Actualidad | Noticias | 27 FEB 2008

La crisis financiera transforma la industria de las telecomunicaciones

La crisis financiera va a afectar a todos los ámbitos de las telecomunicaciones y la industria debe estar preparada para afrontar la recesión y los nuevos retos.
Juana Gandía

El informe que ha realizado la firma Deloitte, TMT Trends 2008, analiza los efectos que va a provocar la crisis financiera en el sector de las telecomunicaciones, cuyo impacto se dejará sentir, en mayor o menor media, en fabricantes y operadores, ya que se trata de compañías que hacen un consumo intensivo de capital. Para Fernando Huerta, socio del sector de Telecomunicaciones y Tecnología de Deloitte, la repercusión de esta situación afectará a todos los sectores de la industria de las telecomunicaciones provocando que “las inversiones en equipamiento se aplacen, que las compañías renegocien sus tarifas a la baja y que los consumidores renuncien a algunos de los servicios que tienen contratados”. Los proveedores de infraestructuras de red podrían centrar su negocio en mercados emergentes, ya que ante la dificultad de acceso a una mayor financiación algunas compañías en mercados maduros podrían decidir aplazar o disminuir determinadas inversiones en la red.

Sin embargo, el informe destaca que existen ciertas premisas que harán que “esta situación no sea tan impactante”. Tanto los consumidores como las empresas pueden ser reacios a prescindir de ciertos servicios y en una situación de crisis, los fabricantes pueden encontrar una oportunidad para desarrollar soluciones que respondan a las necesidades de las empresas.

Para afrontar la situación, según el informe, la industria debe estar preparada para enfrentarse a la recesión y aprovechar las oportunidades.

Los operadores móviles deberán alentar a los clientes a consolidar su tráfico fijo a móvil, ofertando tarifas más baratas a cambio de contratos a más largo plazo y desarrollando servicios que aseguren el retorno de la inversión y abaraten los costes de producción. La visión de Deloitte se centra en la compartición de infraestructuras como comenta F. Huerta. “Cada vez es más intensivo el uso del móvil dentro de los edificios, algunas predicciones apuntan a que en 2008 este tipo de llamadas alcance el 70%. Además, es una realidad que cada vez se incrementan más las llamadas a móviles. Y esto nos lleva a la convergencia fijo-móvil y a que las operadoras tengan que incrementar sus inversiones para garantizar la cobertura. Nos dirigimos a un mundo donde no es necesario disponer de la propiedad”. La situación de crisis demanda una reducción de gastos por lo que la solución para ampliar infraestructuras a un menor coste pasa por la compartición de redes. Esto ya lo han hecho algunos operadores en España, como Vodafone con Yoigo y Orange, pero esta opción no se está realizando con la misma intensidad que se está haciendo en otros países.

Por su parte, los operadores fijos deberán incorporar flexibilidad a sus ofertas con productos modulares, tarifas más reducidas y con fórmulas para fidelizar a sus clientes; y los minoristas deberán diversificar su negocio y no depender exclusivamente de la distribución de terminales.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información