| Artículos | 01 MAR 2003

El ecosistema TIC se reestructura

Marta Cabanillas.
Durante 2002, IBM, HP y Sun dieron a conocer su visión sobre el futuro de las TIC como algo suministrable siguiendo el modelo de las utilities, y todo parece indicar que 2003 será testigo de cómo sus discursos se plasman en desarrollos e iniciativas concretas. Según IDC, el poder de IBM, unido a la firme apuesta de la compañía por su estrategia e-business On-Demand, puede resultar decisivo para que la informática bajo demanda, en el sentido fuerte de la expresión, llegue a convertirse en realidad. En el proceso, no obstante, será inevitable una alteración sustancial del “ecosistema” TIC.

En octubre de 2002, durante un encuentro con la prensa previo a la reunión con los principales clientes y ejecutivos de IBM, en Nueva York, el CEO de IBM, Sam Palmisano, exponía su visión sobre la industria de TI y su futuro. Del discurso se deducían las directrices que habrían de guiar toda la estrategia e-business bajo demanda (e-business On-Demand) de la compañía, forjada en la idea de convertir las tecnologías de la información y las comunicaciones en algo suministrable en forma de utility, como el agua, el gas o la electricidad. Una visión compartida por Hewlett-Packard y Sun Microsystems con sus respectivas estrategias Adaptive Infrastructure y N1, pero en la que IBM parece estar dispuesta a tomar la delantera.
Según Palmisano, la industria tecnológica se mueve en lo que podrían considerarse eras de aproximadamente veinte años. Ahora estaríamos entrando en una nueva: la era de la integración y del e-business bajo demanda, que permitirá a las organizaciones responder rápidamente a las necesidades del negocio y a las tendencias del mercado. “Estamos viviendo un cambio fundamental, que se producirá a largo plazo pero de forma irreversible”, aseguró en aquel momento.
Con sus palabras, el CEO de IBM daba unidad a las estrategias de su compañía en áreas como tecnologías de informática autónoma, Grid, informática como utility e integración, uniéndolas en una nueva visión, con cuatro características clave: integración de los sistemas existentes; fuerte compromiso con los estándares abiertos de la industria; virtualización de los recursos, convirtiéndolos incluso en un servicio prestado en régimen de outsourcing sobre redes Grid siguiendo el modelo de las utilities; e incorporación de capacidades de informática autónoma en los productos existentes. Mientras que los estándares abiertos y la virtualización se presentan como requisitos clave de cualquier desarrollo dentro de esta iniciativa, informática Grid y tecnologías de autonomic computing constituirán los ingredientes esenciales en la creación de infraestructuras lo suficientemente robustas como para soportar la creciente complejidad de las TI empresariales.
Y no son sólo palabras. Palmisano ha designado a Irving Wladawsky-Berger, vicepresidente de Server Group Technology and Strategy de IBM y responsable de muchos de sus primeros esfuerzos en las áreas de informática Grid y autónoma, al frente de la nueva iniciativa de informática bajo demanda, concentrada en un grupo separado entre cuyas misiones figura hacer encajar todas las piezas tecnológicas en un conjunto coherente. Además, IBM destinará este año 10.000 millones de dólares a tareas de investigación y desarrollo, adquisiciones y acciones de marketing relacionadas con la estrategia e-business On-Demand.

Supercomputing On-Demand
Si bien algunos analistas señalan las importantes ventajas de Hewlett-Packard en cuanto a integración con terceras partes, e incluso en desarrollos con su oferta UDC (Utility Data Center), así como la sólida historia de Sun en los dominios de la virtualización y gestionabilidad de servidor con N1, desde enero de 2003 IBM parece haberse lanzado en cuerpo y alma a su nueva estrategia con la ambición de situarse en cabeza. En un análisis específicamente dedicado a la estrategia e-business On-Demand de IBM, IDC no duda en apostar por lo serio de la iniciativa, asegurando que IBM podría cambiar significativamente el futuro de las industrias TI y de comunicaciones. Dada la rapidez de su actuación, además, sería bastante probable que lograra hacerse con una posición dominante como proveedor de servicios TIC bajo demanda. Pese a que el mercado de las TIC como utilities está aún en su etapa de nacimiento, la consultora señala que IBM es la primera compañía en hacer pública una estrategia clara y global al respecto, con la que persuadir a las empresas para adoptar este modelo. Aunque si desea tener éxito, antes habrá de alterar radicalmente la forma en que tanto ella como sus clientes hacen negocios.
Cuando Palmisano dio su discurso, de hecho, IBM había ya introducido algunos productos software basados en servidor que incorporaban las tecnologías de informática autónoma de la compañía en diversas plataformas, incluidas Tivoli, DB2 y WebSphere. En enero, los anuncios se continuaron. Precisamente, ese mes daba un paso de gigante, haciendo honor a su apodo Big Blue, con el lanzamiento de un servicio de supercomputación bajo demanda, denominado Supercomputing On-Demand. Este servicio, basado en el pago por consumo, fue presentado como un medio de evitar a las empresas los costes asociados a la compra y mantenimiento de grandes servidores mediante el establecimiento de acuerdos a corto plazo con IBM para procesos de trabajo específicos. El anuncio formaba parte de la estrategia global On-Demand de IBM, llevándola al ámbito de la supercomputación y las redes Grid. Con esta oferta, la compañía daba a sus clientes la opción de adquirir clusters de superordenadores basados en Power o Intel, pero también, si así lo prefieren, acceder a estos sistemas bajo demanda.

Se abre la demanda
Para ofrecer Supercomputing On-Demand, el fabricante planea crear complejas Grids de superordenadores basados en procesadores Power e Intel, capaces de soportar las variantes necesidades de los usuarios. El primer centro de supercomputación estará ubicado en Nueva York y será conectado con los demás centros nacionales e internacionales con que cuenta la compañía, y cuyos servicios son suministrados a través de IBM Global Services, a medida que vayan estando habilitados.
Compañías con actividades caracterizadas por períodos de diseño y proyectos cíclicos, como los estudios cinematográficos, empresas de energía, ciencias de la vida y entretenimiento, son sólo algunas de las que podrán aprovechar esta oferta. Aunque la iniciativa nace como una oferta especializada para segmentos muy específicos, a medida que evolucione, IBM espera ampliarla convirtiéndola en un servicio de informática basado en utility, donde las empresas accedan a los diferentes recursos como si activaran el interruptor de la luz.
Al mismo tiempo que anunciaba la comercialización del nuevo servicio, IBM hacía también público el nombre de su primer cliente, PGS Data Processing, una división de Petroleum Geo-Services que utilizará la supercomputación bajo demanda de la compañía en un proyecto avanzado de imagen sísmica en las aguas del Golfo de Méjico. Con sede en Londres, PGS toma muestras de datos sísmicos y desarrolla mapas sofisticados para empresas de energía en busca de nuevas fuentes de petróleo o gas. El servicio bajo demanda, según sus responsables, le evita la exi

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información