Actualidad | Noticias | 28 SEP 2009

Las pymes están cada vez más preocupadas por el uso que hacen sus empleados de Internet

A raíz de la crisis, algunos empresarios aprovechan las herramientas de control de navegación para detectar usos indebidos y tomar medidas drásticas, como el despido.
Computerworld

La agencia de detectives Grupo Paradell Consultores constata un aumento en el uso de las herramientas de control de navegación por parte de las pequeñas empresas, puesto que cada vez son más las pymes que contratan los servicios de peritaje informático.

El uso indebido que realiza el empleado de Internet, como la utilización de programas para uso personal (facebook, messenger, emule, etc.) y la consulta de páginas web ajenas al desempeño de las tareas laborales, puede constituir motivo de despido. Además, algunas corporaciones usan las herramientas de control de navegación para predecir si un empleado tiene pensado cambiar de trabajo.

A pesar de que la empresa puede y debe controlar el uso que se realiza de las herramientas que pone a disposición de sus empleados, a menudo es difícil establecer el límite entre el derecho a controlar del empleador y el derecho a la intimidad del trabajador.

Navegación y correo electrónico


En el caso de la navegación en Internet existen herramientas para detectar un uso incorrecto sin vulnerar la privacidad del empleado: se puede controlar a qué páginas se puede acceder y a cuales no, el tiempo que se dedica a navegar, los programas que se pueden o no utilizar, el horario en el que está permitido navegar, etc.

Por lo que respecta al acceso del correo electrónico del trabajador por parte del empleador, la ley establece que las medidas de control han de ser justas y proporcionadas. Es decir, el empresario no puede ver el contenido de todos los correos de su empleado, sino que debe hacer una “búsqueda ciega”, o sea, buscar palabras clave en los mails y abrir sólo los “necesarios y mínimos”.

Esta operación siempre se debe hacer en presencia del comité de empresa, o incluso de un notario, y por supuesto del propio empleado para garantizar la máxima objetividad y que no se producen alteraciones de las pruebas. Por este mismo motivo, dichas pruebas deben ser tratadas por un perito informático, y no por informáticos de la propia empresa.

Los casos más comunes con los que se encuentran los ingenieros informáticos de Grupo

Paradell Consultores que investigan este tipo de cuestiones son la consulta de portales de empleo por parte de los trabajadores, la descarga de música, programas y películas y el uso de programas de chat.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información