| Artículos | 01 SEP 1999

CDMA

Una tecnología para tercera generación de móviles
Angeles y Martín Grado Caffaro.
La tecnología CDMA (Code Division Multiple Access) constituye una solución de comunicaciones vía radio que se enmarca en lo que se ha dado en llamar la segunda generación de sistemas radio (conocida como 2G), una generación de carácter celular digital que aparece a principios de los años 90 como continuación de la primera, basada en tecnología analógica. La generación 2G se definió hace más de cinco años; en concreto, su origen se sitúa en 1992, coincidiendo con el despliegue de GSM. De hecho, 2G está conformada por los sistemas GSM y CDMA, éste último con una importante presencia en Estados Unidos, conjuntamente con NADC (North American Digital Cellular) y PDC (Personal Digital Cellular).

Sin embargo, en los momentos en que se gestó la 2G todavía no era patente la creciente popularidad de Internet. En consecuencia, estos sistemas no fueron diseñados con la capacidad suficiente para proporcionar el acceso a Internet de alta velocidad propio de las redes basadas en cable.

Para tratar de remediar esta situación, se está trabajando en el desarrollo de la siguiente generación de medios capaces de proporcionar servicios avanzados de transmisión vía radio. Conocida como 3G o IMT-2000 (el plan lanzado por la Unión Internacional de Telecomunicaciones para la 3G), esta nueva generación añade el concepto de banda ancha la generación anterior. En concreto, se espera que con la 3G se puedan soslayar las deficiencias de los actuales sistemas en términos fundamentalmente de capacidad de red, a fin de poder acoger el número creciente de usuarios, mejorar los niveles de itinerancia o roaming y aumentar la capacidad de transmisión de información, para poder sopotar servicios multimedia e interactividad.

Otro problema que se espera solucionar con esta tercera generación es el de la interoperatividad, ya que las diferentes normas existentes hacen que la itinerancia no pueda considerarse una posibilidad real en todos los sentidos. Es importante señalar que la consecución de un esquema de normas globales y universales resulta crucial en el ámbito de las comunicaciones por radio por su propia idiosincrasia, ya que su valor fundamental reside en la posibilidad de ofrecer una movilidad global; o lo que es lo mismo, ofrecer un esquema de movilidad sin discontinuidades (seamless) por todo el mundo.


grafRec137-001.gif


Hacia un entorno virtual
Se trata en realidad de conseguir como meta final las mismas prestaciones y servicios que aparecen en el entorno del cable con el valor añadido de una movilidad global intrínseca a la propia concepción de la tecnología radio.

De conseguirse, se habrá logrado el verdadero entorno virtual donde el usuario se inscribe en un marco completo de comunicaciones ubicuo, en el que las limitaciones relativas a capacidad de transmisión y a la problemática históricamente asociada a la transmisión por radio como dificultades para conseguir inmunidad al ruido o escasez de espectro, por citar sólo algunas, puedan desaparecer o quedar reducidas a niveles que garanticen una calidad de servicio razonable.

En cualquier caso, este objetivo final de conseguir un entorno virtual ubicuo constituye más bien la cota a medio o largo plazo de la escala de prestaciones e innovaciones en el contexto de la transmisión radio. No en vano, existe una serie de factores tanto de carácter tecnológico como político o de mercado que habrá que analizar y desarrollar con eficacia para poder avanzar de una manera real hacia la obtención de tal objetivo, asociado al individuo de forma indeleble. Por ejemplo, la cuestión de una armonización a nivel mundial en la normativa relativa a 3G no aparece de momento como algo alcanzable a corto plazo. Por otra parte, debido al escaso tiempo que los sistemas 2G llevan en el mercado, la introducción de 3G tampoco se prevé como algo inmediato; de hecho, se ha empezado a hablar de 3G antes de que 2G haya alcanzado un nivel razonable madurez.

Todo esto provoca que, para amortizar las inversiones en base instalada y los desarrollos realizados en 2G se haya de planificar en términos de interfuncionamiento de la familia de sistemas 3G con los sistemas 2G, a pesar de que ambos sistemas presentan diferencias importantes entre sí. De esta forma, 2G se está considerando como una tecnología complementaria a 3G (hacia la que se irá migrando paulatinamente), más que como un verdadero precursor. Por otra parte, este obligado período de coexistencia genera la necesidad de desarrollar técnicas que permitan la integración sin discontinuidades entre ambos sistemas. En este contexto, una de las técnicas que se contemplan se basa en la utilización de SDR (Software Defined Radio), una tecnología que presenta un importante nivel de impacto para el operador que pretende actuar en base a una concepción global. En líneas generales, puede afirmarse que el desarrollo de 3G aparece fuertemente condicionado por las estrategias de evolución de 2G.

Al mismo tiempo, en el contexto de 3G todavía no aparece claro el factor mercado. Al igual que en el ámbito de los servicios multimedia en general, el aspecto relativo a los contenidos constituye un factor clave en lo que se refiere a la evaluación de la viabilidad del sistema, con el valor añadido en este caso de las comunicaciones móviles. Se trata, pues, de analizar cuáles son las aplicaciones y servicios innovadores que se pueden generar en 3G capaces de ofrecer una cierta ventaja competitiva concreta en términos de aporte de movilidad. Es decir, hay que evaluar el potencial de esta expansión del ancho de banda en cuanto a creación de aplicaciones y servicios donde la movilidad pueda constituir en alguna medida un valor añadido tangible, sin perder de vista las implicaciones y condicionantes del esquema regulatorio.

Todas estas cuestiones dificultan considerablemente la estimación del momento en que comenzarán a desplegarse los sistemas 3G, lo que no es óbice para que ya se estén llevando a cabo diversos proyectos experimentales. Ni tampoco para que, yendo aún más allá, en ciertos foros ya se esté empezando a plantear la definición de sistemas de cuarta generación.


Normas en marcha
Dentro de las actuaciones en el contexto de la 3G se pueden observar dos ejes en torno a los cuales se desarrollan las iniciativas relativas a normalización y armonización: IMT-2000 (International Mobile Telecommunications-2000) y UMTS (Universal Mobile Tel

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información