| Artículos | 01 FEB 2003

Algo se mueve en el networking

Llegan nuevos competidores - Lucha a dos bandas - Estrategias y juzgados
El renqueante mercado de networking, que, con ser el más dinámico tecnológicamente, lleva sumido algún tiempo en una especie de insana duermevela, podría estar desperezándose. La insustancial resaca del Año Nuevo empezó a diluirse ya en los primeros días de enero con la evidencia de que algo le estaba pasando a Cisco Systems, que es tanto como decir que algo estaba pasando en el mercado. Y es que la reciente entrada de nuevos competidores, como Dell y Huawei, ya se está dejando sentir, con muy distinto calado pero sembrando una misma inquietud, sobre todo en el gigante del networking. Con Dell, la lucha es tan evidente como aún difusa, pero con Huawei, todavía fijando los cimientos de su expansión internacional, ha acabado siendo más rotunda. A finales de enero, Cisco pasaba a la acción y sus acusaciones públicas se han plasmado en una demanda por violación de su propiedad intelectual contra el fabricante chino.
El propio John Chambers, el carismático presidente de Cisco, reconocía hace unas semanas, en su intervención en la Morgan Stanley Software, Services, Internet & Networking Conference, que estaba llegando una nueva generación de competidores, entre los que citaba explícitamente a Dell y Huawei, así como a otras firmas asiáticas, a los que su compañía iba a dar batalla abierta. Tal declaración suponía un cambio radical en la estrategia de la compañía. Sólo un mes antes, Chambers había quitado hierro al peligro de que los recién llegados, en un momento en que el networking se estaba convirtiendo en una commodity, estén atacando el mercado con una agresiva política de precios más bajos; en su opinión de entonces, bastaba contraatacar con las claras ventajas competitivas clave que siempre tendrán las grandes firmas, como su mayor capacidad para innovar y desarrollar características de alto nivel, que son mucho más importantes que el precio para la mayor parte de los clientes.
Pero el de la conferencia de Morgan Stanley era ya otro Chambers, que anunciaba “pasar a la ofensiva”; una ofensiva que, de momento, se ha plasmado en la demanda presentada contra Huawey, que incluye una petición de que la compañía china deje de vender y distribuir sus routers y conmutadores, pero que los analistas no creen que afecte a la línea de productos del fabricante. Todo hace pensar que Cisco intentará recortar sus propios costes y, posiblemente, potenciar nuevos canales de venta directa online más que aplicar la venta directa pura y dura que tantos éxitos le está dando a Dell para llegar mejor a las pequeñas y medianas empresas. Para equipos relativamente simples, como los conmutadores Ethernet para pymes, combinar las características avanzadas de Cisco con un modo más fácil de vender sus productos podría ayudar a la compañía a atraer a los clientes más pequeños, en un espacio de commodities donde Dell se mueve como pez en el agua.
Lo cierto es que en poco tiempo Dell y Huawei han conseguido captar la atención del mundo del networking. Dell se lanzó directamente al mercado de redes de empresa el año pasado con tanto entusiasmo como éxito. Y, tras considerarlo como un nuevo competidor, Cisco, 3Com y HP cancelaron los respectivos acuerdos de reventa que mantenían con la compañía.
El caso de Huawei es diferente. No sólo representa un buen ejemplo de la amenaza china para los fabricantes consolidados estadounidenses y europeos, sino que además sorprende la fuerza con que está desplegando su estrategia de expansión internacional con un amplio catálogo dirigido tanto a operadores como a empresas. En plena crisis económica, la compañía ha aumentado su negocio fuera de China en un cien por cien, representando en la actualidad el 20% de sus ingresos totales. Y, con una ofensiva basada en la oferta de productos a precio más bajos que la competencia, prevé crecer un 30% en 2003. En España, donde cuenta con oficina desde el año pasado, ya ha captado a Telefónica y Grupalia entre sus clientes.
La acción judicial de Cisco contra Huawei promete novedades en los próximos días. De entrada, y desde fuera, sorprende que la firma china sea acusada de copiar partes del sistema operativo IOS de Cisco cuando declara apostar fuertemente por la I+D, actividad en la que trabaja el 46% de sus 22.000 empleados en once centros en todo el mundo y donde en 2002 invirtió el 10% (342 millones de dólares) de sus ingresos durante el ejercicio anterior. Pero eso es algo que tendrán que aclarar y resolver los tribunales. Lo que queda claro es que algo está cambiando en el networking. Llegan nuevos aires y llegan nuevos retos. Que salga ganando el usuario es lo que importa.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información