| Artículos | 01 MAR 2005

El lento despegue de la 3G

3GSM World Congress 2005
Ahora que la falta de terminales ya no es una excusa para justificar el retraso de la oferta de servicios móviles de tercer generación, la reciente edición de 3GSM World Congress ha puesto de manifiesto un entorno confuso en materia de negocio, una industria persistente en sacarlo a flote y una lista de nuevas tecnologías dispuestas a salir de la lista de espera.

Con dos años de retraso, tras idas y vueltas, cambios de plazos, pronósticos agoreros y expectativas reducidas a la mínima expresión, los servicios móviles de tercera generación son, desde hace unos meses, una realidad en el Viejo Continente. El gran escaparate tecnológico de Cannes mostró nuevamente los últimos avances y desarrollos de un negocio con muchos participantes, más fortalecido que otros años, pero aún pendiente de obtener la aprobación de un mercado sobre el que no existen demasiadas certezas. Lo que resulta ya evidente es que esta tecnología está aún lejos de significar para los operadores europeos una fuente de ingresos que justifique los casi 100.000 millones de euros invertidos en la compra de las licencias de explotación. En el panorama actual, la mayoría de las redes de tercera generación funciona a menos de una sexta parte de su capacidad teórica. Las operadoras ahora parecen estar de acuerdo en pasar de hablar de 3G como una evolución natural de los servicios, en lugar de –más de una lo hizo en el pasado- como una revolución capaz de engrosar rápidamente las arcas de todo el sector.
A un clima de expectativas reducidas y calibradas se suma también otra dificultad, que, en opinión de algunos analistas, puede tener efectos disuasorio en el usuario: la falta de madurez de la propia tecnología, a la que le queda todavía un camino importante por recorrer. Entre los problemas más destacables se encuentra el que las redes de tercera generación aún no funcionan adecuadamente dentro de los edificios, debido a las interferencias que producen las paredes; y en espacios abiertos, por otra parte, la respuesta tampoco ha resultado la esperada por los usuarios. Y a esta lista de decepciones falta aún agregar otra de peso: el valor (o no) que puedan encontrar los usuarios, que no parecen hasta el momento exhibir demasiadas muestras de interés al respecto. Ahora le toca, por tanto, al marketing abrir terreno y tocar la fibra sensible del consumidor apático.
En medio de estos aires de desconfianza, en cambio, la voz de los fabricantes de infraestructuras, suministradores, operadores y desarrolladores de aplicaciones, así como otros tantos actores, se alza optimista para reclamar y buscar un sitio propio en el aún poco explotado territorio 3G.

3,5G en pista
Uno de los conceptos en los que más se ha ahondado a lo largo de los cuatro días que ha durado el encuentro ha sido HSDPA (High Speed Downlink Packet Access), el nuevo estándar considerado como el paso previo a la próxima generación de telefonía móvil de banda ancha, o Super 3G. Firmas como Ericsson han hecho especial hincapié en su importancia, ya que preparan para mediados de este año la disponibilidad de PC Cards de hasta 3,6 Mbps basadas en este estándar. Hakan Ericsson, CTO de la compañía sueca, aseguró que, a mediados de 2006, “las redes alcanzarán velocidades de 14 Mbps y aparecerán las primeras PC Cards de 7,3 Mbps, así como terminales móviles que integren HSPDA. Los portátiles incorporarán este estándar, que permitirá evolucionar a servicios como MBMS (Mobile Broadcast Multicast Service) para realizar descargas en multicast, para 2007”. Ericsson es, pues, optimista respecto de la 3,5G, que, según sus estimaciones, tendrá un mercado de masas en un par de años.
Dando muestras de su probada experiencia en materia de soporte tecnológico para múltiples entornos móviles, Qualcomm desplegó en la feria un amplio catálogo de soluciones 3G, incluidos chistes HSDPA y WCDMA (que ofrece interoperatividad con UMTS), un centenar de aplicaciones para su plataforma Brew y servicios de localización basados en el sistema MediaFLO. Pertti Johansson, presidente de Qualcomm Europe, señaló que el trabajo de su compañía, cada vez más cercana a los operadores europeos, está dando frutos en el despliegue de servicios comerciales WCDMA, una situación que ha hecho que las operadoras presten mayor atención a la tecnología HSDPA, capaz de elevar las tasas de transmisión a niveles superiores. En esta línea de desarrollo, Qualcomm consiguió superar con éxito ante los asistentes interesados diferentes pruebas de interoperatividad de sus chipstes HSDPA con la infraestructura de red de Alcatel.
También WiMAX tuvo su hueco en Cannes. Siemens dio a conocer el primer sistema de este tipo basado en la especificación IEEE 802.16 de 2004. El producto, denominado SkyMAX, podrá ser actualizado al futuro estándar 802.16e, permitiendo a los usuarios mantener conexiones WiMAX mientras se desplazan entre distintas zonas. Asimismo, el fabricante alemán desveló su primera PC Card HSDPA (High Speed Downlink Packet Access), con velocidades de descarga de hasta 14 Mbps. La compañía también prepara el lanzamiento de tarjetas para tecnologías inalámbricas como WiMAX y Flash OFDM (Orthogonal Frequency Division Multiplexing).

El negocio está en el ocio
Clara es la apuesta de los fabricantes por proporcionar plataformas que permitan soportar nuevas aplicaciones, especialmente aquellas relacionadas con el ocio, como es la música. Aunque ahora la voz es la que genera más ingresos, el negocio futuro parece estar en el ocio. Uno de los principales anuncios del evento ha sido el acuerdo alcanzado entre Nokia y Microsoft para integrar el software de reproducción de música de éste en los móviles de la firma finlandesa. Así, según se ha dado a conocer, Nokia y Microsoft pretenden facilitar a los consumidores la compra de música digital online y su reproducción en teléfonos móviles. Para ello, Nokia integrará el software de reproducción de música de Microsoft en sus móviles; Microsoft, a cambio introducirá estándares abiertos para la compresión de música digital y protección de la piratería en sus Media Player para los ordenadores personales. “Esta alianza facilita al consumidor la descarga de la música que quiere escuchar sin tener que preocuparse sobre el formato de archivo”, señaló el responsable de la unidad multimedia de Nokia, Anssi Vanjoki. Fuentes de la finlandesa, que vendió diez millones de móviles en 2004 con reproductor de música integrado, adelantaron también que en 2005 el fabricante lanzará un teléfono con soporte para Windows Audio.
Al margen de su nueva relación con Nokia, la compañía de Bill Gates anunciaba sus planes para desarrollar dispositivos basados en Windows Mobile junto al fabricante de móviles Flextronics, que integrará la solución Connected Services Framework para que las operadoras aceleren la creación y distribución de servicios de comunicación. Por su parte, Motorola también daba a conocer su intención de lanzar este verano Rocker, su primer teléfono móvil que permitirá acceder a la plataforma iTunes de Apple para la descarga y reproducción de música desde esta tienda online.

Los móviles de Siemens, en venta
Pero no todos los discursos han sido claros y concretos. Una cierta in

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información