| Artículos | 01 JUL 2002

Auna, en oferta por liquidación

Alejandro García-Morato.
La llegada del grupo Santander Central Hispano al capital y la máxima dirección del holding Auna a finales del pasado año ya está empezando a dar sus frutos. Joan David Grimá, representante de Emilio Botín en Auna, no ha perdido el tiempo, y en menos de medio año ha dado la vuelta al holding. Hace unas semanas, apenas unos días después de su junta general de accionistas, Auna anunció una reestructuración de sus negocios de telefonía fija y de cable, así como el de la transmisión de señal de televisión. Según anunciaron los representantes del holding, el grupo reunirá los negocios de Retevisión y Aunacable en una sola empresa. El primer paso es segregar de Retevisión la parte de retransmisión televisiva. Este es el negocio original de la compañía, que heredó los activos en esa actividad de Radio Televisión Española (RTVE).
La operación de fusión de Retevisión y Aunacable supondrá “la constitución de un operador fuerte altamente competitivo en el mercado español que compita con éxito con Telefónica”, según expresión de los responsables de Auna. La definición no deja de tener su misterio. ¿Hasta qué punto es creíble? ¿Acaso Retevisión no es ya el mayor competidor de Telefónica en telefonía fija? Si se analiza desde otro ángulo que no sea el de la manida competencia (por otra parte discutible) si algún sentido tiene la operación es el puramente financiero. Tal como se plantea, la reestructuración equivaldría a rediseñar el escaparate de una tienda, sacando todo el género y colocándolo de la mejor manera posible, para liquidar las existencias.
En este sentido, la reestructuración programada por el banco será una muestra de cómo el grupo financiero Santander hila fino cuando se trata de negocios industriales, sean de telecomunicaciones, inmobiliarios o de construcción. Tras la segregación del negocio audiovisual de Retevisión, el objetivo es colocar estos activos en el mercado a posibles inversores. Para ello, ya se ha encargado al banco de negocios Rothschild la búsqueda de socios financieros y estratégicos. De esta forma, la venta de los activos audiovisuales de Retevisión se suma al proceso de venta de las antenas de Amena que se está llevando a cabo en estos momentos.

La “movida” audiovisual. La diferencia es que vender una cosa y otra no es lo mismo. La venta de los activos audiovisuales de Retevisión no es fácil, aunque en cualquier caso no sea tan difícil como colocar en el mercado los activos de emisión de Amena. ¿Por qué? La razón es muy sencilla. Vender el negocio audiovisual no es sencillo porque en transmisión de señal de televisión Retevisión es el operador dominante en el mercado español. Por lo tanto, el grupo está sujeto normativamente a determinados compromisos de servicio universal. Traspasar esos compromisos a posibles inversores es muy complejo, y en cualquier caso, aminoraría enormemente el valor de los activos. Sin embargo, por otro lado, deshacerse de esos activos es más fácil que desprenderse de las antenas de móviles de Amena. Retevisión disfruta de una situación envidiable en el negocio audiovisual. Con todos sus activos amortizados, un monopolio de facto que durará muchos años y contratos a largo plazo, el grado de rentabilidad de la transmisión audiovisual es espectacular. Y lo seguirá siendo a medio plazo, con márgenes que se estiman en más del 80%. En cambio, las antenas de Amena, que interesarían a una empresa que luego las pueda realquilar a otros operadores, como por ejemplo los de UMTS, en estos momentos carecen de todo atractivo. El negocio de UMTS no despegará al menos hasta dentro de dos o tres años.
Con todo, las antenas, sean de audiovisual o de móviles, es sólo una parte de la movida del banco Santander en Auna. Otro componente esencial será la reestructuración laboral. En el escenario de la recomposición de los negocios, Retevisión aprovechará para soltar lastre. Una parte muy importante de la plantilla de Retevisión en estos momentos es la herencia de los negocios audiovisuales derivados de Radio Televisión Española, con todo lo que ello implica. Convenios sindicales, por ejemplo, que limitan la flexibilidad de los empleados para adaptarse a un nuevo entorno de competencia.
Por otra parte, la fusión de Aunacable y el negocio de telefonía fija de Retevisión no es más que el primer paso para encontrar un acuerdo de fusión con ONO. Algunos accionistas de esta compañía se han venido oponiendo a su fusión con Aunacable, que ya se barajaba en el mercado desde hacía meses. Esos accionistas esgrimían como argumento que Aunacable no era lo suficientemente atractiva. Con la suma de este grupo a la telefonía fija de Retevisión las cosas son diferentes y acelerarán el proyecto de matrimonio, en el que ya hay trabajando un banco de negocios por cada parte. Por último, Santander parece haber encaminado ya la venta de eresMas, el portal de Internet del grupo Auna, a Wanadoo, filial online de France Telecom.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información