Actualidad | Noticias | 24 NOV 2004

(Opinión) La partida de póquer del segundo operador

Alardes de fuerza ? Guerra entre los alternativos - ¿Consolidación o especulación? -
Comunicaciones World

Día sí y día también, en los últimos meses la expresión ?segundo operador? ha estado en la prensa por un motivo o por otro, pero siempre rodeada de confusión. Primero fue Leopoldo Fernández Pujals el que abrió fuego. Al hacerse con Jazztel, afirmó que haría de esta compañía el segundo operador de telefonía fija y de banda ancha. ?La gran alternativa a Telefónica?, se dijo. Más recientemente, Auna saltó a la palestra al presentar una oferta por Ono de 2.400 millones de euros, cifra que incluye 1.350 millones de deuda. Como en el caso de Pujals, el principal combustible que mueve esa oferta es el deseo de que Auna reaparezca como la gran alternativa a Telefónica. Pero no habían pasado ni 24 horas cuando trascendió la oferta que preparan cinco sociedades de capital riesgo ?Apax, CVC, Blackstone, Providence y Carlyle- para hacerse con Auna. Esta oferta, que valora a Auna en 11.000 millones, incluida su deuda de 4.500 millones, convierte al cazador en presa. La respuesta ha sido contundente. Desde las filas de Auna se niega que esa oferta exista. Algunas fuentes apuntan incluso que la razón de ser de su ?opa hostil? hacia Ono no era más que un alarde de fuerza ante el conocimiento de que el capital riesgo pretendía hacerse con el holding.

Cualquier profano en telecomunicaciones que haya observado el sector en los últimos meses, desde que el Ministerio de Industria lanzó a comienzos del verano el mensaje de que las operadoras alternativas se debían fusionar porque no había sitio para todas, sacaría una conclusión. Entre los aludidos hay inmensos deseos de mover ficha, bien para poner en valor sus inversiones, para salir definitivamente de la aventura telefónica de forma airosa y con plusvalías o para alentar rápidas y enriquecedoras subidas en bolsa. Pero las palabras del Ministerio de Industria, a través de su secretario de telecomunicaciones, Francisco Ros, lejos de clarificar el mapa empresarial, han tenido un efecto más perverso. Han alentado una guerra entre operadores alternativos por ver quién manda y quién se lleva la mejor parte. Entre ellos, en lugar de hacer causa común frente a Telefónica, se ha creado un laberinto de pasiones donde se impone el juego del póquer, con sus reglas más primarias. Nadie revela sus cartas hasta el final de la partida. Lo que uno gana, otro pierde, y normalmente se juega de farol. El problema del póquer es que a medida que avanza el juego, y las apuestas se hacen mayores, el riesgo de perder más también crece.

Pocos discuten que la existencia de un segundo operador fuerte y saneado sería un contrapeso saludable al poder de Telefónica. Pero hasta ahora, ese segundo operador sigue siendo una quimera. Sólo hay sucedáneos. Si bien Auna es el segundo operador en telefonía fija, es el tercero en móviles. Si bien Ono está creciendo rápidamente en telefonía fija, también ve como el ADSL le resta posibilidades en Internet de banda ancha. A Jazztel nadie le puede negar su derecho a soñar pero la compañía, aislada, no deja de ser una apuesta a largo plazo en el mejor de los casos. Resulta anecdótico que hoy por hoy al único operador que realmente se le puede llamar ?segundo? sea Telefónica Móviles, filial de la propia Telefónica. En términos de ingresos totales en el sector, independientemente de donde vengan, Telefónica Móviles tiene una cuota del 22%, frente al 29,6% de Telefónica. El tercero sería Vodafone, con el 11%.

Mientras los alternativos sigan enzarzados en su peculiar partida de naipes, como si fueran tahúres de la plusvalía rápida y no de la visión a largo plazo, el sueño del segundo operador no conseguirá salir del tapete. Y como en todos los juegos de azar, el más beneficiado será el de siempre: el dueño del casino.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información