Actualidad | Noticias | 03 NOV 2008

Las empresas deberían reconsiderar la prohibición de utilizar la conectividad social

Un nuevo estudio elaborado por el think tank Demos, por encargo del operador móvil Orange, revela la influencia positiva de la conectividad social e incluso sugiere que los negocios deberían no ser tan rápidos a la hora de dejar de lado los beneficios empresariales de sitios web como Facebook, MySpace e incluso Skype.
Natalia Mosquera

El uso de los websites como Facebook dentro de la empresa siempre está cargado de problemas para los directores de TI, que argumentan problemas de seguridad cuando los empleados intentan acceder a dichas páginas web.

Sin embargo, Peter Bradwell, investigador de Demos y autor del informe, cree que los beneficios superan los riesgos. "Empezamos este proyecto porque estábamos interesados en ver cómo las redes sociales se relacionan con las estructuras formales de una organización”, afirma Bradwell a Techworld. "Encontramos que las herramientas de colaboración se han convertido en la forma principal de trabajo. Aplicaciones como IM o Skype son absolutamente esenciales para permitir a la gente dentro de la organización estar en contacto”. 

Además, señala el uso de Facebook y LinkedIn para desarrollar relaciones profesionales, aunque admite que muchas organizaciones tienden a prohibir este tipo de aplicaciones.

"La gente encuentra que estas tecnología son útiles para estar en contacto”, afirma Bradwell. "Las líneas entre las relaciones sociales y profesionales son cada vez más difusas, de forma que las compañías que las prohíben están perdiendo una oportunidad."

Bradwell apunta que, en la actual situación financiera, la natural inclinación de las empresas es “asegurar las escotillas”. Sin embargo, Bradwell piensa que, al permitir a los empleados tener más libertad y flexibilidad ,se pueden crear negocios con mayor capacidad para mantener la estabilidad, en contra de lo que se pudiera pensar.

En vez de prohibir los sitios sociales, Bradwell cree que lo más indicado es establecer reglas."Por ejemplo, no es prudente hacer negocios sensibles en Facebook”, afirma, “pero hay plataformas que permiten compartir la información y hacer trabajo colaborativo. Todo depende de la confianza que se tenga en la plantilla y en el contexto en los que esto sites se utilicen”.

Bradwell ofrece las siguientes recomendaciones que los negocios deberían tener en cuenta cuando auditan y analizan sus propias redes:

1. No separar la conectividad social de la conectividad profesional. Los intentos por controlar el uso de software de conectividad social por parte de los empleados en la oficina puede acabar con el “capital en red”.

 

2. Debería crearse valor en las redes con gente que no pertenece a nuestra organización. Demasiado a menudo, son sólo los directivos con mayor experiencia lo que desarrollan relaciones con gente fuera de la organización. El poder de las redes horizontales a través de las fronteras empresariales es claro y creciente.

3. Mantener el contacto con los empleados que dejan la organización.  Las compañías deberían considerar cómo mantener a sus antiguos empleados en la red.

4. No vigilar las redes pero sí pensar cómo operan y cómo podrían mejorarse. Este debería ser un primer paso hacia las conversaciones colectivas sobre las ‘reglas del juego’ del uso de estas redes.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información