| Artículos | 01 JUN 2002

B2E y portales corporativos

¿Se vuelve loco rellenando papeles cada vez que quiere pasar una nota de gastos? ¿Su empresa no tiene ni idea de si está dispuesto a sacrificar vacaciones en favor de un sensacional plan de jubilación? ¿La gestión del conocimiento brilla por su ausencia? ¿Publicar contenidos en la red corporativa es tarea digna de un ingeniero informático? ¿Cada vez que pide vacaciones se desespera buscando a tu superior y deseando que éste encuentre pronto al suyo? ¿Tiene que guardar largas colas en el departamento de recursos humanos para hacer una consulta sobre su nómina? Si ha contestado que sí a la mayoría de estas preguntas, lo más seguro es que trabajes en una empresa en la que el B2E son sólo tres siglas más dentro del jeroglífico de Internet.
B2E y portales corporativos
Manuel Pastor

Durante los últimos años se han escuchado todo tipo de términos con un denominador común: business to algo. En menos de dos años B2B y B2C han pasado rápidamente a ser siglas de uso común. El B2E (Business to Employee) saltó a la palestra para continuar la revolución electrónica y con el objetivo de convertirse en “la tercera ola de Internet”. Sin pasar a analizar que hubiese o no revolución, parece evidente que la tercera ola no llegó a la playa en el momento que se la esperaba. También es cierto que todas las consultoras coinciden en que las plataformas de B2E y el mercado de portales corporativos registrarán crecimientos espectaculares en los próximos años.

Y, aunque se ha hablado mucho del concepto B2E, todavía subyace la idea de que reina un gran desconocimiento sobre lo que es e implica realmente.

El B2E es una nueva forma de entender las relaciones entre empresa y empleado con el objetivo de incrementar y mejorar la relación entre ambos. Esta mejora (puesta en práctica en torno a un portal interno en el que el empleado tiene todo lo que puede necesitar para realizar sus labores cotidianas) repercute directamente en el incremento de la productividad del trabajador y la satisfacción laboral de éste, a la vez que se obtiene una sustancial reducción de los costes de gestión empresarial. Por lo tanto, debe quedar claro que no es una cuestión estrictamente altruista, ya que la empresa busca reducir gastos gracias a la plataforma B2E. Sin embargo, sí es cierto que se produce un win to win entre empleado y empresa. El primero trabaja más, mejor y con menos esfuerzo. El segundo reduce gastos y tiene un trabajador satisfecho.

La antesala del B2E se encuentra en la célebre intranet, entendida como el primer intento de permitir a las empresas comunicarse con sus trabajadores de forma digital. El proceso era bastante sencillo y la empresa se limitaba a publicar en la intranet información interna para que los empleados accediesen a ella. Ya en los albores del B2E la división de recursos humanos era una de las que más partido obtenían de la intranet, al publicar en la red toda la información (normativas internas, políticas de seguridad, información de seguros, etc) relacionada con la actividad de RRHH. El objetivo era reducir las llamadas telefónicas, la impresión de documentos y aprovecharse de la fluidez que el medio ofrecía como canal de comunicación.
Actualmente, estos primeros beneficios obtenidos de la intranet siguen teniendo valor. Pero cuando se menciona una plataforma B2E se hace referencia a un estadio mucho mayor, en el que toda la información, aplicaciones y herramientas de software que tienen que utilizar los trabajadores de la empresa están disponibles y funcionan a través de un único punto de acceso: el portal corporativo.

¿Por qué un portal corporativo?
Los principales beneficios derivados de la integración de esta tecnología en una empresa pasan por: simplificar y unificar el acceso a la información, centralizar los recursos de información dispersos a lo largo de la organización, ofrecer al empleado mayores posibilidades de autoservicio, consolidar la inversión, ahorrar dinero....

En un momento de ralentización económica como el actual, las grandes cualidades en cuanto al retorno de la inversión y ahorro de costes asociadas al B2E ha propiciado que directores de TI y financieros se hayan dejado seducir por los portales corporativos.

Si echamos la vista atrás y hacemos un ejercicio de análisis encontramos –en cualquier tipo de empresa– grados elevados de ineficiencia a la hora de crear y gestionar una intranet. Esta falta de coordinación durante varios años incluye desarrollos redundantes, intranets solapadas, desinformación de los recursos existentes... Todo esto se traduce, según información de la publicación CIO, en que un 60% de los gastos de la intranet se podían haber evitado con una estrategia unificada a través de un portal corporativo.

Que la dirección de la empresa esté convencida de los beneficios que aporta un portal corporativo es fundamental de cara al éxito del proyecto. Como declara Jaime García, analista senior de IDC, “está claro que, para que este tipo de proyectos tan ambiciosos lleguen a tener éxito, se deben crear a iniciativa de la alta dirección de la empresa, o al menos amparados directamente por ésta. La necesidad de la implicación de la dirección de la empresa radica en que es fundamental un planteamiento conciso y realista de hasta dónde, cómo y cuándo se quiere llegar en un proceso de B2E. Sin embargo, y a diferencia de lo que ocurre con otros proyectos empresariales basados únicamente en las TI, aquí es primordial lograr que el empleado se vea completamente involucrado y concienciado”.

Un mercado en alza
Los portales corporativos deben considerarse como una buena solución para aquellas empresas empeñadas en ganar la batalla de la reducción de costes. Los estudios realizados por consultoras especializadas en TI ponen de manifiesto que los portales corporativos alcanzan rápidamente un alto grado de uso entre los empleados de las empresas, siendo la metodología más empleada la integración de contenido en una primera fase, y posteriormente la integración en el portal de las aplicaciones corporativas.

La gestión de recursos masivos integrados o creados en el portal, más la posibilidad de hacer llegar esos recursos a cada perfil concreto de empleado, clientes y socios son los requisitos más demandados por las empresas que están pensando desarrollar un portal corporativo.

Analistas financieros y de diferentes segmentos industriales coinciden al aseverar que los portales corporativos están incrementando su penetración y aceptación, incluso en un período como el actual marcado por la reducción de las inversiones en TI. Un estudio de IDC realizado en julio del 2001 preveía un crecimiento agregado del 57,5% en un período de cinco años. Atendiendo a este mismo estudio, se registra una clara ventaja de Windows sobre Unix como plataforma más utilizada en portales corporativos (la relación es de 4 a 1). Los incidentes del 11 de septiembre hicieron a IDC replantearse sus previsiones y, en un informe publicado en diciembre del 2001, la consultora reduce sus estimaciones de crecimiento. Sin embargo, la reducción es mínima, manteniéndose por lo tanto un crecimiento agregado del 55% en cinco años. Éste es quizá el dato más relevante del informe: a pesar de la reducción generalizada en la inversión en tecnología, el impacto sufrido en el segmento de portales corporativos será mínimo.

Durante el pasado año el mercado de portales corporativos generó unos ingresos de 455 millones de dólares, para 2002 las previsiones de IDC apuntan a que se superarán los 705 millones de dólares. Los datos facilitados por Gartner Dataquest son más optimistas respecto al montante del mercado, con unos registros para 2001 superiores a los 1.000 millones de dólares.

Respecto al índice de penetración, un informe de META Group publicado en octubre de 2001 estimaba que durante el primer trimestre del presente año un 25% de las compañías habrían comenzado a implantar en la organización algún tipo de portal corporativo. A principios de 2004 este porcentaje se situará en el 85%, mientras que dos años después, en 2006, META Group prevé que el 90% de las empresas cuenten con un portal corporativo.

Otros estudios vienen a confirmar que 2002 será un año crucial para el despegue de las soluciones B2E. En diciembre de 2001 Merryl Lynch publica los datos de una encuesta realizada entre directores de TI norteamericanos, en la cual el 32% de los encuestados afirma haber empezado a desarrollar un portal corporativo o haber comprado el software para desarrollarlo. Un 62% aseguraba estar analizando el proyecto para crear un portal, mientras que el 6% restante afirmaba que ni se lo había planteado, ni pensaba planteárselo a corto plazo. Pocos meses antes, en agosto, Forrester Research había publicado una encuesta realizada entre directores de TI integrados en la lista Global 3.500. La mayoría reconocía un especial interés en la integración de un portal corporativo, pero en aquel momento sólo el 20% ya había comenzado a implantarlo utilizando el software de los fabricantes de portales. Es decir, muchos entendieron que podían desarrollar internamente el portal sin tener que acudir a un fabricante.

Una década de crecimiento 
Quizá uno de los datos que mejor ponen de manifiesto la importancia de las soluciones B2E en un entorno empresarial es el recopilado en el informe US Bancorp Piper Jaffray (octubre 2001), en el cual el 87% de los encuestados está de acuerdo con la afirmación de que “los portales corporativos constituirán la principal ventana a través de la cual los usuarios accederán a aplicaciones heterogéneas de software, contenidos y herramientas de análisis”.

Tampoco es nada desdeñable la consideración de Ovum Research, en la que se sugiere que los portales corporativos serán capaces de desbancar nada menos que al sistema Windows de Microsoft como interfaz de usuario estándar para el acceso a aplicaciones corporativas vía Web.

La burbuja puntocom ha esculpido en el subconsciente colectivo tal asociación entre la palabra portal y fracaso, que éste es uno de los factores primordiales contra los que tienen que luchar los fabricantes de portales corporativos. “Hoy la palabra portal parece que para muchos es una palabra tabú”, comenta José Luis Nieto, analista senior de Accenture.

Por el contrario, el interés en la tecnología no se ha reducido y, aunque la inversión en tecnología se muestra hoy adormecida, los portales corporativos aseguran la unificación de aplicaciones y contenidos bajo un interfaz personalizable. A todo lo anterior súmele una reducción de costes e imaginará por qué Giga promete que la tasa de crecimiento del mercado de los portales corporativos no parará hasta finales de la presente década.

Retorno de la inversión y B2E
La mejor forma de hacerse a la idea de la inversión a realizar en un portal corporativo es entender que se trata de una inversión con proyección de futuro. Hablamos de una inversión en una nueva plataforma que permite la migración desde aplicaciones cliente/servidor a un entorno basado al cien por cien en los servicios Web.

Y si bien la inversión para la creación de un portal corporativo es alta, también es cierto que el retorno de la inversión se produce rápidamente. Estudios de Plumtree Software muestran como la implantación de un portal en una empresa con 5.000 trabajadores puede alcanzar, en un período de un año, un retorno de la inversión del 145%. Evidentemente, las variables en la medición del retorno de la inversión son demasiadas, y este ejemplo puede no ser válido ni ajustarse a la casuística de muchas empresas. Pero lo que sí se puede afirmar es que el retorno de la inversión es elevado cuando se habla de B2E y portales corporativos.

Otro valor primordial de una plataforma B2E radica en un ente intangible. Según explica José Ramón Nieto, “el B2E otorga un elemento de unión empresa/trabajador a través de un único destino Web, que permite a todos los empleados de la empresa concebir la actividad de la misma como una misión de la que verdaderamente forman parte y en la que cada uno juega un papel importante”.

Principales fabricantes
A pesar de que es muy complicado realizar una clasificación del valor de las soluciones ofrecidas por los diferentes fabricantes de portales corporativos, la consultora META Group ofrece una clasificación en base al valor estratégico de la solución, las funcionalidades y la robustez. META Group advierte de que ésta, ni ninguna otra clasificación de portales corporativos, debe ser el único elemento que haga que una empresa se decante por un portal u otro, sino que cada empresa debe analizar personalmente los criterios y necesidades específicas de su negocio, arquitectura del productos, opciones de escalabilidad, estabilidad del fabricante, precio...

De cualquier forma, actualmente las ventas de portales corporativos están encabezadas por cuatro fabricantes: Plumtree, Epicentric, SAP Portals e IBM. Según META Group, las razones por los que estos fabricantes lideran las ventas son su alto grado de especialización para ofrecer unos portales corporativos caracterizados por lograr una rápida reducción de gastos. En el caso de que se busque un portal destinado a incrementar la facturación, Meta Group designa una serie de fabricantes (Vigente, BroadVision y ATG) con soluciones de portal más orientadas al B2C.

META Group predice que la oferta de portales corporativos irá evolucionando desde las soluciones actuales a otras dotadas de robustas extensiones y mayores posibilidades para la integración, lo que ayudará a los grandes fabricantes de servidores de aplicaciones a encabezar la lista de ventas. La capacidad y experiencia en grandes proyectos de integración de soluciones abre también las puertas a que PeopleSoft y Sybase lleguen a asentarse en este mercado. Un último jugador al que META Group presta especial atención es SAP, compañía que, tras la adquisición de Top Tier, puede establecer importantes sinergias con su anterior tecnología.

 

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información