| Artículos | 01 NOV 2007

Automatización

El imperio de las máquinas
La automatización no es algo nuevo, pero sí la forma en que está siendo utilizada hoy en los centros de datos. Aquellas herramientas software que en su día se limitaban a correr tareas basadas en procesos en batch, comprobar la disponibilidad de los dispositivos y monitorizar el uso de los servidores, están ahora evolucionando para soportar la automatización de procesos multifase que abarcan diferentes dominios TI.

Hoy en día, los responsables de TI corporativos recurren a la automatización como medio de mantener el ritmo exigido por el constante cambio de sus complejos entornos de centros de datos. De hecho, la automatización representa una de las pocas formas en que los directores de TI pueden introducir eficiencias operativas en el funcionamiento de sus recursos. Y la creciente popularidad de los modelos de buenas prácticas, como ITIL (IT Infrastructure Library), ha hecho que los responsables de red tomen conciencia de que, con procesos estándar en funcionamiento, el trabajo manual puede reducirse si se añade a la mezcla la automatización.
Según Gartner, la automatización TI ha sido una de las promesas más recurrentes de la industria, y, en muchos casos, aunque la tecnología ha llegado al usuario, sólo ha aportado funcionalidades básicas. Para la consultora, lo que hoy se entiende por automatización es algo más sofisticado, capaz de automatizar flujos de trabajo complejos, basados en procesos TI que impliquen el cruce de múltiples dominios; en resumen, algo muy diferente de un mero puñado de scripts para soportar una serie de tareas simples.

“Run-book automation”
La tendencia hacia operaciones más automatizadas tiene raíces profundas en los marcos de mejores prácticas. En la actualidad, los suministradores de automatización entran dentro de una nueva categoría de productos denominada por Gartner “run-book automation” (RBA), y “automatización de centros de datos” por casi todos los demás. Su tecnología descansa actualmente menos sobre el software desarrollado para realizar tareas específicas y más sobre la ejecución de procesos a través de múltiples sistemas para la realización de flujos de trabajo predefinidos. Los procesos RBA –de acuerdo con la terminología de la consultora– cubren la automatización de una amplia variedad de procesos de operaciones TI, como la gestión de cambios, el abastecimiento y la configuración de servidores o el aprovisionamiento de almacenamiento, entre otros. Las herramientas RBA tienen la habilidad de monitorizar cómo se ejecutan los flujos de trabajo y proporcionan reporting completo sobre dicha ejecución en el marco de modelos ITIL, e, incluso, de las eficiencias de tales flujos. En definitiva, proporcionan información que incluye cuándo se han ejecutado, quién los ha ejecutado y cuánto tardaron en ejecutarse, así como si fallaron y por qué lo hicieron.
A fin de conseguir este tipo de automatización, suministradores como Enigmatec, Network Automation, Opalis y Real-Ops (ahora BMC Software) asumen un enfoque genérico, construyendo motores de orquestación y workflow que permiten a sus productos ejecutar tareas a través de herramientas de terceros. Para tales productos software resulta indiferente si es, por ejemplo, HP, Microsoft o IBM el fabricante de la tecnología de gestión que se encuentra sobre ellos. Como explica Forrester Research, esas herramientas pueden entenderse como un vehículo de comunicación agnóstico respecto a fabricantes entre los dominios TI y el service desk, asumiendo muchas de las tareas rutinarias que sin ella tendrían que realizar diariamente los administradores TI.
El sistema de gestión de la automatización de RealOps, integrado en la oferta de BMC Software tras su adquisición por ésta, funciona sobre los productos de gestión ya existentes en la organización recopilando datos. Después agrega esos datos, los normaliza y los correlaciona contrastándolos con su librería de actividad predefinida, que le permite identificar si se ajustan a una acción automatizada también predefinida en la librería. Si es así, la herramienta “dispara” la automatización. En caso de que un servidor no responda a los estándares predefinidos, el software generará una alerta comunicando el problema. Así, la solución permite resolver rápidamente tareas que de forma manual consumen demasiado tiempo. Cuando, por ejemplo, se necesita actualizar sus servidores para reflejar los cambios horarios estacionales, el software RealOps permite ajustar rápidamente su proceso de parcheo y automatizarlo.

Procesos de negocio multidominio
Bajando al terreno de la realidad práctica se constata que la automatización está aportando valiosas ventajas a muchas empresas, como el caso documentado por IDG de una gran firma de seguros. Dentro de esta organización, cada transacción sobre bienes inmuebles implica la intervención de múltiples partes, que deben recopilar información financiera, sobre créditos y de propiedades, siempre en un período de tiempo limitado. Cuando el CIO de la compañía necesitó mejorar los flujos de trabajo de los procesos de transacciones de refinanciación residencial de su negocio, recurrió al software de automatización de Opalis, socio de firmas como BMC, EMC, HP, Microsoft, CA y Symantec. Gracias a él, sus técnicos pudieron dejar de escribir código y empezar a poner sus aplicaciones SOA (Service-Oriented Architecture) en funcionamiento.
Opalis Integration Server permitió a la compañía construir una aplicación “drag-and-drop” cuyo prototipo fue desarrollado internamente sin escribir ni una sola línea de código. El nuevo proceso envía a los responsables encargados de su gestión los pedidos entrantes, actualiza la base de datos SQL Server corporativa, alerta a los participantes en ese proceso de negocio sobre cualquier incidencia y controla los errores que puedan ocurrir. Todo ello sin intervención humana alguna.
La compañía utiliza Opalis conjuntamente con GSX Server de VMware en un entorno Windows 2003. El software Opalis se instala sobre un servidor dedicado y trabaja con herramientas de gestión y productos de virtualización de terceros vía API. Esto permite a los administradores de TI crear tareas que serán iniciadas automáticamente cuando se produzca cualquier factor desencadenante previamente definido como tal. Para la firma de seguros, con la virtualización y las características SOA de su actual entorno, la automatización se convierte en una imperiosa necesidad. Su entorno es tan fluido debido a las aplicaciones soportadas que resulta esencial automatizar gran parte de las operaciones de gestión.

Un imperativo en entornos virtuales,...
Lo cierto es que aunque la automatización puede aportar ventajas a cualquier centro de datos, cuando de entornos virtualizados se trata, como es el caso analizado, más que constituir un objetivo deseable tiende a convertirse en una necesidad ineludible. De hecho, automatización y virtualización parecen ir de la mano para muchos directores de TI.
Otro caso documentado por IDG es el de una firma de servicios profesionales que ha cambiado recientemente un entorno descentralizado Windows por un centro de datos centralizado basado en Red Hat Linux, en el que cada servidor físico hospeda entre cuatro y cinco máquinas virtuales. Un cambio que ha ayudado a

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información