de servicios finales por redes fijas, excluyendo las actividades de banda ancha y comunicaciones de empresa, fue de 8.603 millones de euros, un 3,4% menos que en 2004. En este descenso influyó la reducción del tráfico metropolitano (un 3,4%) y el provincial, aunque se vio compensado, en parte, por el incremento del tráfico internacional y las llamadas de fijo a móvil.
La distinta evolución de las las redes fijas y móviles que muestra el informe de la CMT tiene su origen, según su presidente, en 2002, “momento en que se cruzaron los resultados, como volverá a hacerlo un año o dos más”.
La inversión fue otro de los indicadores del mercado de telecomunicaciones durante 2005 destacados por Reinaldo Rodríguez, ya que creció un 19,9%, totalizando los 5.581 millones de euros. Estos resultados se han visto influenciados por el despliegue de las redes UMTS y el desarrollo de los servicios de banda ancha. En este apartado, los operadores de redes fijas siguen copando la mayor parte de las inversiones (53,2%), seguidas de los móviles (37%) y los servicios audiovisuales (9%).
También el empleo en el sector de las telecomunicaciones registró un balance positivo en 2005. El número de ocupados ascendió a 92.468 personas, un 51% más que el año anterior. El crecimiento neto de 5.000 nuevos empleos se debió fundamentalmente a la demanda procedente de los operadores alternativos de comunicaciones fijas. Esta cifra compensó la tendencia decreciente que viene registrando desde hace años el Grupo Telefónica, que con 33.156 trabajadores acapara el 35,9% del empleo en el sector.

Por detrás de Europa
El punto más negativo de las conclusiones del informe e la CMT, según su presidente, lo protagoniza la banda ancha. Aunque los ingresos generados por el sector crecieron un 9,9%, (40.878 millones de euros) con una tendencia al alza en distintos aspectos, el mercado de la banda ancha no logró situarse en los niveles de crecimiento del resto de países europeos. En concreto, de la facturación obtenida por servicios en Internet –que ascendió en 2005 a 2.266 millones de euros– la banda ancha acaparó el 81%, con cinco millones de líneas, 1,6 millones más que en 2004. Sin embargo, pese a estos crecimientos, España se situó en el cuarto puesto en el ranking de los países de la Unión Europea con menor índice de penetración. “Mientras que la media europea se cifra en 14,4 líneas por cada cien habitantes (10,7 en 2004), en España es de 11,6 líneas (8,6 en 2004). Estamos perdiendo posición respecto al resto de los países porque son más competitivos. El problema es la oferta, ya que no falta las demanda”.
Esta escasa competitividad y los elevados precios son las principales causas argüidas por el presidente de la CMT para explicar que España no haya logrado ponerse al mismo nivel que el resto de los mercados europeos. De hecho, la banda ancha en nuestro país es un 25% más cara que la media europea. Mientras que en España el servicio de conexión de ADSL a 1 Mbps, la modalidad más contratada, tiene un coste de entre 30 y 36 euros, en Europa ronda los 15 euros.

Fomento de la competencia
Para cambiar la situación, el informe de la CMT pone las expectativas de futuro en el aumento de la competitividad y el fomento de la regulación del mercado mayorista. Rodríguez precisó que, “si bien no podemos regular los precios minoristas, ya que son libres, nuestro objetivo durante los próximos meses será hacer más competitivo este mercado”. De momento, la CMT ha encargado un estudio sobre la banda ancha en España con la intención de establecer, durante la segunda mitad de 2006, un precio mayorista basado en costes.
El estudio también recoge los tipos de conexión de banda ancha predominantes en nuestro país, con un claro predominio de ADSL. Las conexiones de clabemódem, ofrecidas por los operadores de cable, aunque mantinen una pequeña proporción de conexiones ADSL, abarcan el 23% de las líneas finales. Prácticamente el resto del mercado lo acapara ADSL, bajo el protagonismo de Telefónica, con una cuota del 54% del negocio de la banda ancha, seguido por los operadores alternativos, con un 22%. El resto de las tecno

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información