Actualidad | Noticias | 24 MAY 2011

Servicios cloud públicos: ahorro, agilidad e innovación

En el estadio de evolución actual de cloud computing, la nube pública no será probablemente la primera opción de los responsables TI cuando se trata de tareas críticas para el negocio. Aún así, hay espacio para las cloud públicas en las empresas.
Network World

 

 Ignorar la cloud pública no tiene sentido cuando en muchos casos los desarrolladores de aplicaciones y los grupos que trabajan con aplicaciones específicas ya se están moviendo a la nube, con o sin conocimiento de los CIO. Por ello, los responsables TI deben tomar conciencia del problema y asumir el control de este proceso de migración, identificando de un modo coherente y global las aplicaciones más indicadas para cloud computing. Y lo primero es conocer a fondo los diferentes tipos de servicios cloud públicos disponibles, analizar sus diferencias y averiguar cuál o cuáles se adaptan mejor a las características y requisitos propios del negocio. 

Un servicio cloud público puede suponer una vía cómoda y rentable de de lanzar nuevos servicios no disponibles hasta ese momento en la empresa, o como alternativa a una aplicación obsoleta que necesita ser actualizada. También, por supuesto, cuando se precisa capacidad extra de computación, almacenamiento o desarrollo, sobre todo si sólo se necesita en determinados momentos.

cloud publicosLos responsables TI están empezando a utilizar el software-as-a-service (SaaS), por ejemplo, para sacar adelante trabajo atrasado en aplicaciones que no tiene sentido afrontar internamente, incluso cuando se ha optado por las clouds privadas para las operaciones críticas. En este sentido, aplicaciones de analíticas, email o automatización de las fuerzas de ventas son cada vez más las vías de entrada a las cloud públicas para las grandes empresas. Para las organizaciones más pequeñas, la modalidad pública puede cubrir una base más amplia de necesidades TI.

Investigaciones de IDC confirman esta tendencia. De acuerdo con las investigaciones de la firma consultora, la mayor parte de las empresas usuarias de servicios cloud públicos no cuentan con grandes inversiones propias en infraestructura o aplicaciones. Es decir, se trata de pymes o de compañías que no se caracterizan por ser pioneros en la adopción de grandes plataformas o que no están sometidas a grandes presiones en cuanto a conformidad y seguridad de los datos, como es el caso de la banca. 

 

No sólo SaaS

En general, SaaS se puede considerar como un servicio cloud suficientemente maduro y como tal irá perdiendo cuota en el mercado total de cloud computing. Según IDC, este tipo de ofertas, que supuso el 52% de los ingresos por servicios cloud computing en 2009, representará un tercio del total en 2014, a media que crezca la adopción de las modalidades IaaS y PaaS. El uso de IaaS, en particular, aumentará rápidamente, con tasas de crecimiento compuesto anual del 50% hasta 2014, frente al 12,5% que experimentará SaaS, aunque seguirá teniendo la mayor cuota del mercado.

Hay tres razones básicas para considerar los servicios cloud públicos. La primera es de carácter económico, ya que el pago por uso elimina los gastos iniciales en adquisiciones e introduce en el negocio un modelo opex, sustituyendo los costes de capital por los costes operativos. La segunda es la agilidad que aporta, especialmente idónea en proyectos a corto plazo. Y la tercera es la posibilidad de acceder a recursos externos especializados sin necesidad de adquirirlos ni de contratar personal formado.

 

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información