Actualidad | Noticias | 13 MAY 2002

Telefónica Móviles aumentó su ebitda un 22% en el primer trimestre de 2002

Telefónica Móviles logró un margen bruto de explotación (ebitda) de 916,6 millones de euros en el primer trimestre de 2002, lo que supone un aumento del 22% respecto a la cifra alcanzada en los tres primeros meses del pasado ejercicio. Los ingresos por operaciones alcanzaron los 2.262 millones de euros, tras registrar un incremento del 16,6% respecto al primer trimestre de 2001. La compañía sigue liderando el mercado celular español, que alcanzó a finales de marzo los 30,7 millones de clientes, con una tasa de penetración del 73,5%
Comunicaciones World

Según la compañía, la evolución de los ingresos está basada principalmente en el aumento del parque de clientes y el incremento del tráfico cursado por las redes de estas operadoras, tanto en términos de volumen de minutos (que creció un 16,4%) como de mensajes cortos SMS (aumento del 37,5%). Estos incrementos más que compensan la reducción del 7,2% como media del ARPU en moneda local y el impacto negativo de la depreciación de las monedas respecto al euro.

El número de clientes activos gestionados por Telefónica Móviles (que incluye Chile y Puerto Rico) alcanzó en marzo de 2002 los 30,8 millones, con un incremento anual del 21%. En el primer trimestre del año la ganancia neta se ha situado en 965.000 clientes. En este contexto, la compañía destaca su evolución en un entorno generalizado de ralentización en el ritmo de crecimiento de las bases de clientes de las operadoras europeas, alcanzando una ganancia neta trimestral de 521.500 nuevos clientes.

Telefónica Móviles España aporta el 70% de los ingresos consolidados. Sus ventas, tras crecer un 21% frente a las cifras de marzo de 2001, alcanzaron los 1.574 millones de euros.

El crecimiento de los ingresos de las operadoras latinoamericanas que se consolidan globalmente fue del 8,7%, debido principalmente a la incorporación de los activos de Telefónica Móviles México y la consolidación por integración global de TeleLeste Celular (que explican 29 puntos porcentuales del crecimiento de estos ingresos) y el impacto negativo de la devaluación del peso argentino y la depreciación de otras monedas latinoamericanas, especialmente el real brasileño, que minora la tasa de crecimiento en 17 puntos porcentuales.

Por su parte, los gastos por operaciones han mantenido su peso sobre los ingresos por operaciones en un 61%, porcentaje estable con respecto a la situación de marzo de 2001, tras tener un incremento anual del 16,9%.

En el análisis de la evolución de los costes debe tenerse en cuenta la incorporación de los costes de la filial alemana Group 3G, que inició su actividad comercial en el cuarto trimestre de 2001, y los gastos de las filiales en Austria y Suiza, que en el primer trimestre de 2001 no fueron significativos. Con efectos 1 de enero de 2002 todos los costes operativos de las filiales austriaca y suiza se recogen íntegramente como gasto operativo, sin que se capitalice ningún importe. En el caso de Group 3G sólo se han capitalizado aquellos gastos claramente identificados como asociados a actividades necesarias para el futuro lanzamiento de la tecnología UMTS (2,9 millones de euros), una vez iniciadas las operaciones comerciales.

Dentro del conjunto de gastos por operaciones, el aumento de los gastos de personal (del 54% frente al nivel de marzo de 2001) está generado fundamentalmente por la incorporación de plantilla de las nuevas operadoras de México y Europa, así como la inclusión de TeleLeste Celular. El aumento del 44% de los aprovisionamientos es consecuencia, fundamentalmente, de las mayores compras de terminales en Telefónica Móviles España, ligadas a la introducción a finales de 2001del modelo centralizado de compra de terminales.

La rentabilidad operativa de Telefónica Móviles ha vivido una sensible mejoría. Así, los márgenes de ebitda las operadoras del Grupo han avanzado respecto a los presentados en el cuarto trimestre de 2001, por las mejoras en la eficiencia operativa de las compañías y la menor actividad comercial típica del negocio una vez concluida la campaña comercial navideña. El margen de ebitda consolidado alcanzó el 40,5% de los ingresos. Este porcentaje fue del 35,9% en el cuarto trimestre de 2001 y del 38,7% en el primero de 2001.

El efecto en el ebitda consolidado de la incorporación de Telefónica Móviles México y la integración por consolidación global de TeleLeste Celular y Terra Mobile se compensa por el impacto de las fluctuaciones de tipo de cambio. El ebitda consolidado creció un 22% hasta alcanzar los 916,6 millones de euros.

El ebitda de Telefónica Móviles España registró un crecimiento anual del 34,4%, con lo que ascendió a 784 millones de euros, lo que supone la obtención de un margen de EBITDA del 50%, frente al 45% del primer trimestre de 2001.

El ebitda de las compañías latinoamericanas que se consolidan globalmente, en conjunto y en euros, creció un 18%. Y las operadoras europeas en fase de lanzamiento obtuvieron un ebitda conjunto negativo de 75 millones de euros. De esta cifra, 57,9 millones corresponden a la operadora Group 3G.

Con estos resultados operativos, el beneficio neto consolidado alcanzó los 286,7 millones de euros, con un crecimiento del 85,3%. El mayor crecimiento del resultado neto respecto al registrado por el ebitda viene determinado por las siguientes partidas:

· Aumento del 183% de la dotación de la amortización del fondo de comercio de consolidación, que alcanzó los 21 millones de euros, por la consolidación por integración global de las operadoras de Telefónica Móviles en México y de la consolidación por integración global de Terra Mobile.

· Reducción del 8,4% de los gastos financieros netos, por el menor saldo de deuda y la reducción del coste de la misma, compensadas parcialmente por el impacto negativo de la devaluación del peso. Desde el 1 de enero de 2002 los gastos financieros asociados a la adquisición de licencias UMTS en Italia, Austria y Suiza han dejado de capitalizarse y se recogen íntegramente en la cuenta de resultados como gasto financiero. En este sentido, la deuda financiera neta consolidada se redujo un 2% para alcanzar los 8.858 millones de euros, pese al efecto de la consolidación global de TeleLeste Celular (que supone un aumento de 122 millones). La deuda neta proporcional quedó en 6.850 millones de euros, cuando era de 6.875,1 en diciembre de 2001.

· Aumento de los resultados negativos de empresas asociadas, que en total contribuyen con unas pérdidas de 33,6 millones de euros.

· Reducción del 90% de los gastos extraordinarios netos frente al primer trimestre de 2001, período en el que se realizaron dotaciones extraordinarias para saneamiento de inversiones.

· Registro en el Impuesto sobre sociedades consolidado de créditos derivados de deducciones y bonificaciones pendientes de aplicar fiscalmente por 23,3 millones de euros. Siguiendo un criterio de prudencia, no existen dudas sobre su utilización futura.

El nivel de inversiones consolidadas se situó un 18% por debajo de la cifra del primer trimestre de 2001. Con ello alcanzan un ratio sobre ingresos del 8% (que era del 12% en marzo de 2001). Esta tendencia es generalizada en todas las operadoras del Grupo.

Los gastos capitalizados totalizaron 70,7 millones de euros, lo que supone una reducción del 58% respecto a los 128,7 millones del primer trimestre de 2001. Estos gastos incluyen la provisión por la tasa del espectro radioeléctrico asignado a Telefónica Móviles España para la explotación futura de la tecnología UMTS (que fue de 5,3 millones de euros frente a los 40,8 millones del primer trimestre de 2001), gastos operativos y de establecimiento de Group 3G (2,9 millones) y gastos financieros asociados a la adquisición de la licencia de tercera generación en Alemania (62,5 millones). Teniendo en cuenta la participación económica de Telefónica Móviles en estas filiales, los gastos operativos y financieros capitalizados correspondientes a Telefónica Móviles ascenderían a 6,9 y 29,6 millones, respectivamente.

El impacto en los estados financieros consolidados a 31 de marzo de 2002 de la devaluación del peso argentino respecto a la situación a 31 de diciembre de 2001 se ha cuantificado en 15,9 millones de euros incorporados en la cuenta de pérdidas y ganancias consolidada y 145,5 millones de euros recogidos en el epígrafe “Diferencias de conversi
Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios