| Artículos | 01 MAY 2005

Cómo reconocer la tecnología obsoleta

Jaime Fernández.
Si tiene la sospecha de que una parte de la tecnología que utiliza está anticuada, o es inadecuada a sus circunstancias actuales, quizá esté interesado en identificar sin más demora esos elementos que necesitan ser reemplazados por otros más modernos. Esta sustitución, desde el punto de vista de los fabricantes de hardware, es muy sencilla, porque para ellos todo su parque tecnológico está anticuado. Lo siento, pero usted no puede tener el último servidor de aquella compañía, ni el último conmutador de aquel otro fabricante. Puede comprar su último modelo, por supuesto, pero siempre tendrá tecnología obsoleta. Otro asunto es obviar lo que dicen estos fabricantes y escuchar, en cambio, a las compañías de software. Aquí encontrará una respuesta diferente en las formas, pero muy parecida en su fondo. Si usted hace los deberes, y mantiene actualizados los programas de su empresa ?por aquello de la seguridad, la estabilidad y el rendimiento de las aplicaciones?, nadie le dirá que tiene unas aplicaciones anticuadas, pero sí inadecuadas para sus necesidades actuales. ¿No sabía que los requerimientos de su empresa han cambiado y ahora precisa una nueva versión de sus programas, que son, por cierto, las versiones más potentes y completas de la historia? Además, los fabricantes de software saben que su empresa sigue evolucionando, y ya tienen en el horno sus nuevos productos -que serán los más potentes y completos de la historia- para que usted no se quede obsoleto el mes que viene. Quizá desee dejar a un lado estas opiniones y prestar atención a lo que dicen las firmas de consultoría técnica, pero se encontrará enseguida con una dificultad de tipo económico, porque, entre otras cosas, sus consejos cuestan dinero. Piense, de todas formas, que también los consejos de un médico o de un abogado hay que pagarlos, así que contratar los servicios de un consultor independiente es una opción muy respetable, aunque le salga un pelín caro. Otra posibilidad consiste en contestar a la siguiente pregunta: ¿Qué tecnología debo actualizar para superar a mi competencia? Damos por supuesto que usted tienen una idea aproximada de qué se cuece en las compañías que compiten con la suya. Tenga por seguro que ellos saben cuáles son las principales soluciones técnicas que se utilizan en su empresa. Será difícil marcar las diferencias a base de hardware y software, porque su competencia tiene al alcance de la mano esas mismas soluciones (si no pueden comprarlas, quizá ya no se trate de su competencia). En cambio, su empresa dejará detrás al resto si utiliza la tecnología mejor que los demás. Y esto es una cuestión de capital humano y de organización. La inversión en ?tecnología humana? será la clave para mantener actualizada su plataforma tecnológica, porque las personas tenemos menos tendencia a quedarnos obsoletas que el resto de elementos de la sociedad de la información. El tiempo y el dinero empleado en formar y mejorar al equipo informático evitarán que la infraestructura de su compañía envejezca sin remedio, porque la cesta tecnológica se teje día tras días con mimbres humanos, no con ordenadores o programas. Por tanto, apueste por las personas de su equipo ?¡y por el equipo!? y comprobará lo fácil que resulta mantener al día su entorno informático, incluso en estos tiempos donde la tecnología nos llega con una fecha de caducidad similar a la de los productos lácteos.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información