| Artículos | 01 FEB 2003

El espaldarazo de Windows Messenger

En 2001, la incorporación en Windows XP del cliente de Windows Messenger, con soporte de Session Initiation Protocol (SIP) para establecer comunicaciones interactivas, supuso un fuerte espaldarazo al estándar.

Desde la sala de juntas de la delegación de Alicante, el director de ventas de una compañía precisa entrar en contacto con el subdirector de su departamento, situado en la central de Valencia, para actualizar con los últimos datos el informe trimestral, pero no sabe si en ese momento se encuentra en su despacho, en el coche o en una reunión. No hay problema. Abre en su portátil la aplicación Windows Messenger, pincha el nombre del subdirector de Ventas en su lista de contactos e inmediatamente descubre su “presencia”. Se encuentra en la oficina y puede ser contactado por teléfono o por mensajería instantánea. Como decide llamarle, hace clic sobre la opción de “llamada telefónica” del menú que aparece en la pantalla y comienza una conversación mediante la función de voz de PC a PC integrada en Messenger. En plena conversación, el subdirector sugiere incorporar a la conversación al delegado de Castellón, y mediante el mismo proceso que el descrito anteriormente ve que está disponible por voz y videoconferencia. Con unos cuantos clics, rápidamente crea una conversación a tres, por teléfono con el subdirector de ventas y por videoconferencia con el delegado en Castellón para compartir las últimas cifras comerciales.
Por supuesto, una comunicación multimedia en tiempo real como ésta, basada fundamentalmente en la presencia, todavía no está a disposición de las empresas, pero no tardará en estarlo. Un factor primordial para que llegue ese momento es la incorporación en Windows XP del cliente de Messenger, cuya última versión soporta Session Initiation Protocol (SIP), estándar del IETF (Internet Engineering Task Force) para establecer comunicaciones interactivas entre usuarios. Es decir, a medida que XP vaya ganando presencia en los puestos de trabajo de las empresas, los usuarios finales dispondrán de un cliente basado en estándares capaz de entenderse con otros dispositivos basados en SIP, ya sean teléfonos, gateways, servidores o PBX.

La otra mitad del problema
Pero disponer de clientes Windows Messenger sólo resuelve la mitad del problema, pues lo único –y no es poco– que garantizan es posibilitar comunicaciones básicas punto a punto de voz o vídeo entre dos personas a través de la red corporativa. Si lo que se desea es disponer de un amplio conjunto de funciones y características, como multiconferencia, cliquear en un nombre de la lista de contactos para establecer una llamada o arrastrar nombres desde una carpeta de Outlook hasta un icono del PC para comenzar una comunicación, es necesaria además la presencia de un servidor de aplicaciones o de una PBX IP basada en SIP.
Quien no tenga mucha prisa por disfrutar de este tipo de prestaciones puede esperar a que Microsoft cumpla su promesa de pasar las características de mensajería instantánea de su servidor de correo electrónico Exchange a un nuevo servidor llamado Exchange Server 2003, que formará parte de la familia de servidores .Net. Será, si no hay retrasos, en el próximo mes de junio.

El apoyo de terceros
Pero, además, existen varios fabricantes de muy diferente perfil que ya están ofreciendo, o muy pronto ofrecerán, soluciones que toman el cliente de Messenger como punto de partida para aportar prestaciones adicionales al producto de Microsoft. Por ejemplo, desde el campo de la voz, eDial, firma especializada en audioconferencia, dispone de un dispositivo que convierte SIP en otros protocolos IP más comunes, así como en protocolos de telefonía convencionales, proporcionando interfaces con los servicios existentes. Con un eDial Communication Server, los usuarios pueden utilizar un directorio online desde Outlook usando la pila SIP de Windows Messenger, hacer clic en un enlace de una página Web de soporte de clientes y crear una audioconferencia multiprotocolo instantánea entre varios interlocutores.
Otro ejemplo es el de la firma de videoconferencia israelí VCON, que ha añadido un proxy SIP a su gatekeeper y servidor de aplicaciones MXM 3.0, que permite realizar conferencias multimedia H.323. Así, cualquiera que disponga de Messenger y esté registrado en un servidor MMX puede establecer llamadas de SIP a SIP a través de la interfaz del directorio del servidor, recibir una llamada de vídeo de otro usuario de Windows Messenger por la red corporativa, enviar una llamada a otro usuario registrado en el servidor y sacar partido de sus servicios PBX de vídeo. Gracias al soporte de SIP en MMX, el administrador de TIC puede asignar máximos y mínimos de ancho de banda a cada cliente, asignar permisos, como el uso de recursos de conferencia o de gateway y establecer llamadas entre dos o más usuarios SIP remotamente.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información