| Artículos | 01 DIC 2003

De FDDI a Gigabit Ethernet

Universidad Complutense de Madrid
Fernando Ujaldón.
La Universidad Complutense dispone de una nueva red de campus Gigabit Ethernet que conecta treinta edificios proporcionando servicio a 100.000 estudiantes, 6.000 profesores y 3.000 empleados de la institución.

Consciente de la importancia de contar con una infraestructura acorde a sus crecientes requerimientos de conectividad, la Universidad Complutense de Madrid ha desplegado una nueva red de campus Gigabit Ethernet. El proyecto para implantar la nueva infraestructura se inicia en 1999 con un exhaustivo análisis de la red existente en ese momento y su capacidad para satisfacer las necesidades de conectividad que la Universidad tendría a medio plazo.
En términos generales, el proyecto tenía como objetivo fundamental dotar al centro de una red con mayores funcionalidades de gestión que permitieran a los responsables de sistemas realizar una utilización más eficiente de los recursos optimizando su aprovechamiento. “Debía tratarse de una infraestructura de altas prestaciones que permitiera dar servicio tanto a los departamentos docentes y de investigación como a los de gestión administrativa, aportando un mayor ancho de banda, niveles más elevados de seguridad en la red y la suficiente escalabilidad que garantizara la posibilidad de ampliaciones futuras de los servicios soportados”, afirma Miguel Baena, director de Servicios Informáticos de la Universidad Complutense de Madrid. También era imprescindible que se tratara de una red capaz de soportar, mediante la asignación de políticas de calidad de servicio, nuevos tipos de tráfico, especialmente el asociado a aplicaciones multimedia, de suma importancia para las tareas educativas de la UCM.

La evolución de los recursos
Hasta ese momento, la UCM contaba con una red troncal basada en un doble anillo de FDDI que interconectaba todas las facultades. En dicho esquema de partida, el acceso de los usuarios se realizaba a través de conectividad compartida, o mediante enlaces dedicados Ethernet a 10 Mbps.
La introducción de nuevas aplicaciones con un uso intensivo del ancho de banda y la necesidad de aprovechar al máximo la capacidad mediante técnicas de calidad de servicio (QoS), como la priorización del tráfico, hizo que esta infraestructura comenzara a resultar insuficiente. Fue entonces cuando la Universidad empezó a sondear el mercado, estudiando precios y tecnología, en busca de una solución que le permitiera cubrir sus demandas globales con el presupuesto disponible. Así, se delineó el plan definitivo y se convocó un concurso público para la recepción de las ofertas. Tras evaluar las diversas alternativas, Enterasys Networks resultó elegido para la implantación de la nueva red de altas prestaciones, responsabilizándose de un proyecto que en su totalidad ha supuesto la inversión de unos 2.300 millones de euros.

Flexibilidad y escalabilidad
Entre los factores tenidos en cuenta para elegir la tecnología de Enterasys se encuentran “la flexibilidad de la solución propuesta y la facilidad que ofrece para migrar a otras tecnologías sin perder la inversión realizada; es decir, lo que se conoce como protección de la inversión de cara al pasado. También se valoró especialmente la posibilidad de aprovechar los equipos existentes, otra forma de protección de la inversión, y el compromiso del fabricante, así como la relación coste/prestaciones, y, en general, la escalabilidad y flexibilidad de la solución”, asegura el director de Servicios Informáticos de la Universidad. Concretamente, se trata de una red de campus Gigabit Ethernet, con una troncal y diversos nodos de distribución, que comprende treinta edificios y soporta las dos principales actividades de la institución: la docencia e investigación y desarrollo, y, en menor medida, las tareas administrativas.
A nivel de núcleo, los equipos de CPD y las distintas facultades entre sí se comunican con velocidades de hasta 1Gbps. En lo que respecta a la distribución, los enlaces troncales son en cada facultad también a 1 Gbps, y a nivel de acceso a los usuarios se distribuye Ethernet 10/100 Mbps hasta el puesto de trabajo.

Una red personalizada para cada usuario
En cuanto a electrónica de red, se han utilizado equipos Matrix E6 y E7, X-Pedition routers y las soluciones de gestión de red Netsight Atlas y Policy Manager para la creación de una arquitectura de Red Personalizada de Usuario, modelo desarrollado por Enterasys que define una infraestructura en la que es posible determinar políticas y servicios basados en los perfiles de quienes se conectan a ella. “La Universidad se decantó por Netsigth y Policy Manager por ser unas herramientas que se integran perfectamente con el resto de soluciones del fabricante, así como por su simplicidad de uso y por su capacidad para gestionar también equipos de otros fabricantes”, explica Baena.
Para evitar en lo posible cualquier tipo de incidencias que pudiera vulnerar la seguridad de la información de la Universidad, se decidió instalar un equipo que incorpora funcionalidades de balanceo de carga y funcionamiento activo/activo, como también avanzadas políticas de seguridad, con gestión del ancho de banda y soporte de sistemas de detección de intrusiones (IDS); concretamente, la solución IDS Dragon de Enterasys.
En lo que respecta a los enlaces con el exterior, la UCM, como institución dedicada a la investigación y desarrollo, está afiliada a RedIris, por lo que dispone de una conexión a Internet. Se trata de un enlace ATM de 155 Mbps, con 13 Mbps de bajada y 6 Mbps de subida, aunque en breve, se incorporará un nuevo enlace que aumentará la velocidad hasta 622 Mbps. La entidad dispone, además, de otra conexión a Internet a través de la cual se soporta el acceso VPN de los usuarios desde cualquier lugar, garantizando así la seguridad en las comunicaciones remotas.

Mejoras para los usuarios
Las nuevas funcionalidades conseguidas por los usuarios a través de la infraestructura desplegada por Enterasys son numerosas y están abiertas al desarrollo de nuevos servicios, de acuerdo a los requerimientos concretos de los diferentes centros de estudio. Por un lado, la nueva red proporciona un servicio de conectividad de alta calidad, que incluye posibilidad de trabajo en equipo, acceso a Internet de alta velocidad y acceso a servidores de correo. La infraestructura da soporte a todas las actividades docentes y de investigación que requieren una elevada capacidad de transmisión de datos, como son algunas líneas de investigación que utilizan la máquina de supercomputación de la UCM. Así también, sus características soportan sin problemas aplicaciones multimedia, como son los servicios de videoconferencia entre de los dos campus que tiene la institución en Somosaguas y Moncloa.
Otro punto a destacar en cuanto a los beneficios que proporciona este nuevo entorno es la posibilidad de facilitar la movilidad de los usuarios a través de las diferentes instalaciones, ampliando la disponibilidad de conexión a la red. En este sentido, se comenzará a trabajar próximamente en el despliegue de una red inalámbrica que completará el proyecto dando cobertura a todo el campus. Actualmente se están analizando qué servicios se pueden ofrecer con una red de estas características.

También para los gestores de red
Pero la nueva red, no sólo ha supuesto ventajas para los usuarios. También los administradores de redes y sistemas de la entidad

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información