| Artículos | 01 JUN 2002

Enum: todo en uno

Telephone Number Mapping
Adolfo Vázquez .
Cuando, en octubre de 2000, IETF finalizaba la especificación estándar Enum se estaba dando un paso fundamental hacia la integración de las viejas redes telefónicas e Internet y las nuevas redes IP. Todavía en su fase inicial, Enum (Telephone Number Mapping) aporta un punto único de contacto para alcanzar múltiples dispositivos de comunicaciones asociados a un usuario. Nada más cómodo que poder acceder a las direcciones de correo electrónico, URL, teléfonos IP y a los números de fax de un usuario con sólo marcar su número telefónico, y, al revés, recibir un email, un documento fax o una visita a nuestra dirección URL, además de llamadas de voz, de alguien que sólo conoce nuestro número telefónico. Todo ello y aún más es posible gracias a Enum. Su principal campo de aplicación –al menos en sus comienzos– será la Voz sobre IP corporativa.

En los últimos años, las compañías han apostado firmemente por Internet como nuevo medio de comunicación con el mundo exterior. Las tecnologías asociadas a la Red no dejan de avanzar, y cada día son más y más los productos de uno u otro género que aparecen en el mercado augurando nuevas formas de interactuación. Pero en el fondo las cosas siguen igual que al principio: la base de las comunicaciones a través de Internet sigue siendo el correo electrónico, un sencillo mensaje de texto que es sin duda el medio más rápido y, gracias a la criptografía aplicada, seguro que hoy en día se puede manejar. Ya es hora de dar un salto más allá, de dejar a un lado los antiguos mensajes de texto y empezar con algo nuevo.
La videoconferencia y la voz sobre IP no han cuajado entre los usuarios finales, debido sobre todo a los precios que se manejan para obtener una calidad óptima. Aunque en Estados Unidos ya hace algún tiempo que la banda ancha ha entrado en los hogares, en Europa este último año ha sido el de mayor apogeo de este tipo de conexiones, debido sobre todo a la llegada de ADSL, una tecnología barata tanto en su implementación como en su mantenimiento, nada que ver con aquellas conexiones RDSI que se alejaban de la inversión máxima que un hogar puede realizar en lo que a comunicaciones se refiere.
La situación es clara. Las empresas y los usuarios se encuentran ante un dilema: ¿merece en realidad contratar tanto caudal de ancho de banda si en realidad éste no se requiere durante la mayor parte del alquiler del servicio? Las primeras respuestas a esta cuestión han llegado de los propios ISP, que actúan dimensionando el ancho de banda bajo la presunción de que los usuarios no van a utilizar todo ese caudal durante el tiempo contratado. Es entonces cuando toda la inversión realizada por empresas y particulares debe ser rentabilizada, ya no sólo mediante la descarga de ficheros considerablemente grandes, sino mediante otros servicios que permitan aprovechar todo el dinero invertido, que por cierto no es poco.

Principios convergentes
Uno de los primeros avances en esta área de nuevas aplicaciones reales ha sido la llegada de Enum, un sistema que apuesta por la convergencia de las redes de telefonía clásicas y las nuevas redes IP que tantos trabajos han acumulado durante la última década. El protocolo permite que un usuario final, con sólo teclear un número telefónico en un navegador Web, acceda a una URL en la que se listan todos los recursos Internet disponibles asociados a ese número, tales como direcciones de telefonía IP, direcciones de correo electrónico y direcciones Web.
Los problemas, como es previsible, son muchos, en especial aquellos relacionados con el control ejercido por gobiernos o instituciones sobre las redes de telefonía tradicionales. En cualquier caso, Enum se perfila como una aplicación de excepción no ya para Internet, sino para su hermana mayor, Internet2, la cual ya tiene en cuenta el caudal de tráfico como uno de los puntos clave de la Red.
Las aplicaciones prácticas de Enum a primera vista son claras: una empresa con grandes gastos en telefonía y en Internet verá como su factura se reduce de manera considerable, pudiendo mejorar significativamente su comunicación con el exterior gracias a la convergencia de los teléfonos y los sistemas informáticos, hoy por hoy dos redes distintas dentro de la empresa. Para el usuario, sin embargo, Enum va más allá: la llegada de un entorno 100% seguro, con gobiernos de por medio, que hará más fácil si cabe mejorar la confianza entre los posibles clientes del comercio electrónico. En todo caso, Enum promueve un paso adelante en lo que a comunicaciones se refiere, aunque como se verá más adelante, algunos ya auguran, de entrada, obstáculos insalvables.
Donde parece que primero aparecerá Enum es en el mercado corporativo. Las empresas que corren sus propios sistemas de voz podrán mapear los números telefónicos de sus empleados a un servicio Enum privado que ofrezca las correspondientes direcciones de telefonía IP y de correo electrónico, números de fax y números de telefonía móvil. Así, podrán utilizar el sistema para dirigir llamadas telefónicas internas a sus redes troncales IP, reduciendo de este modo el coste de las llamadas de larga distancia entre delegaciones y sucursales. Pero, según los analistas, para la mayoría de las corporaciones los ahorros reales vendrán de las llamadas telefónicas externas entre compañías por Internet. Con todo, estos ahorros no se materializarán hasta que Enum esté disponible en Internet y en una masa crítica de usuarios corporativos.

Único punto de contacto
Enum recoge una serie de protocolos y recomendaciones que conducirán al “número único de contacto”. El grupo del IETF (Internet Engineering Task Force) encargado de su desarrollo pretende asignar a cada persona u organización un número que sirva para identificar tanto su teléfono, como viene siendo costumbre, como su número de fax, su dirección de email, su móvil, su busca y cuantos otros elementos de comunicación puedan ser creados en los próximos años. La idea detrás de un número Enum es que dicho número tenga una traducción a un dominio en un sistema similar a DNS (Domain Name System), o incluso el propio DNS que ahora mismo sirve de columna vertebral de Internet.
Además de la traducción, dicho DNS también incluirá una serie de atributos para cada número que indicarán las preferencias de su titular, de modo que éste pueda añadir cuantos dispositivos quiera a ese número, desde el propio teléfono hasta el fax. Es de esperar que, para hacer efectiva tales posibilidades, dentro de unos años todos estos dispositivos estarán ya pensados para soportar todas las ventajas de este nuevo tipo de sistema de telecomunicaciones.
En cualquier caso, y para evitar problemas de compatibilidad, se ha mantenido la marcación mediante números, la única soportada hoy por la mayoría de los teléfonos. Por ello, estos teléfonos convencionales seguirán funcionando una vez implantado ENUM, pero, obviamente, no podrán sacar partido de todas las ventajas que ofrece el estándar.
Como se ha dicho, Enum permitirá la traducción de un número de teléfono convencional en una URL. El proceso de transformación de uno a otro formato se llevará a cabo en los propios dispositivos, p

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información