Actualidad | Noticias | 08 JUN 2000

Suecia arrebata el primer puesto a Estados Unidos en la Sociedad de la Información


El 60% de los suecos posee un teléfono móvil mientras que el 52% disfruta de conexión a Internet (este porcentaje se eleva al 75% en la capital del país nórdico, Estocolmo). Estas cifras, junto al hecho de que en el último año se contabilizara la creación de unas 800 empresas relacionadas con Internet, han valido a Suecia el título de líder mundial en la Sociedad de la Información, corroborado por la consultora IDC, arrebatando el codiciado puesto a Estados Unidos.
Patricia Torralba

Si Internet fuera una epidemia, la población mundial estaría amenazada. Sin embargo, algunos países parecen estar especialmente "bajos de defensas", con una mayor predisposición a contraer la e-enfermedad. Entre ellos se encuentran sin lugar a dudas los países escandinavos, con Suecia a la cabeza, aunque sea por poseer el mayor músculo empresarial y financiero de la región.

Según los expertos, las causas de este fenómeno podrían encontrarse en el propio carácter de los nórdicos en general y de los suecos en particular, abiertos a la influencia del exterior y con un amplio dominio del inglés (el lenguaje de los negocios y de Internet), quizás por la escasez de sueco-hablantes (menos de 9 millones). También podría influir el factor climatológico: una media de -2,8ºC en enero en Estocolmo con 6 horas de luz al día, que en algunas ciudades del norte se convierte en -16ºC con cero horas de luz, puede ser un buen motivo para realizar la compra desde casa a través de la Red en lugar de aventurarse al supermercado más cercano.

La adquisición de los equipos necesarios para llevar a cabo estas transacciones digitales tampoco parece ser un impedimento, sobre todo si se tiene en cuenta que los ingresos netos de una familia estándar sueca con dos hijos asciende a 460.000 pesetas mensuales, con una de las sociedades más igualitarias del mundo. Y aquí entra en juego el famoso Estado del Bienestar, que tuvo su gloria en los años 60 pero que motivó una crisis a principios de los 90 responsable de que se alcanzara la tasa récord de desempleo en 1997, situada en el 12,3%. A pesar de ello, y de los numerosos debates sociales que ha motivado, pocos se plantean la eliminación de este sistema económico y social; más bien se propone una adaptación a la Nueva Economía, introduciendo la liberalización de sectores clave como el de las telecomunicaciones (Telia, el operador estatal, sacará a la Bolsa este mismo mes de junio el 20% de sus acciones).

"Aunque mi Gobierno y mi partido es socialdemócrata reconocemos que el monopolio ya no es la mejor forma de gestionar las telecomunicaciones de un país, lo que no quita que intentemos impedir que se produzcan injusticias propias del libre mercado a través de una buena legislación e inversiones que permitan por ejemplo llevar la banda ancha a cada hogar sueco, con independencia de que no sea en principio rentable para la empresa privada, como puede suceder en el norte del país, donde hay escasa densidad de población", explica Björn Rosengren, ministro de Industria, Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información, refiriéndose al ambicioso proyecto de ley presentado por el Gobierno sueco el pasado mes de marzo y que tiene como objetivo proporcionar acceso de alta calidad a Internet a cada ciudadano, a través de la banda ancha, de aquí al año 2005, con una inversión prevista de 350.000 millones de pesetas.

Para ello, el Gobierno se ha rodeado de un grupo de asesores, entre los que se encuentran expertos como Christer Sturmark, fundador de la consultora de Internet Cell, entre otras empresas, que en tan sólo ocho meses de cotización en Bolsa ha conseguido una capitalización de 100.000 millones de pesetas


Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información