| Artículos | 01 ENE 2003

¿11a? ¿11g? Comienza el debate

LAN inalámbricas
El pasado mes de noviembre, la edición de otoño de Comdex 2002 se convirtió en un gran escaparate de las nuevas redes inalámbricas basadas en el flamante estándar 802.11g, que ofrecen –como las 11a– 54 Mbps pero guardando la compatibilidad con las viejas conocidas 11b.

IEEE 802.11a o 802.11b. Este era hasta hacía poco el gran debate que cundía en la industria y entre los usuarios de redes inalámbricas. La llegada de las nuevas redes 11a, que llevan las velocidades de 11 Mbps típicas de las 11b a los 54 Mbps, está haciendo correr ríos de tinta sobre las ventajas y desventajas de cada opción. El debate hoy se ve enriquecido –y complicado– con la aparición del estándar 802.11g, compatible con 11b y con velocidades teóricas propias de 11a. La pasada edición de Comdex Fall 2002, en Las Vegas, celebrada en noviembre, ha echado más leña al fuego. Allí, fabricantes de chips como Intersil y Broadcom, junto con diferentes firmas de LAN inalámbricas (WLAN) que emplean su propia tecnología de silicio, demostraron productos wireless basados en las especificaciones IEEE 802.11g, todavía no ratificadas definitivamente.
Los que respaldan 11g aseguran que el nuevo estándar ofrece a las empresas un modo sencillo de migrar sus infraestructuras de radio 11b a mayores velocidades. La razón no es otra que ambas usan la misma banda de 2,4 GHz. La mayor velocidad de datos, que se traduce en una capacidad de proceso real de 17 a 19 Mbps, dará a los usuarios más ancho de banda para soportar aplicaciones multimedia o con mayores requerimientos de consumo. Por el contrario, los que quieran migrar a 11a tendrán que desechar sus infraestructuras 11b, puesto que las nuevas WLAN operan en la banda de 5 GHz, algo que en España tiene además el inconveniente de que estas frecuencias siguen reservadas para uso militar, en espera de un cambio de regulación.
Los fabricantes dicen que el beneficio real de 11g es poder disponer de una WLAN con las mismas distancias de coberturas que las 11b pero con la mayor capacidad de proceso de las 11a. Además, cualquier tarjeta de red inalámbrica 11b podrá trabajar con los puntos de acceso 11g, lo que no es posible con 11a. Así, y valga la ensalada de onces, las empresas pueden reemplazar un punto de acceso 11b por un punto de acceso 11g y poder seguir dando soporte a los usuarios de 11b a velocidades de 11 Mbps mientras se van reemplazando gradualmente sus tarjetas por las nuevas 11g para trabajar a 54 Mbps teóricos.

Primeros productos
Los primeros productos 802.11g podrían estar disponibles ya a principios de 2003, por un precio estimado superior en alrededor de un 20% al de las soluciones 802.11b. En la actualidad, se pueden conseguir tarjetas de red inalámbrica 11b a un precio de entre 45 y 140 euros, y puntos de acceso desde 385 a 1.050 euros, según características.
En Comdex, Intersil mostró su chipset Prism Duette, cuyo componente radio puede tratar transmisiones 802.11a, 802.11b y 802.11g. La compañía, que ya dispone de clientes en pruebas, la mayoría de ellos grandes fabricantes de componentes de Taiwan, comenzará a producir en masa este chip hacia marzo de 2003. Cisco, pese a haber trabajado estrechamente con Intersil, está creando su propio nivel de control de acceso al medio (MAC) e integrando características propietarias de gestión y seguridad. El fabricante ve 11g como un medio para dar a sus clientes actuales de WLAN 11b de Aironet la capacidad de migrar gradualmente a mayores velocidades sin tener que acometer grandes cambios.
Buffalo Technology también está comprometido con 802.11g y prevé empezar los lanzamientos de productos basados en esta tecnología a principios de 2003, de los que hizo demostraciones en la edición de Las Vegas. En la misma línea, el fabricante de chips Broadcom hizo demostraciones, junto a diversos socios (como el propio Buffalo), de productos específicos para pequeñas empresas y el mercado SOHO.

También hay pegas
Todo no son buenas noticias, sin embargo. Los primeros productos 11g, por ejemplo, podrían no cumplir las expectativas, pues, si bien algunos fijan en marzo la ratificación final del estándar por IEEE, este organismo no ha puesto fecha definitiva a la publicación oficial. Además, todavía no se han realizado pruebas de interoperatividad independientes, y la Wi-Fi Alliance (WFA) no las llevará a cabo hasta que se ratifique la norma; incluso se espera que no comiencen las certificaciones hasta el último trimestre de 2003.
Otra complicación es el número de canales que utilizan los diferentes estándares de WLAN. 802.11b y 802.11g usan tres, pero 802.11a ocho. En la práctica, esto significa que se pueden desplegar más puntos de acceso 11a en un área dada para soportar a un número considerablemente mayor de usuarios de lo que es posible con 11b y 11g.
Y aún más. Utilizar la banda de 2,4 GHz puede suponer más un punto en contra que una ventaja para 11g, ya que esta norma no proporciona nada para mitigar los problemas de interferencias propios de esta tecnología. Los dispositivos Bluetooth y los teléfonos inalámbricos podrían interferir con 802.11g, pese a que el esquema de modulación OFDM (Orthogonal Frequency Division Multiplexing) que utiliza es más inmune que otros.
A la vista de todo ello, algunos expertos recomiendan esperar hasta 2004 para reemplazar 11b, en espera de que 11g llegue masivamente al mercado y de que 11a madure. Claro que no todos, sobre todo algunos fabricantes muy comprometidos con la nueva norma, estarán de acuerdo. Es un cruce de intereses, también por parte de los usuarios, en el que hay que evaluar muy bien todos los factores que entran en juego, como estabilidad y madurez de la tecnología, disponibilidad de productos, certificación, distancias, velocidades, interferencias, densidad de clientes, precios... Un cruce de intereses en el que no hay que olvidar los nuevos productos 11b que están apareciendo que, gracia a nuevos desarrollos de chips, permiten velocidades teóricas de 22 Mbps. El debate sigue abierto.


Un vistazo a 802.11g
----------------------------
Pros
- Velocidad teórica de 54 Mbps (como las 11a), con capacidades de proceso reales de 17 a 19 Mbps.
- Mayor capacidad de proceso sostenida sobre mayores distancias que 11a.
- Soporte de los clientes 11b existentes (aunque a 11 Mbps).

Contras
- Estándar todavía no ratificado.
- Las pruebas de interoperatividad no se realizarán hasta después de la ratificación.
- Sus tres canales (en vez de los ocho de 11a) limita el número de puntos de acceso y usuarios en un área dada.


A vs. B vs. G
Número Interfe- Ancho Consumo Distancia/ Actualización/
Estándar canales rencias de banda energía penetración compatibilidad Precio
-------------------------------------------------------------------------------------------------
802.11a l l l m m m m
802.11b m m m l l m l
802.11g m m l l l l l

l: Indica que dicha característica o tecnología es superior

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información