Actualidad | Noticias | 26 OCT 2010

Los proyectos de Green IT deben aunar el ahorro de costes y la sostenibilidad

Uno de los mayores riesgos para el éxito de los proyectos Green IT es ser considerados exclusivamente como un medio para ahorrar costes, asegura Compass Management Consulting. Sin embargo, a largo plazo la reducción de costes puede ser un buen aliado de la sostenibilidad.
Network World

Según Compass Management Consulting, muchos de los primeros proyectos Green IT estuvieron mal definidos y carecían de medidas para constatar su éxito, lo que les hizo perder valor a la hora de revisar los costes TI. La firma consultora llega a esta conclusión tras la realización de un estudio con 120 compañías mundiales y grandes departamentos gubernamentales.

"Como muchos proyectos Green IT no están asociados a beneficios económicos, no consiguen despertar la atención de los directivos senior. En consecuencia, cada vez más están siendo abandonados”, afirma Steve Tuppen, director de consultoría de Compass. Sin embargo, a largo plazo el recorte de gastos puede ser bueno para la sostenibilidad, provocando un cambio fundamental en la forma de suministrar los servicios TI. "La actual situación puede ser la mejor oportunidad que tenemos para hacer un cambio real hacia una mayor sostenibilidad en la forma en que los servicios TI se suministran y se consumen", asegura Steve Tuppen.

Compass cree que las organizaciones con grandes entornos informáticos podrían reducir los costes y el cosumo de energía en alrededor del 30 al 50% aplicando medidas como una mayor estandarización de los servicios TI y la virtualización de los servidores. La compañía pone como ejemplo un departamento gubernamental de Reino Unido que emprendió proyectos de consolidación de servidores, transformación de los desktops, racionalización de las impresoras y ahorro del consumo eléctrico del centro de datos para conseguir una redución de 29,897 toneladas de las emisiones de CO2, lo que supuso además un ahorro de 1.900 millones de libras en cinco años.

"La política más verde de todas es cerrar centros de datos, reciclar los viejos PC y servidores y poner en marcha un entorno con un consumo energético eficiente”, asegura Tuppen. En su opinión, los incentivos financieros también ayudarán a reducir el consumo eléctrico mediante la implementación de modelos de precios tipo ‘utility’ para dar una respuesta a los cada vez mayores costes energéticos asociados a los centros de datos. Tuppen destaca también la necesidad de modificar la actual Directiva de Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos de la Unión Europea, cuya aplicación deja mucho que desear. De acuerdo con la ONG británica Computer Aid International, que se ocupa del reciclaje de los residuos electrónicos, sólo un tercio del material recogido en la EU se trata de acuerdo con la diectiva. El restante 67% acaba en la basura, se envía a instalaciones de reciclaje no homologadas o se exporta ilegalmente. Para acabar con estos problemas, se espera que este mes se presenten modificaciones a la directiva a fin de clarificar su alcance, aunque no es probable que se aprueben hasta 2011.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información