| Artículos | 01 MAR 2001

Concert, al borde del colapso

Concert, Global One, Unisource... Eran otros tiempos. Otros tiempos que creíamos casi definitivos para el sector de los servicios de telecomunicaciones, que comenzaba entonces a someterse a ese intenso, complejo y tantas veces surrealista proceso de compras y fusiones para sobrevivir en ese tan cacareado “nuevo entorno competitivo”. Lo cierto es que aquello sólo era el principio. Todavía guardamos en la retina de la memoria aquella impresionante rueda de prensa en la sede central de Telefónica en la que los entonces presidentes de Telefónica, BT y MCI estrechaban sus manos anunciando, urbi et orbi, el nacimiento de un gigante que, poco después, se volvió invisible. La cita de Unamuno en boca de Villalonga mueve hoy a la risa. O a la melancolía.
En febrero nos ha llegado desde las página del Financial Times una confirmación más de la dudosa viabilidad de todas aquellas iniciativas. Parece ser que Concert Communications, la empresa conjunta de AT&T y BT para el negocio internacional –emblemática donde las haya de los nuevos tiempos– está al borde del fracaso. Según ese diario, equipos de ambos socios están manteniendo conversaciones en un intento por sacar a flote la iniciativa.
AT&T continúa manteniendo su compromiso con Concert, pero, según sus responsables, el proyecto correría mejor suerte si desarrollase su negocio europeo de forma independiente. Así, se perfila con una de las alternativas el que el operador estadounidense se hiciera con el control mayoritario de la sociedad, actualmente participada a partes iguales por las dos compañías.
Uno de los principales puntos de fricción entre los socios es el fracaso de Concert en la consecución de sus planes de venta en Europa, del que sería en parte responsable, según el diario, el escaso soporte facilitado por las unidades participadas por BT fuera de Reino Unido.
Otro problema para el entendimiento residiría en el compromiso de AT&T con NTT DoCoMo. Recientemente, el operador japonés anunció que tomaría un 16% de AT&T Wireless, a pesar de que la multinacional estadounidense y BT poseen una participación conjunta del 15% en Japan Telecom, en la que se integra J-Phone Communications, principal competidor de DoCoMo.
Concert fue creada en julio de 1998 como un eslabón fundamental en la cadena de alianzas que los operadores estaban creando para atacar el mercado internacional de grandes empresas. Y quizás sea también el último eslabón en romperse. Con anterioridad a su renacimiento en 1998 había sido el nombre de la alianza internacional de BT con MCI. Tras romperse esta relación se produjo la entrada de AT&T.
Otra alianza de este tipo, Unisource, se constituyó en 1992 con la participación de la holandesa KPN y la sueca Telia. A ella se sumaron más tarde otros socios, como la suiza Swisscom y Telefónica. El cese definitivo de sus actividades se produjo en diciembre de 1999 con la venta del último activo de la alianza, el operador móvil alemán D-Plus, a MobilCom.
El tercero de estos grandes matrimonios, Global One, nació como una empresa conjunta entre Deutsche Telekom, Sprint y France Telecom, pero la alianza como tal se disolvió en octubre de 1999 y el operador francés tomó el mando.
Está claro que el cuento del “fin de la historia” no es más que una memez para desmemoriados miopes.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información