| Artículos | 01 SEP 2004

El ritmo de crecimiento del sector bajó de nuevo en 2003

Informe anual de la CMT
Durante 2003, el sector de las telecomunicaciones experimentó un crecimiento del 8,8%, porcentaje que indica un nuevo año de desaceleración, tal como refleja el informe de la CMT sobre la evolución del mercado a lo largo del pasado ejercicio. El estudio destaca, asimismo, el predominio, por primera vez en la historia, de las comunicaciones móviles sobre las fijas.

Según el informe de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) sobre la evolución del sector en 2003, publicado el pasado mes de julio, los datos relativos a ingresos globales arrojan un crecimiento del 8,8%; es decir, se confirma una vez más la desaceleración del crecimiento del sector, que en 2002 fue de un 11,9%. Los ingresos por operaciones de telecomunicaciones fueron de 34.363 millones de euros, frente a los 31.584 y 28.217 millones registrados respectivamente en 2002 y 2001. Aunque las inversiones se situaron en los niveles de 1998, la caída fue menos acusada que en el año anterior, lo que abre una puerta a la esperanza. Concretamente, la inversión se situó en 4.542 millones de euros, frente a los 5.556 millones de 2002 y los 8.191 millones de 2001.
Realizando una valoración global de la evolución del mercado durante 2003, el informe hace una lectura positiva subrayando un cambio estratégico de las empresas, que tienden a dejar de centrar su atención en el ahorro de costes para dedicar esfuerzos a la consolidación de nuevos modelos de negocio, más orientados al aumento de ingresos, a la innovación, y a la fidelización de clientes. “Durante el último trienio, los operadores se han concentrado en restablecer equilibrios y recuperar la solidez y la solvencia mermadas, más que en desarrollar estrategias orientadas a nuevos productos y servicios, reorientando sus modelos de negocio y apostando por la innovación. Pero es a esto, justamente a lo que parecían mayoritariamente dedicados en los compases finales de 2003”, destaca la CMT en la presentación del informe.

Aumenta la innovación
Los nuevos proyectos que comienzan a surgir incluyen conexiones PLC, servicios audiovisuales a través de ADSL, voz sobre IP y UMTS. La CMT menciona explícitamente las iniciativas de comercialización de accesos a voz, datos y servicios audiovisuales utilizando la línea de suministro eléctrico tradicional (PLC) de Endesa en Zaragoza y Barcelona, y de Iberdrola en Madrid, así como el lanzamiento por parte de Telefónica del servicio de difusión audiovisual Imagenio sobre su oferta ADSL, y los nuevos servicios de mensajería multimedia MMS para móviles.
Además de apostar fuerte por el éxito de la banda ancha, de los móviles y de la voz sobre IP, hasta el punto de asegurar que en un futuro más o menos lejano, todas las comunicaciones de voz serán en forma de datos, la Comisión considera que “se puede afirmar que las principales empresas de telecomunicaciones completaron lo más duro del ajuste a lo largo de 2003”, un proceso de reestructuración necesario para afrontar la crisis económica y los profundos cambios del mercado. Tras el proceso de consolidación, en el que no han faltado fusiones y concentraciones, el sector se encuentra mejor preparado para aprovechar la recuperación. En el ámbito de la telefonía fija y afines, por ejemplo, y a pesar de que los ingresos hayan sufrido un importante retroceso, las compañías que operan en este mercado han conseguido mejorar su resultado de explotación en una media del 36%.

Las comunicaciones móviles arrasan
Una vez más se confirma que la telefonía fija pierde fuelle a un ritmo vertiginoso. Además del alto grado de maduración alcanzado por la telefonía fija, los datos reflejan el imparable fenómeno de sustitución por los servicios móviles, ya detectado en anteriores análisis. De hecho, durante 2003, por primera vez en la historia, la voz móvil, con 8.811 millones de euros de ingresos por servicios finales –un 18% más que en 2002– ha superado en ingresos al negocio generado sobre redes fijas. Si ya en 2002 la facturación de los operadores de comunicaciones fijas aumentó tan sólo un 1,7%, y, atendiendo exclusivamente a los ingresos finales de telefonía, experimentó un descenso del 2%, el año pasado el retroceso de los ingresos por este concepto ha sido aún mayor, de un 3%, arrojando un total de 8.254 millones de euros.
Este aumento del mercado móvil es resultado tanto de un crecimiento en el número de usuarios como de un mayor consumo medio por cliente. España se ha convertido en el segundo país europeo en cuanto a número de altas netas, con una penetración del 87,2%, 7,2 puntos por encima del porcentaje registrado en diciembre de 2002. A finales del año pasado existían en nuestro país más de 37 millones de líneas de telefonía móvil, que, además de 36.266 millones de minutos de comunicación (casi un 24% más que en 2002), canalizaron 11.730 millones de mensajes cortos; un dato, éste último que pone de manifiesto el afianzamiento de otra de las tendencias ya indicadas en el anterior informe de la CMT: la creciente demanda de servicios de mensajes cortos (SMS), cuyo número aumentó un 17%, representando el 13% del total del mercado de comunicaciones móviles.
Atendiendo a la distribución de los ingresos del sector en su conjunto, el informe señala un cambio significativo debido precisamente al fuerte crecimiento del mercado móvil. Así, mientras que en 2002 la telefonía fija representaba un 35,9% del total por servicios finales, ocupando la primera posición, durante el período analizado por el nuevo informe esta participación se vio reducida a un 30%, pasando la telefonía móvil a convertirse en el segmento de mayor peso, con un 32,7 %, frente al 31,4% de ingresos que aportó el año anterior.

Auge de la banda ancha
Aparte del arrasador desarrollo del negocio móvil, como indica la propia CMT en su informe, el año 2003 ha supuesto la consolidación de otro fenómeno crítico para el futuro del sector, ya apuntado también en años anteriores: la creciente preferencia de los usuarios por la banda ancha para acceder a Internet. De los cerca de cinco millones de clientes existentes en la actualidad, la mayoría de nuevas altas se produjeron en la modalidad de acceso dedicado o de banda ancha, apartado que incluye alternativas como ADSL, cable y LMDS, entre otras. Más concretamente, el número de clientes de banda estrecha (por la red telefónica básica) se situó en 2.258.930 usuarios, mientras que el de banda ancha alcanzó los 2.121.930.
Aunque el número de clientes de alta velocidad es aún menor que el de los que se conectan por la red telefónica básica, las nuevas altas de banda estrecha han ascendido tan sólo a 108.614s, frente a 874.434 nuevos de alta velocidad. Para una mejor valoración del ímpetu de la tendencia de migración a la banda ancha, conviene tener en cuenta otros datos, como el hecho de que, mientras que en 2002 existían 2.450.316 clientes de banda estrecha, frente a casi la mitad (1.247.496) de abonados de alta velocidad, el año pasado la proporción prácticamente se equilibró. Los ingresos de la banda ancha alcanzaron 848 millones de euros, duplicando casi la cifra correspondiente a 2002. De las diversas alternativas de conexión de alta velocidad, ADSL representa la tecnología más extendida, suponiendo en torn

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información