| Artículos | 01 MAR 2003

Bruselas da más poder a los Estados para garantizar la competencia

La banda ancha se convierte en posible área de intervención
Complementando el nuevo marco reglamentario europeo del sector de las telecomunicaciones, base de la que será la nueva Ley General de las Telecomunicaciones en nuestro país, la Comisión Europea ha decidido ampliar el número de “mercados relevantes”. Un concepto éste que pretende determinar en la legislación europea aquellos segmentos donde es lícita la intervención de cada país para así garantizar la competencia, dado que es en ellos donde las autoridades han de aplicar el concepto de “peso significativo” para decidir si un determinado proveedor ostenta algo bastante similar a lo que hasta ahora se conocía como “posición de dominio”.
Quizá el más polémico de los cambios, sobre todo por el daño que puede hacer a los antiguos monopolios, es la consideración del acceso de banda ancha a Internet, incluido el ADSL mayorista, como “mercado relevante”. Esta decisión es fruto de la firme determinación de la Comisión de estimular el despliegue de un servicio considerado esencial para el desarrollo de la Sociedad de la Información, pero cuya implantación hasta el momento en Europa deja mucho que desear.
Según el propio Erkki Liikanen, comisario de la Sociedad de la Información de la Unión Europea, la intención de las reglas ahora anunciadas es asegurar que los ex-monopolios de telecomunicaciones no gocen de privilegios anticompetitivos. “La intervención es indispensable, en particular en el desarrollo de accesos Internet de banda ancha, un mercado todavía controlado mayoritariamente por los operadores dominantes”, ha declarado el comisario europeo.
Tanto es así que la Comisión ha urgido a los Estados miembros a presentar antes de finales de año un plan para la generalización de las conexiones a Internet de alta velocidad. El objetivo es que antes de 2005, el 50% de las conexiones a Internet sean de banda ancha.

Dieciocho mercados relevantes. Hasta el pasado mes de febrero, el marco europeo había identificado cuatro mercados relevantes. En concreto, las telecomunicaciones fijas, móviles, la interconexión y los circuitos alquilados. Esta cifra ha sido ahora incrementada hasta nada menos que 18 ámbitos de aplicación, algunos nuevos, y otros nacidos del desglose de los cuatro originarios.
Así, por ejemplo, además de la nueva catalogación de la banda ancha y del servicio de transporte de señal como tales, las telecomunicaciones fijas han sido parceladas en acceso, llamadas locales y nacionales, y conexiones internacionales, y, a su vez, cada uno de estos tres ámbitos, en otros dos, según se trate de servicios orientados a empresas o particulares. De esta forma, el peso de un determinado agente, se medirá de forma independiente en cada uno de ellos y, en consecuencia, los cambios, pese a las ampollas que la consideración del acceso a Internet de banda ancha ha levantado en los ex monopolios, resultan en cierta medida beneficiosos para las operadoras con una fuerte presencia global en un determinado país.
El nuevo marco, donde se incorporarán también las medidas ahora introducidas por la Comisión Europea, entrará en vigor el próximo 24 de julio. Dentro de cada mercado dominante, las autoridades reguladoras nacionales –en España la CMT– podrán fijar condiciones y tarifas a las empresas que gocen de un peso significativo.


La UE creará una agencia de ciberseguridad
-------------------------------------------------------------
La Comisión Europea trabaja en la formación de Europen Network and Information Security Agency, una entidad que se dedicará al tratamiento de asuntos de ciberseguridad en nuestro continente. Uno de sus objetivos será, según ha informado el comisario para la Sociedad de la Información, Erkki Liikanen, brindar asesoramiento a los países miembros de la Unión en materia de seguridad digital. “El riesgo del cibercrimen aumenta día a día, y ahora lo hace en asuntos sumamente críticos, más allá de la propagación de virus informáticos, involucrando cuestiones de los Estados”, ha declarado Liikanen, quien señala que, además, la difusión de conexiones móviles incrementará los riesgos de ataques.
Para la constitución de esta agencia, la Comisión ha reservado un presupuesto de 24,3 millones de euros durante los próximos cinco años. Esta cifra será elevada en nueve millones en marzo de 2004 con el ingreso de los diez nuevos Estados que engrosarán la Unión Europea. Se espera que el nuevo organismo comience a operar en enero del próximo año, aunque aún está pendiente la decisión de cuál será su ubicación física.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información