Actualidad | Noticias | 03 MAR 2004

Sólo un 28% de las empresas españolas invierte en innovación tecnológica

Generar conocimiento en el campo de la gestión de sistemas y TI a través de investigaciones del mercado empresarial es el objetivo de la iniciativa conjunta entre Accenture y el Instituto de empresa a través del IMRC (Information Management Research Center), cuyo primer resultado es el estudio ‘Prácticas y tendencias en la gestión de TI en la empresa española’ y en el que se revela que sólo un 28% de los recursos se destina a innovación tecnológica.
Ana Sanz

El IMRC, un observatorio de investigación interdisciplinar sobre la gestión de sistemas y su impacto en el mercado empresarial creado conjuntamente por Accenture y el Instituto de empresa, ha celebrado el seminario ‘Retos y oportunidades en la gestión de TI en España’ para dar a conocer los resultados de su primer estudio sobre la tendencia y práctica de la empresa española en materia tecnológica, en los que la reducción de costes y la estandarización marcan las prioridades de las 105 grandes y medianas compañías entrevistadas para su elaboración.

Si bien los datos recabados en este estudio son prudentemente optimistas a medio plazo, la tendencia de las organizaciones españolas a la hora de organizar sus recursos tecnológicos e innovar sólo es del 28%, mientras que un 72% de la inversión se dedica al mantenimiento de las infraestructuras y aplicaciones ya implantadas. “Existe todavía una brecha en los mecanismos organizativos de las empresas y el departamento de TI, ya que la prioridad es la gestión interna de esta área y no la relación con otras líneas de negocio y comunicación con clientes y proveedores para contribuir y facilitar nuevas oportunidades estratégicas”, explica Ryan Peterson, director académico del IMRC.

Una idea que corrobora José Antonio Fernández, socio de Accenture: “lo que marca la diferencia y el valor de la función de TI es la gestión, que tras un periodo de transición inicia un nuevo ciclo que deberá responder al doble reto de mejorar su contribución a la capacidad competitiva e innovadora de la empresa y, al mismo tiempo, mantener la eficiencia del modelo actual, ya que se ha perdido la capacidad de transformación y ambición. Unos objetivos que no están claros a medio plazo y cuyo despegue será lento”. En este sentido, el grado de contribución de las TI a la empresa es valorado muy discretamente por los entrevistados, de tal forma “que su aportación en cuanto a soporte operativo y en relación con proveedores se aprueba muy ajustadamente, mientras que se suspende en relación con clientes, innovación y finanzas. Por lo que para responder a las expectativas generadas en TI deberán realizarse importantes cambios en la gestión de la misma y superar la brecha existente entre la falta de alineamiento entre las estructuras de negocio y de TI”, subraya Peterson.

Algo más de optimismo fue el que mostró durante la apertura del seminario el subsecretario de Ciencia y Tecnología, Manuel Lagares, quien realizó un balance de las líneas de actuación estratégicas del Gobierno en materia de TI “para generalizar su uso y adopción al ámbito del ciudadano, donde la educación y el proceso de liberalización del mercado de telecomunicaciones con la creación de infraestructuras de banda ancha son la máxima prioridad para avanzar con eficiencia y productividad en la SI”.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información