Actualidad | Noticias | 15 JUN 2005

Reclaman mayor implicación de los consumidores en la lucha contra la piratería

Hoy, 15 de junio, se celebra el Día Mundial contra las Falsificaciones y, por este motivo, las Cámaras de Comercio, así como la Asociación Nacional de Defensa de la Marca (ANDEMA), han emitido un comunicado en el que, además de elaborar el Decálogo del Consumidor Responsable, hacen un llamamiento para que los usuarios finales se impliquen más en la lucha contra la piratería.
Arantxa Herranz
Tanto la Asociación Nacional de Defensa de la Marca (ANDEMA) como las Cámaras de Comercio creen que en los últimos años se está realizando un intenso esfuerzo por parte de Administraciones Públicas y diversas instituciones empresariales para combatir el auge de la piratería, falsificaciones e imitaciones. Sin embargo, estas mismas organizaciones creen que este esfuerzo legislativo, normativo y presupuestario no podrá lograr sus objetivos “mientras el conjunto de los consumidores no dé una respuesta contundente contra este tipo de productos ilegales, dejando de adquirirlos”.

Por eso, y coincidiendo con la celebración del Día Mundial contra las Falsificaciones, estos organismos hacen un llamamiento a la “responsabilidad de los consumidores para que dejen de comprar falsificaciones, copias e imitaciones”.

ANDEMA y las Cámaras recuerdan que en el último año se han adoptado diversas iniciativas para defender la propiedad industrial e intelectual, como el Plan Integral de Lucha contra las actividades vulneradoras de los derechos de la propiedad intelectual promovido por el gobierno, o la directiva comunitaria, que entró en vigor el 29 de abril de 2004 y que recomienda a los Estados miembros fortalecer sus instrumentos de lucha contra la vulneración de estos derechos, en los que se incluyen diseños, patentes y marcas. Asimismo, recuerdan el Plan de Prevención del Fraude Fiscal y la puesta en marcha de los Tribunales de lo Mercantil, “que están creando un interesante cuerpo doctrinal especializado en estas materias”.

Sin embargo, para estas dos organizaciones, todas estas acciones “no tiene la suficiente respuesta entre los ciudadanos que, irresponsablemente, siguen adquiriendo este tipo de productos y fomentando el lucro de organizaciones que operan dentro de la delincuencia organizada”.

Por eso, han publicado el Decálogo del Consumidor Responsable, según el cual, el consumidor que compra falsificaciones:

1- Enriquece a la delincuencia organizada, facilitando el blanqueo de dinero, procedente de la droga y la emigración ilegal

2- Contribuye al fraude fiscal y al fraude a la Seguridad Social.

3- Contribuye al tráfico y a la explotación ilegal de las personas

4- Contribuye a la pérdida de puestos de trabajo.

5- Contribuye a que se cometan delitos tipificados en el Código Penal

6- Hace que el Estado dedique recursos que no pueden emplearse en otras necesidades sociales

7- Hace más difícil el camino a las PYMES y a los emprendedores

8- Contribuye al empobrecimiento de la creatividad y reduce la capacidad de competir de las empresas

9- Renuncia a sus derechos como consumidor y cae en un vulgar fetichismo que no le aporta nada

10- El consumidor tiene en sus manos la colaboración eficaz para contribuir a buscar la solución de estos problemas tan solo con un rechazo generalizado y una enérgica condena social. Consume responsablemente.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información