| Artículos | 01 MAR 2001

Aires de crisis recorren el sector

Todos los grandes de la industria se ven afectados
La pasión inversora por Internet, transformada hoy en un rechazo de todo lo que recuerde, aunque sea remotamente, a puntocom, y los momentos de incertidumbre por los que pasa la industria del móvil, junto a la recesión en Estados Unidos, están generando una situación de desconfianza que ha logrado llegar peligrosamente a las finanzas más robustas de la industria. Entre las afectadas se encuentran Nortel, Lucent, Motorola y Cisco.

La crisis de las puntocom ha dejado sentir su influencia negativa en aquellas empresas más tradicionales relacionadas con las tecnologías de la información. Quizá por cercanía, pero también por algo mejor fundado: gran parte de las grandes expectativas generadas en torno a los proveedores de infraestructuras se asentaban sobre Internet y su explosión, como también sus previsiones de negocio, y esta ha resultado ser, cuanto menos, no tan rápida y menos espectacular de lo que se hubiera creído hace un año. El fenómeno viene acompañado de una caída del mercado de operadores de Estados Unidos, en medio de una cada día más clara recesión, y del desinflamiento de las hasta hace muy poco expectativas del negocio UMTS, por el que muchos gigantes de la industria han apostado fuertemente.
Esa otra crisis menos ruidosa, quizá por producirse en un entorno más tradicional, el de los grandes suministradores de tecnologías de la información, ha afectado a firmas de la talla de Lucent, Nortel, Cisco o Motorola.

Los grandes se resienten. Ya en noviembre, Lucent Technologies, tras haber obtenido en el cuarto trimestre de 2000 menores ingresos de los esperados, revisó a la baja sus previsiones para los primeros tres meses de 2001. El fabricante de equipamiento de telecomunicaciones había facturado 9.400 millones de dólares durante los últimos tres meses de su año fiscal 2000. En su conjunto, ese ejercicio trajo para Lucent una facturación de 34.300 millones de dólares, cantidad que representa un incremento en los ingresos de un 14,5%, tres puntos por debajo de las previsiones. Sin embargo, el beneficio experimentó una caída significativa, en torno a un 9,8%.
Recientemente, como una media adicional para resolver los problemas financieros que atraviesa, ha decidido deshacerse de su negocio de soluciones de fibra óptica de manera urgente. Esta unidad podría ser vendida por entre 4.000 y 8.000 millones de dólares. Se trata de la segunda productora de cable de fibra del mundo, tan sólo adelantada por Corning –junto con Alcatel, una de las dos compañías barajadas como posibles interesadas en esta compra–. De hecho, es lla división de Lucent que más sólidos resultados registró en el último trimestre del año 2.000 con un crecimiento en las ventas de nada menos que un 60%.
El fabricante de equipamiento de telecomunicaciones canadiense Nortel Networks, también tras revisar a la baja sus previsiones, anunció asimismo que en su organización se producirían 10.000 despidos –un 11% de su plantilla-. La firma admitió que registraría pérdidas durante el primer trimestre de 2001, debido al retraso de sus clientes estadounidenses en las compras previstas. En un principio se esperaban crecimientos de en torno al 30% en ingresos y beneficios, que se han visto reducidos a un 15% en el primer caso y a un 10% en el segundo.
Por su parte, Motorola ha comunicado que eliminaría unos 4.000 puestos de trabajo en su negocio de semiconductores y está cerrando varias plantas de fabricación. El cese a comienzos de año de la fabricación propia de teléfonos celulares en Illinois supuso ya la eliminación de 2.500 empleos. A finales del pasado mes despidió a otros 300 trabajadores y advirtió que el proceso continuaría hasta mediados de año. En total espera ahorrar unos 2.000 millones de dólares en costes. Con todo, los analistas avisan de que, de mantenerse la actual tendencia del mercado, la compañía podría entrar en pérdidas.

¿También en Europa? También los resultados del gigante del networking, Cisco Systems han traído decepciones, situándose por primera vez en su historia incluso por debajo de las previsiones de los analistas. En el segundo trimestre de su año 2001, excluyendo las cargas por adquisiciones y las ganancias netas de inversiones minoritarias, el fabricante obtuvo 1.330 millones de dólares en ingresos netos, o 0,18 dólares por acción –un centavo por debajo de las previsiones de los analistas-, lo que significa un aumento del 48% y el 50% respectivamente en relación con el año anterior. En el segundo trimestre, la demanda, según la firma, fue un 40% menor de lo esperado. El daño es mayor en Estados Unidos. En Europa su evolución fue “sólida”, según sus portavoces, aunque el crecimiento de la demanda fue más lento de lo que la compañía esperaba con los nuevos proveedores de servicios.
Y es que parece que la crisis azota de momento más severamente a Estados Unidos. De hecho, el suministrador de equipamiento de telecomunicaciones francés Alcatel vendió el pasado año 31.408 millones de euros, lo que supone un incremento del 39% respecto a 1999. En esta cifra el continente europeo representa el 53,7%. Sus beneficios operativos, de 2.251 millones, crecieron un 77%, y los netos, de 1.324 millones de euros, un 106%.
El negocio de telecomunicaciones de Alcatel creció un 41% con 26.788 millones de euros en ingresos, mientras que el beneficio operativo ascendió a 2.082 millones de euros, un 83% más que el año anterior. Durante el último trimestre, las ventas (8.505 millones de euros) y los beneficios operativos (832 millones de euros) se incrementaron un 31% y un 41% respectivamente en el área Telecom. No obstante, tanto Alcatel como Ericsson, sin olvidar a Nokia, están revisando a la baja sus previsiones, preparándose para el periodo de incertidumbre en el que acaba de introducirse el mercado.


UMTS: ¿oportunidad o suicidio?
--------------------------------------------
Las exageradas expectativas generadas en torno a Internet también han hecho su daño a las grandes operadoras europeas; en este caso vía UMTS. Las desorbitadas y, sobre todo, prematuras valoraciones de este mercado por parte de los propios competidores en los procesos de subastas han logrado poner en situación delicada las finanzas de antiguos monopolios como British Telecom, Deutsche Telekom o France Telecom; de momento, Telefónica sale de las mejor paradas. Para agravar el problema, los mismos analistas que “emborracharon” las previsiones del mercado 3G avisan ahora de que se trata de un negocio que sólo se consolidará hacia 2005. Ni siquiera la tecnología está disponible, aunque Airtel acabe de anunciar que dará servicios plenos en marzo de 2002.
Todas ellas han aumentado exponencialmente su endeudamiento. En conjunto, su deuda, en gran medida consecuencia de las cantidades que se han visto obligadas a solicitar de entidades financieras para hacer frente a las pujas, asciende a alrededor de 57,6 billones de pesetas. La deuda de France Telecom se eleva al 71% de su valor bursátil, mientras que las de BT, Deutsche Telekom y Telefónica suponen respectivamente el 60%, el 75% y el 35% de sus capitalizaciones bursátiles. En el caso de KPN, la supera.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información