| Artículos | 01 SEP 2002

David Ariño Gallardo, jefe de producto VoIP HiPath de Siemens

"La convergencia no debe presentarse como un fin en sí mismo"
Marta Cabanillas.
Siemens aboga claramente por un acercamiento evolutivo de la empresa a la telefonía IP. Su oferta incluye tanto soluciones convergentes que confluyen con el mundo de la voz tradicional como plataformas IP puras, cuyo principal valor descansa en una más sencilla integración de aplicaciones. Según David Ariño, jefe de producto para el sistema VoIP HiPath 5000 de Siemens en España, “el viaje hacia la convergencia puede realizarse por diversos caminos y a diferentes velocidades”.

Hasta hace poco la principal ventaja argumentada por los promotores de la convergencia de voz y datos en la empresa era el ahorro de costes, pero recientemente se ha comenzado a llamar la atención sobre los beneficios relacionados con la posibilidad de introducir nuevas y avanzadas aplicaciones. ¿Cuál es la postura de Siemens?
- Consideramos que la convergencia debe desarrollarse en tres áreas: convergencia en terminales (voz, vídeo y datos sobre un único terminal), convergencia en redes (una única red para transportar todo tipo de tráfico) y aplicaciones convergentes capaces de integrarse en los procesos de negocio, de una manera clara y sencilla. Cada una de estas tres áreas podríamos aplicarla en nuestras empresas por separado, pero las verdaderas ventajas las obtendremos de su conjunto.
Muchos fabricantes han entendido de una manera muy limitada la convergencia IP al impulsar, por ejemplo, sólo la sustitución de teléfonos tradicionales por teléfonos IP. Este tipo de cambios no aporta ningún nuevo servicio al usuario; las ventajas que obtendremos serán, por tanto, sólo las derivadas del transporte de voz por la misma infraestructura que los datos.
Otros suministradores han intentado “re-inventar” el teléfono. Nuevos teléfonos que incorporan nuevos servicios, de los que ya disponemos, a pocos centímetros, en el PC. Personalmente, y en este caso, creo que sería más racional integrar el teléfono en el PC y no al contrario.
En Siemens estamos convencidos de que la convergencia no es sólo una tecnología, como tampoco es sólo ahorro en llamadas, ni sólo protocolos; en definitiva, la convergencia no es un fin en sí mismo, sino un medio que permite de una forma sencilla integrar la telefonía en las herramientas de trabajo que utilizamos a diario, como una página Web, correo electrónico o directorios, de forma que esto contribuya a mejorar realmente los negocios de las empresas.

¿Debe entonces entenderse la migración hacia una infraestructura convergente como una decisión directamente vinculada a la estrategia de negocio de la empresa?
- Sí, aunque muchas empresas siguen considerando la convergencia como algo meramente táctico. Desde esta perspectiva, se entiende como una renovación tecnológica más que como una medida estratégica capaz de elevar enormemente la productividad. Pero lo cierto es que, como comentaba, en sentido amplio, tiene un impacto claro en el negocio, dado que mejora la eficacia y la gestión de las comunicaciones, permite introducir prestaciones telefónicas profesionales incluso en la pequeña sucursal o en los puestos de teletrabajadores con un bajo coste, es fácilmente escalable y mejora el aprovechamiento de las infraestructuras.
Y, al margen de los beneficios directos, cuantificables rápidamente, la convergencia IP facilita enormemente la adopción de aplicaciones que acercan más a empleados, socios y clientes. Nuestra experiencia nos dice que las aplicaciones están teniendo un claro efecto catalizador en la toma de decisiones, ya que dotan a las empresas de una clara ventaja competitiva que justifica la inversión. Con HiPath Procenter, la gama de Contact Centers de Siemens, podemos, por ejemplo, desplegar agentes allí donde exista una toma de red, posibilitando la mejora de los procesos de negocio de las compañías y, lo que es más importante, la de las relaciones con los clientes. HiPath Xpressions, nuestra solución de mensajería unificada, es capaz de reducir notablemente los cada vez más abultados tiempos necesarios para la gestión de mensajes personales en diferentes dispositivos, facilitando además su acceso desde cualquier terminal y en cualquier momento.

Volviendo al ahorro de costes, ¿es posible afirmar que la introducción de la convergencia aporta siempre mejoras en el coste total de propiedad (TCO) de la tecnología?
- Si vamos a casos concretos podemos encontrar cómo Ford consiguió obtener unos ahorros de doscientos mil dólares anuales en treinta y seis meses. Por tanto, la respuesta a la pregunta es sí, claramente, pero para conseguir la reducción del coste total de propiedad (TCO) y el retorno de la inversión (ROI) más adecuado es necesario estudiar cada caso. En Siemens creemos que este viaje tiene múltiples caminos y que existen diferentes velocidades para acercarse a la convergencia. Cuál sea el mejor depende en gran medida de la situación del cliente.
Una empresa puede realizar un salto espectacular hacia una plataforma de telefonía pura IP o sólo comenzar por las sucursales, mejorando sus prestaciones y dotándoles de acceso a servicios centralizados. Otra forma de acercamiento a la convergencia IP será la migración o evolución de las plataformas de comunicación. Algunas compañías, en cambio, exploran de primera mano los beneficios realizando pruebas pilotos. Y por último, tenemos empresas que acceden a estas plataformas de comunicaciones atraídas por las aplicaciones, como los Contact Centers o la mensajería unificada.
Según un análisis comparativo realizado por Forrester Research, desarrollado para los diferentes productos de Siemens, la mejor opción supone evolucionar en el tiempo la plataforma instalada, haciendo uso de la convergencia allí donde encontremos beneficios claros. Antes de aconsejar a un cliente una determinada solución, realizamos una labor previa de análisis y consultoría.

¿Cómo da respuesta Siemens a esa diversidad de necesidades según el punto de partida del cliente?
- Partiendo de que cada empresa necesitará una solución a la medida, hemos desarrollado nuestra arquitectura de convergencia HiPath de forma que proporcione diferentes alternativas de evolución.
HiPath 3000 y HiPath 4000 son plataformas de comunicación IP que integran conmutación de circuitos y de paquetes. Con HiPath 3000 ofrecemos al entorno de la pequeña y mediana empresa los beneficios de la convergencia IP, mientras que HiPath 4000 se orienta al segmento de grandes compañías, ofreciendo una arquitectura IP distribuida y altamente escalable con capacidad para el soporte de hasta 100.000 usuarios en la red. La tercera opción, HiPath 5000 Softswitch, constituye una propuesta puramente software de tercera generación, instalable sobre un servidor estándar.
En cuanto a aplicaciones hemos desarrollado HiPath Procenter y HiPath Xpressions, que pueden funcionar sobre cualquiera de las plataformas. Y en terminales ofrecemos una gama alta de teléfonos, optiPoint, y diferentes clientes de telefonía sobre PC, agrupados bajo la denominación optiClient. Para completar la arquitectura, proporcionamos herramientas para la gestión común de todos los elementos y un extenso catálogo de servicios profesionales. En términos generales, HiPath nos proporciona una completa y variada arquitectura distribuida, abierta y basada en estándares.

¿Cuál es el posicionamiento estratégico de la co

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información