Actualidad | Noticias | 14 NOV 2007

Los operadores quieren mantener la actual regulación en la red de cobre

La propuesta de Bruselas para regular el futuro de las telecomunicaciones en la Europa de los 27 no ha sido bien acogida por todos. Los operadores dominantes están en contra, mientras que los alternativos muestran opiniones favorables, aunque abogan por mantener la regulación existente en lo que a la red de cobre se refiere.
Comunicaciones World

Unos meses antes de que la Comisión Europea presentará la propuesta de reforma del sector de las telecomunicaciones, la CMT realizó una consulta pública para que los agentes implicados dieran su opinión sobre los cambios regulatorios que se están produciendo y que, previsiblemente, entrarán en vigor en 2010. Más de 30 empresas y organismos han participado en la encuesta para exponer su punto de vista sobre el futuro de las redes de fibra.
La propuesta de la comisaria europea de Telecomunicaciones, Viviane Reding, sobre que los operadores dominantes segreguen funcionalmente el departamento de servicios y el de gestión de redes, no es bien acogida por Telefónica que aboga por un tipo de regulación no intervencionista.
Entre sus competidores, las opiniones se diversifican pero hay un punto común en lo que a la red de cobre se refiere, ya que optan porque en este ámbito se mantenga la actual regulación.
Vodafone aboga por un estudio previo, mientras Jazztel se muestra a favor pero siempre que el despliegue de la red garantice la competencia. Para Jazztel es prioritario el “mantenimiento de la red de cobre y del modelo actual, ya que lo considera la única manera de asegurar la competencia. De lo contrario, se corre el riesgo de que el operador incumbente incremente su posición dominante, y los operadores alternativos retrocedan peldaños en la escalera de inversiones”.
Orange, por su parte, cree que esta separación, de momento, no es necesaria, ya que consideran “que el marco regulatorio actual, junto con las medidas y nuevos desarrollos en redes de acces, es suficiente para crear un entorno competitivo sólido.
En la separación funcional o estructural de la red de acceso del operador dominante, Ono distingue entre la red de acceso tradicional de pares de cobre, desplegada por Telefónica durante la fase de monopolio, y las nuevas redes de acceso de nueva generación. En el primer caso no cree necesaria la separación, pues, en su opinión, iría en decremento de la inversión por parte de Telefonía, desincentivaría el despliegue de redes de acceso alternativas, al facilitar la opción de alquilar frente a la opción de invertir en red propia, y  dificultaría la recuperación de la inversión ya realizada por los operadores de cable ya que facilitaría extraordinariamente las condiciones de acceso de los terceros a una red de nueva generación que compite directamente con la de los operadores de cable. La adopción de esta medida regulatoria reduciría directamente el valor de la red de acceso desplegada por los operadores de cable al abrir una nueva opción para prestar servicios con menos riesgos”. Sin embargo, está a favor de que se adopte una regulación de mínimos sobre las redes de nueva generación “que garantice el equilibrio entre los incentivos a la inversión y la existencia de competencia efectiva tanto en el corto plazo“.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información