| Artículos | 01 JUN 2005

Cómo sacar el máximo partido a la convergencia IP

Por fin, ha llegado la hora de la convergencia IP. Lo confirman los estudios de mercado de las principales firmas consultoras: en 2004 las ventas de sistemas de empresa con soporte de telefonía IP superaron por primera vez las de sistemas convencionales TDM. Y, según Gartner, sólo dentro de tres años, los sistemas con soporte de VoIP representarán más del 97% de las ventas de telefonía. Pero si ya es posible disfrutar de las ventajas competitivas que aporta la convergencia IP, éstas sólo vendrán si las nuevas redes se implementan, despliegan y gestionan adecuadamente.

Los recelos iniciales que levantaban la Voz sobre IP y las tecnologías convergentes se están disipando y pocos son ya los responsables de TI de las empresas que, al menos, no están evaluando las potenciales ventajas de su adopción en la organización. Crecen las instalaciones de referencia que demuestran que la convergencia funciona y crece la oferta de los fabricantes que, cada vez más, añaden nuevas prestaciones y herramientas de gestión a las soluciones iniciales de hace unos años. La industria de networking y la de equipamiento de voz ven en este mercado una de las principales fuentes de ingresos durante los próximos años y, en consecuencia, están lanzando soluciones para todo tipo de empresas que suman a la mera convergencia de la voz y los datos las piezas necesarias para dar soporte a una nueva generación de servicios y aplicaciones integrados.
Desde otra perspectiva más global que la expuesta por Comunicaciones World en el número 195, correspondiente al pasado mes de diciembre, aquí se abordan las cuestiones fundamentales a tener en cuenta para cumplir con éxito el objetivo. La creciente popularidad de la VoIP y la inminente generalización de las aplicaciones y comunicaciones basadas en la integración de voz, vídeo y datos sobre una misma red IP acabará por consumir enormes cantidades de ancho de banda e impactará el rendimiento y la gestión de las redes corporativas. Aprender cómo dar respuesta a estos retos ayudará no sólo a obtener beneficios inmediatos hoy, sino también a estar preparados para los cambios que llegarán durante los próximos cinco años, a medida que la convergencia vaya transformando el modo en que vivimos, trabajos y nos comunicamos.

De la mano de la VoIP
La VoIP tan sólo representa la puerta de entrada a las comunicaciones de nueva generación, cuya necesidad ya empiezan a sentir las empresas. Siguiendo los avances evolutivos de las TI, los negocios demandan hoy operativas más ágiles, flexibles y ricas en contenidos que hagan posible enviar y recibir voz, vídeo, imágenes, texto y datos simultáneamente, desde cualquier lugar y en cualquier momento, tanto en entornos cableados como inalámbricos. Esto supone no sólo disfrutar de los beneficios que ya aportan al negocio los dispositivos y aplicaciones multimedia de todo tipo, sino también, y desde ese punto de partida, estar preparados para dar cauce a los futuros desarrollos. Y ello requiere, además de una mejora sustancial de las transmisiones, facilitar la creación y adopción de soluciones convergentes.
Los profesionales precisan acceder a las aplicaciones y servicios de su empresa desde donde se encuentren, incluso que dichos servicios y aplicaciones les localicen a ellos automáticamente mediante tecnologías de detección de presencias, así como disponer de acceso a comunicaciones fiables, sencillas e inmediatas con sólo activar un dispositivo. Las empresas, por su parte, están interesadas en dotar a sus empleados de soluciones más eficientes, productivas y efectivas en costes, como la mensajería unificada, la conferencia IP y centros de llamadas virtuales gestionables por agentes remotos. Quieren accesos cableados, Wi-Fi y móviles a múltiples servicios de forma transparentes. Y todo ello con una accesibilidad 24x7 y altos niveles de fiabilidad desde cualquier lugar.
Para satisfacer estas demandas –incipientes todavía hoy por lo general pero crecientes día a día- muchas empresas están desarrollando servicios de banda ancha innovadores, inteligentes, interactivos y con funciones de detección de presencia y localización. Estos servicios están diseñados para mejorar las comunicaciones mediante el acceso a un amplio espectro de tipos de mensajes (voz, texto, vídeo, etc.), listas de contactos, calendarios compartidos y conferencias de vídeo en vivo a través de PC y de dispositivos móviles. Posibilidades como el acceso móvil a servicios Web capacitados para el habla pronto saltarán del laboratorio a los bolsillos de la gente. Y lo mejor de este ciclo de comunicaciones innovadoras es que sólo supone un indicio de cómo la nueva generación de aplicaciones y servicios IP enriquecerán y remodelarán nuestras vidas.

Retos y beneficios inmediatos
Pero el éxito de la convergencia en la empresa exige una implementación, configuración y gestión apropiadas, de modo que el tráfico IP sea entregado con suficientes niveles de calidad y fiabilidad.
Los administradores de redes se enfrentan a un previsible enorme crecimiento del ancho de banda, a medida que crezca el uso de las soluciones convergentes y las aplicaciones multimedia. Teniendo en cuenta que, por lo general, las redes de hoy, con sólo gestionar el flujo de datos ordinarios, están ya cerca de la saturación, o al menos soportan muy altas cargas, la adición de voz y vídeo convergente agravará considerablemente el problema. A esto hay que añadir el reto de gestionar correcta y eficientemente las direcciones IP asociadas al tráfico IP.
A medida que se vayan implementando nuevos servicios convergentes, la proliferación de direcciones IP y la existencia de múltiples directorios de empresa con servicios de nombres de dominio (DNS) y Dynamic Host Communication Protocol (DHCP) hacen casi imposible gestionar tal complejidad manualmente. Por ello, será un requerimiento crítico para el negocio la implementación y automatización de servicios IPAM (IP Address Management). Las soluciones IP convergentes requieren además accesos seguros, así como altos niveles de disponibilidad y rendimiento. En consecuencia, la preparación de la red para satisfacer estas demandas, antes de que aumente considerablemente la presencia de soluciones IP convergentes, aportará beneficios tanto inmediatos como futuros.

Optimización de las redes existentes
Según vayan ganando popularidad, las soluciones convergentes no se limitarán a ser una pieza añadida a la organización sino que formarán parte integral del negocio, jugando un rol fundamental en la entrega de servicios con altos niveles de fiabilidad, calidad y consistencia. Para ello, es crítico que la gestión corporativa y la gestión TI trabajen conjuntamente a fin de determinar cuánto ancho de banda e infraestructura adicional se requerirá para dar soporte tanto a la VoIP como a aplicaciones futuras que estarán íntimamente integradas en los objetivo de negocio, como video streaming y conferencias Web de vídeo. Esto permitirá un cálculo fiable del volumen de capacidad adicional necesario para que la red esté en condiciones de tratar y procesar los volúmenes incrementales de tráfico. En la práctica, sin embargo, no siempre es fácil lograr esa comunicación entre los responsables de TI, los planificadores corporativos, los gestores comerciales y los desarrolladores.
La

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información