| Artículos | 01 NOV 2002

El e-Learning consolidará su posición en España en 2003

A pesar de ser un mercado todavía pequeño, existe un optimismo general sobre el futuro de e-Learning en nuestro país. Según APel, este año crecerá un 63% en España.

Según el estudio realizado por la Asociación de Proveedores de e-Learning (APeL) entre sus empresas asociadas, que representan un 71% de la facturación de este segmento del sector, la formación online se consolidará definitivamente en España en 2003. De hecho, para el presente año, este mercado registrará una cuota de crecimiento del 63% en nuestro país. Tan esperanzadora conclusión fue el punto de partida de EXPO APel 2002 Salón y Congreso de e-Learning, organizado por la Asociación durante los últimos días de octubre con el objetivo de ahondar en estas y otras cuestiones, así como difundir nuevas tecnologías en el campo de la formación online.
“Como en todo lo que tenga que ver con las nuevas tecnologías, nuestro país se encuentra entre uno a dos años de retraso respecto de Europa, donde Internet tiene un mayor desarrollo”, afirma Juan José Pérez, presidente de APeL. En España, si bien el pasado año el e-Learning empezó a tomar cuerpo, “lo cierto es que no ha habido grandes proyectos. Baste decir que de los 8 millones de internautas que existen en el país sólo un 5%, compuesto por empresas del sector financiero y de las tecnologías de la información, tiene proyectos de e-Learning. En 2002, el conocimiento sobre la formación online se ha generalizado, y en consecuencia han surgido muchas empresas de tamaño mediano y grande que tienen proyectos pilotos de formación para sus empleados a través de Internet.
Según señala Mariano Baratech, consejero delegado del Grupo Doxa, “durante este año ese está percibiendo un salto cualitativo de la oferta. La mejora de aspectos como la rentabilidad y eficacia del e-Learning han traído consigo una madurez de los contenidos”. En este sentido, tanto Juan José Pérez como Mariano Baratech, coinciden en fechar para 2003 el crecimiento explosivo de este mercado.
Otros datos recogidos en el estudio muestran como la facturación en e-Learning en nuestro país ha crecido hasta los 45 millones de euros, a partir de los 27,6 millones obtenidos en 2001. Asimismo el gasto en I+D que realizan las empresas de este segmento se sitúan en un 17% de su facturación.

Por sectores. Por sectores, el estudio señala que el 33% de los clientes que hacen uso de la formación online corresponde a empresas del sector financiero y de las tecnologías de la información y la comunicación. Un 31% son pymes, un 13% particulares y el resto de empresas el 9%. Las instituciones y entidades de educación y formación suponen el 6%, mientras que las Administraciones Públicas representan el 8%. Es precisamente en este sector, afirma Juan José Pérez, “donde se espera una gran repuesta, ya que está realizando un gran esfuerzo dentro de los planes de la formación continua tripartita –lo que era la FORCEN–, con planes específicos para la subvención de la formación a través de Internet”.
A pesar de estos avances, el principal obstáculo con el que se encuentra la Administración, que se podría hacer extensible al resto de la sociedad, es “el desconocimiento de las posibilidades que ofrece esta nueva forma de aprendizaje”.

Información y difusión. APeL es una asociación sin ánimo de lucro creada a principios de 2002 como respuesta de los proveedores de e-Learning a la necesidad de organizarse para informar y difundir las tecnologías formativas. Con un presupuesto para este año de 120.000 euros, actualmente cuenta con la participación de 30 asociados, un número que espera incrementar hasta los 40 socios antes de finalizar el año. La cuota anual es de 1.800 euros para todas las empresas, independientemente de su tamaño. Como requisito para formar parte de APel, “lo único que se pide es que una de las actividades principales o una línea de negocio de la empresa esté dedicada al e-Learning”, afirma Juan José Pérez.
Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios