| Artículos | 01 JUL 2001

El futuro de Internet Móvil

Jacqueline O´Hal.
Es mucho lo que durante estos últimos meses se ha escrito sobre Internet Móvil. No cabe duda de que la convergencia entre dos mercados del peso específico de los de Internet y telefonía móvil es lo suficientemente atractiva para que sean muchos los que analicen este fenómeno. Siglas como WAP, EDGE, GPRS y UMTS se han convertido en moneda cada vez más fácilmente acuñable.
Por ello sería preciso partir de las siguientes consideraciones. En primer lugar, las comunicaciones móviles conforman uno de los mercados con mayores índices de crecimiento; en segundo término, el número de terminales móviles es superior al de ordenadores personales; y, por último, en países tecnológicamente menos desarrollados la red móvil suple las carencias de la red fija.
Si de lo que se trata es de examinar las perspectivas de futuro de Internet Móvil, conviene afirmar que va mucho mas allá de la simple conversión desde Web. Por ello y como consecuencia del desmedido crecimiento de este mercado, las posibilidades de desarrollo en este sector únicamente podrán ser aprovechadas por aquellos operadores que estén sólidamente posicionados y que sean capaces de desarrollar servicios específicamente concebidos para el entorno móvil, con sus posibilidades y limitaciones, y no meras adaptaciones de la Web.
En el ámbito de Internet Móvil cobra especial fuerza el proceso de convergencia entre tres sectores fundamentales:
- Las telecomunicaciones, considerando la decisiva transformación y revolución que suponen para el statu quo tradicional.
- La informática, potenciada por la existencia de equipos de muy variada índole.
- El multimedia, a partir de la potenciación de realidades como las publicaciones electrónicas y de entretenimiento.
Es preciso poner de relieve que la interconexión entre estos tres sectores está afectando y, sobre todo, va a afectar, tanto a los usuarios profesionales como a los consumidores domésticos de este tipo de servicios, cada uno con unas necesidades específicas pero también con un núcleo central de requerimientos comunes.

Protagonista: el usuario
Al hilo de la anterior reflexión, no resulta osado afirmar que el futuro de Internet Móvil pasa porque el usuario se convierta en auténtico protagonista. Es decir, si la “killer app” es definida por el mercado y no existe ninguna a priori en Internet móvil, habrá de ser cada usuario quien defina la suya propia en función de sus necesidades concretas. Y a estas necesidades habrán de atenerse aquellos operadores que pretendan situarse en primera línea de mercado.
Para conseguir tal objetivo, las aplicaciones que se implementen deben cumplir, como mínimo, los siguientes requisitos:
- Tener un elevado grado de flexibilidad.
- Ser fáciles de usar.
- Estar integradas.
- Estar concebidas para un entorno móvil.
- Ser transparentes, tanto en lo que se refiere a tecnologías como a dispositivos.
- Ser abiertas.

Al mismo tiempo, un buen diseño para el entorno móvil debe tener en cuenta una serie de importantes condicionamientos tecnológicos que limitan su desarrollo y resultan imprescindibles para alcanzar el éxito. Entre estos condicionamientos destacan los referidos a pantalla pequeña, teclado pequeño, memoria limitada, costes de las comunicaciones, distintas formas de navegación y distintos dispositivos. Y todo ello adecuándose, desde el punto de vista del contexto, a factores como el poco tiempo, movimiento, mercado masivo, privado y nuevo uso para dispositivos conocidos.

Dos pilares estratégicos
odo lo hasta ahora comentado puede sintetizarse en dos ejes directrices: multiplataforma y multidispositivo, que serán dos de los pilares estratégicos en los que habrá de sustentarse Internet Móvil para poder posicionarlo como tecnología de éxito a corto, medio e, incluso, a largo plazo.
Por consiguiente, el futuro de Internet Móvil se basará en la existencia de plataformas que no sólo optimicen las posibilidades de tecnologías actuales (GSM, GPRS, UMTS), sino también de aquéllas que estén por venir, al tiempo que cuenten con capacidad para soportar todo tipo de formatos, tanto conocidos (HTML, XHTML, WML, HDML, SMS, microHMTL, web-clipping, i-mode, CHTML, MML) como los que en el futuro se implementen.
Y no sólo eso. Será preciso que se materialice en España la posibilidad existente de acceso a los contenidos desde cualquier dispositivo móvil, con independencia de que éste sea un teléfono móvil, un PDA u otros ingenios venideros que quizá hoy no podemos ni siquiera imaginar. Si todo esto se cumple podríamos llegar a hacer realidad la frase acuñada por Zaheed Haque: “Un teléfono celular es solamente una tarjeta de crédito con una antena”.

Jacqueline O’Hal, Consejera Delegada de room33 en España

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información